Traducido por el equipo de Sott.net

El Parlamento de Nueva Zelanda está en alerta máxima después de que miles de manifestantes contra la vacuna obligatoria, algunos amenazando con violencia, se reunieran en Wellington y en todo el país.
Wellington Protest
© CNBC/Getty Images
Protesta en Wellington, Nueva Zelanda, contra la imposición de vacunas Covid-19
A primera hora del martes, unas 2.000 personas se habían reunido en el centro de Wellington, y casi todas las puertas y vías de entrada al parlamento habían sido cerradas. Según Stuff, el presidente de la cámara, Trevor Mallard, dijo que era el mayor despliegue de seguridad parlamentaria que había visto desde su elección en 1984.

En las primeras etapas de las protestas en todo el país, hubo ataques tanto a la policía como a los reporteros. En la frontera con Auckland, cerrada desde hace semanas por el brote de Covid, un policía fue mordido por un manifestante. La policía dijo en un comunicado que unos 50 manifestantes habían llegado a la frontera y bloquearon el tráfico durante una hora:
"Las acciones de los manifestantes requirieron la intervención física de nuestro personal para apartarlos de la carretera. En el proceso, uno de nuestros agentes ha sido mordido por un manifestante aún no identificado. Acciones como esta son totalmente evitables y suponen un riesgo innecesario para nuestro personal, que simplemente intenta hacer su parte para evitar la propagación de la Covid-19".
Según Stuff, una de las mayores organizaciones de noticias del país, uno de sus fotógrafos fue agarrado y empujado por manifestantes en Wellington que gritaban improperios contra los medios de comunicación.

Las protestas del martes parecían estar formadas por unos cuantos miles de personas, un número inusualmente grande para Nueva Zelanda, cuyo gobierno ha gozado de un altísimo nivel de apoyo público en su respuesta a la pandemia de Covid. La primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que:
"Lo que hemos visto hoy no es representativo de la gran mayoría de los neozelandeses".
Algunas de las pancartas y eslóganes de los manifestantes tenían un trasfondo violento, y se hacían eco de los disturbios del Capitolio en Washington en enero, lo que demuestra algunas de las crecientes conexiones entre el movimiento neozelandés contra las vacunas obligatorias y las facciones extranjeras a través de las redes sociales.

Varios manifestantes enarbolaban grandes banderas de Trump, carteles que decían "drenaremos el pantano" o "traición mediática" con una serie de esvásticas, o pancartas que hacían referencia a un próximo "juicio de Nuremberg", y representaban una soga. Algunos dieron el peculiar paso de lanzar pelotas de tenis a la explanada del Parlamento, etiquetadas con lemas que instaban a la violencia contra Ardern.

Entre la multitud también había banderas tino rangatiratanga y Tribus unidas de Nueva Zelanda, ambas simbólicas de los movimientos soberanistas maoríes. Un orador en el recinto del parlamento dijo que esperaba que Ardern tuviera miedo, y dijo: "Si decide ignorarnos, lo hará por su cuenta y riesgo".

Planteó una serie de exigencias, entre ellas la revocación de la imposición de vacunas en el lugar de trabajo y la eliminación de todas las demás restricciones de seguridad por Covid. En octubre, el gobierno dio a conocer un nuevo sistema de "semáforo" para la gestión de la Covid, que incluye un marco legal para la imposición de vacunación que podría afectar a cerca del 40% de la plantilla. Las nuevas normas, que comienzan con un 90% de vacunación, flexibilizarían casi todas las restricciones para las personas totalmente vacunadas, pero exigen certificados de vacunación para muchas empresas y para los trabajadores en funciones de cara al público como la educación, la enfermería y la hostelería.
Trump supporters NZ
© Robert Kitchin/STUFF
Manifestantes en Nueva Zelanda
En un documento de trabajo publicado el martes, el instituto de investigación Te Pūnaha Matatini dijo que había observado
"un fuerte aumento de la popularidad e intensidad de la desinformación específica sobre la Covid-19 y otras formas de "discurso peligroso" y desinformación, relacionadas con ideologías de extrema derecha"
desde que comenzó el brote Delta y el bloqueo de nivel 4 en agosto. También observaron "un cambio en la recepción de la vacuna Covid-19, que pasó de la indecisión a la resistencia a la vacuna".

Según los investigadores, las comunidades en línea que difundían y estaban expuestas a la desinformación sobre la Covid a menudo estaban expuestas a una mezcolanza de otras afirmaciones conspirativas. Esto puede explicar algunos de los mensajes mezclados en las protestas del martes, que combinaban narraciones de QAnon, eslóganes cristianos, mensajes sobre la libertad, la exclusión y el "apartheid" y preocupaciones específicas de la Covid.

Los investigadores, aunque no escribieron específicamente sobre el movimiento de protesta de hoy, concluyeron que sus hallazgos
"apuntan a una amenaza más amplia: que la Covid-19 y la vacunación se están utilizando como una especie de caballo de Troya para el establecimiento de normas y el afianzamiento de ideologías de extrema derecha en Aotearoa Nueva Zelanda... [incluyendo] el sentimiento antimaorí, anti LGTBQI+, los ideales conservadores en torno a la familia y la estructura familiar, la misoginia y la antiinmigración".
La líder del Partido Nacional de la Oposición, Judith Collins, dijo que sus diputados no se reunirían con los manifestantes, y que nunca había visto el nivel de restricciones de seguridad que se aplica actualmente.
"Esto es en gran medida una protesta antivacunas y no queremos que nos vean con ella".