Traducido por el equipo de Sott.net

Los niños a partir de tres años empezarán a recibir las vacunas Covid-19 en China, donde el 76% de la población está totalmente vacunada y las autoridades mantienen una política de tolerancia cero ante los brotes.
China vaccine coronavirus
© Xinhua
China ha estado vacunando a niños de 12 años en adelante, y ahora los gobiernos de al menos cinco provincias han dicho que los niños de 3 a 11 años deberán pincharse.
Los gobiernos locales de las ciudades y provincias de al menos cinco provincias han emitido avisos en los últimos días anunciando que los niños de entre tres y once años estarán obligados a vacunarse.


Comentario: Es una pequeña concesión, pero al menos aún no es un despliegue nacional.


La ampliación de la campaña de vacunación se produce en un momento en el que algunas zonas de China adoptan nuevas medidas represivas para intentar acabar con los pequeños brotes. Gansu, una provincia del noroeste que depende en gran medida del turismo, cerró el lunes todos los lugares turísticos tras detectar nuevos casos de Covid-19. Se ha ordenado a los residentes de algunas zonas de Mongolia Interior que permanezcan en sus casas debido a un brote que se ha producido allí.

La Comisión Nacional de Salud informó de que se habían detectado 35 nuevos casos de transmisión local en las últimas 24 horas, cuatro de ellos en Gansu. Otros 19 casos se detectaron en la región de Mongolia Interior, y otros dispersos por todo el país.

China ha aplicado reclusiones, cuarentenas y pruebas obligatorias para detectar el virus a lo largo de la pandemia y ha erradicado en gran medida los casos de infección local, al tiempo que ha vacunado completamente a 1.070 millones de personas de su población de 1.400 millones.


Comentario: Obsérvese que China considera que una persona está "totalmente vacunada" con una sola inyección de sus vacunas, no hay requerimientos de "refuerzo" ni mezcla de múltiples vacunas Covid, y no están utilizando la tecnología de ARNm, altamente experimental y arriesgada.


En particular, el gobierno está preocupado por la propagación de la variante Delta, más contagiosa, por parte de los viajeros y por tener un público mayoritariamente vacunado antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín en febrero. A los espectadores extranjeros ya se les ha prohibido la entrada a los Juegos, y los participantes tendrán que permanecer en una burbuja que los separe de las personas del exterior.

Las vacunas más utilizadas en China, de Sinopharm y Sinovac, han demostrado su eficacia en la prevención de enfermedades graves y de la transmisión del virus, según datos públicos. Pero la protección que ofrecen contra la variante Delta no ha sido respondida de forma definitiva, aunque las autoridades dicen que siguen siendo protectoras.

Las provincias de Hubei, Fujian y Hainan emitieron avisos sobre los nuevos requisitos de vacunación, mientras que algunas ciudades de Zhejiang y Hunan también han emitido anuncios similares.

En junio, China había aprobado dos vacunas, la de Sinopharm, del Instituto de Productos Biológicos de Pekín, y la de Sinovac, para niños de entre 3 y 17 años, pero sólo ha vacunado a los mayores de 12 años. En agosto, los reguladores aprobaron otra, la de Sinopharm del Instituto de Productos Biológicos de Wuhan.

Después de que las vacunas recibieran la aprobación nacional para los niños de China, los gobiernos extranjeros empezaron a administrar las vacunas a los niños de sus propios países. Camboya utiliza tanto las vacunas de Sinovac como las de Sinopharm en niños de 6 a 11 años. Los reguladores de Chile aprobaron Sinovac para niños de hasta seis años. En Argentina, los reguladores aprobaron la vacuna de Sinopharm para niños de hasta tres años.

Muchos países en desarrollo que quedaron fuera de la carrera por las vacunas de las empresas farmacéuticas occidentales, como Pfizer y Moderna, compraron vacunas chinas. China había enviado más de 1.200 millones de dosis hasta septiembre, según su Ministerio de Asuntos Exteriores.

Incluso con el uso generalizado en el país y en el mundo, no todos los padres están tranquilos con la vacuna, citando menos datos disponibles públicamente sobre las inyecciones.

Wang Lu, que vive en la ciudad meridional de Fuzhou, en la provincia de Fujian, dijo que no tenía especial prisa por vacunar a su hijo de tres años. "No tengo muy claro el perfil de seguridad de la vacuna, así que no quiero vacunarlo, al menos, no quiero ser la primera", dijo Wang.


Comentario: ¿Qué padre querría someter a sus hijos a estos ensayos médicos innecesarios y arriesgados?


Sinovac inició en septiembre un ensayo de eficacia con 14.000 niños participantes en varios países. Su aprobación en China se basó en ensayos más pequeños de fase 1 y 2. La inyección de Beijing de Sinopharm también fue aprobada sobre la base de ensayos de fase 1 y 2 más pequeños. Estos se publicaron posteriormente en revistas especializadas.

Otros padres dijeron que no estaban preocupados, dado que muchas otras personas ya se habían inoculado. Wu Cong, madre de una niña de siete años, dijo que la escuela de su hija en Shanghai aún no les había notificado ninguna vacuna.

"Creo que esto no es muy diferente de la vacuna de la gripe, ya mucha gente se ha vacunado, así que no tengo demasiadas preocupaciones", dijo Wu.