A las 21.30 horas del miércoles 27 se llevaba a cabo el cambio de turno en la cárcel de Cuenca. En ese establecimiento penitenciario lleva recluido desde hace apenas 10 días Mohamed El Makiz, un peligroso delincuente que desde mediados de agosto está siendo protagonista de varios incidentes con importante repercusión mediática.
magrebí,violar,una joven,salir,cárcel,degüella,funcionario

El preso que ha degollado a un funcionario en la cárcel de Cuenca.
Tras ser el detonante de una investigación respaldada por el Ministerio del Interior contra varios funcionarios de prisiones, ahora El Makiz ha estado a punto de asesinar a un trabajador de la cárcel de Cuenca al que la noche de este miércoles degolló con un cristal roto y a quien le estuvieron suturando la herida hasta casi la medianoche. OKDIARIO ha tenido acceso en exclusiva a las imágenes del incidente y al contenido del parte que detalla la brutal agresión al funcionario de la cárcel de Cuenca.

Mohamed El Makiz está preso en la cárcel de Cuenca desde la semana pasada. Pero no llegó allí como cualquier preso, sino que lo hizo tras una serie de acontecimientos vergonzantes como poco y de los que el Ministerio del Interior todavía no ha dado explicaciones, pese a que este recluso es precisamente el que ha motivado una auténtica caza de brujas dentro del departamento de prisiones que opera bajo el mando de Fernando Grande-Marlaska. OKDIARIO ha venido informando puntualmente de todos los hechos protagonizados por este sujeto, desde el vídeo filtrado por Instituciones Penitenciarias en el que varios funcionarios lo reducían por la fuerza hasta el intento de agresión sexual contra una mujer en Tarancón que protagonizó pocas horas después de ser puesto en libertad. Pero es que anoche Mohamed casi acaba con la vida de un funcionario dentro de la cárcel.
magrebí,violar,una joven,salir,cárcel,degüella,funcionario

Este es uno de los cristales con el que Mohamed atacó a los funcionarios de la cárcel.
Según la información a la que ha tenido acceso en exclusiva OKDIARIO, el centro penitenciario de Cuenca ya le tiene tomada la matrícula a Mohamed. En el apartado de "antecedentes" se puede leer textualmente: "El interno Mohamed El Makiz viene protagonizando continuas alteraciones regimentales desde su ingreso en este centro penitenciario, lo que pone en evidencia su inadaptación al régimen de vida común". Esta valoración interna repleta de eufemismos toma trágicamente cuerpo a continuación en el apartado "hechos" de su expediente en referencia al ataque al funcionario de la cárcel.
magrebí,violar,una joven,salir,cárcel,degüella,funcionario

El recluso destrozó hasta la mirilla de cristal de la puerta de su celda.
Cristales como cuchillos

Ahí es donde se explica que la noche del miércoles, sobre las 21.30 horas, El Makiz "comenzó a golpear fuertemente la puerta de su celda y a arrojar y destrozar todo lo que había en el interior de la misma, provocando, entre otros daños materiales, la rotura de los cristales de las dos hojas de la ventana, así como el cristal de la mirilla de la puerta". Las imágenes a las que ha tenido acceso este periódico son fiel reflejo de lo que explica el parte de la agresión ocurrida.

El relato continúa. "Los funcionarios se personan en la celda y observan que el interno se encuentra parapetado en el interior del cuarto de baño. Dada la gran cantidad de cristales esparcidos por el suelo y cama, proceden a aperturar la celda provistos de escudos y defensas de goma pues todo apunta a que el interno, con premeditación ante la situación que había provocado, se haya provisto de cristales a modo de cuchillos". En este punto del relato conviene hacer una mención a lo que sucedió el 16 de agosto en la cárcel de Villena.

Aquel día, El Makiz estaba en la cárcel alicantina cumpliendo condena por una larga retahíla de delitos, pese a ser un veinteañero, y provocó la misma situación acaecida en Cuenca. Aquel día los funcionarios lo redujeron con fuerza y ellos les costó acabar severamente lesionados. Por aquello la dirección de la cárcel primero los felicitó y luego abrió una investigación interna. Algo deberían decir ahora que aquel preso ha hecho lo mismo que en Villena, pero con fatales consecuencias.

magrebí,violar,una joven,salir,cárcel,degüella,funcionario

Así se encontraron los funcionarios la celda de Mohamed, llena de cristales con los que les atacó.
Cumpliendo con los temores de los funcionarios que entraron a reducirlo a su celda El Makiz los recibió al grito de "os voy a matar, hijos de puta", al tiempo que se abalanzaba contra ellos sujetando grandes trozos de cristal afilado en cada una de sus manos. Los funcionarios trataron de repeler el ataque, pero en uno de los mandobles que dio Mohamed uno de ellos sufrió un enorme corte en el cuello por el que empezó a sangrar de manera abundante. Para entender la gravedad de las heridas del funcionario baste decir que el ataque se produjo entre las 21.30 y las 22 horas y que la atención médica al funcionario de la cárcel acabó cerca de la medianoche. El funcionario sufrió una herida cercana a la yugular de 3 centímetros de profundidad que requirió no sólo de puntos sino de cirugía reconstructiva. Mientras tanto Mohamed ya descansaba en una celda de contención. Fueron necesarios seis funcionarios para reducirlo y a uno de ellos casi se lo lleva por delante.

Lo que ahora debería investigar y explicar Interior es todo lo que ha pasado desde el 17 de octubre. Ese día Mohamed, el mártir creado por Instituciones Penitenciarias a través de la filtración de un vídeo interno, salió libre porque agotaba su condena. Se arrancó la pulsera telemática que llevaba para cumplir una orden de alejamiento pendiente. La Guardia Civil lo detuvo, lo devolvió a la cárcel y le pusieron otra pulsera antes de dejarlo libre pese a quebrantar la medida. Esa misma semana Mohamed llegó a Tarancón e intentó violar a una mujer y el sábado día 23 entró de nuevo preso, esta vez en Cuenca. Cuatro días después casi mata a un funcionario de prisiones.