Traducido por el equipo de Sott.net

Siete personas han sido detenidas después de que los alborotadores se enfrentaran con la policía en La Haya en una segunda noche de violencia en los Países Bajos, provocada por las protestas sobre las nuevas restricciones de COVID-19.
riots Rotterdam covid

Protestantes incendiaron coches en Rotterdam el viernes por la noche en protesta por las nuevas restricciones del COVID-19.
Los disturbios se produjeron un día después de que la policía abriera fuego contra los manifestantes en Rotterdam en medio de lo que el alcalde de la ciudad portuaria denominó "una orgía de violencia", dejando a tres personas gravemente heridas tras ser alcanzadas por las balas. La policía dijo que se está investigando si los disparos fueron efectuados por agentes.

En La Haya, el sábado por la noche, los jóvenes prendieron fuegos en las calles y lanzaron fuegos artificiales contra los agentes.

La policía dijo en un tuit que siete personas fueron detenidas y cinco agentes resultaron heridos, mientras que uno necesitó tratamiento en un hospital tras los enfrentamientos.

En otros lugares de Holanda, dos partidos de fútbol de la máxima liga profesional tuvieron que ser interrumpidos brevemente después de que los hinchas -prohibidos en los partidos en virtud de un confinamiento parcial vigente en el país desde hacía una semana- irrumpieran en los estadios de las ciudades de Alkmaar y Almelo.

Hubo una fuerte presencia policial en otras ciudades importantes después de los llamamientos a los disturbios en las redes sociales tras los enfrentamientos de Rotterdam, pero se contuvo en gran medida cualquier otra violencia, informaron los medios de comunicación holandeses.

Este fin de semana se han producido manifestaciones en las calles de varias ciudades europeas, en protesta por las nuevas medidas de confinamiento.
Covid lockdown protest
© AP
Manifestantes encienden bengalas durante una manifestación contra las medidas de confinamiento por COVID en Viena, Austria.
Decenas de miles de personas han expresado su enfado en la capital austriaca después de que el gobierno anunciara un confinamiento nacional y dijera que la vacunación contra el coronavirus sería obligatoria por ley el año que viene, culpando de las altas cifras de infección del país a quienes no se han vacunado.

El confinamiento a escala nacional comenzará el lunes y durará inicialmente 10 días, antes de ser reevaluado, y durará un máximo de 20 días.

La mayoría de los comercios cerrarán y se cancelarán los eventos culturales. Los ciudadanos sólo podrán salir de sus casas por determinadas razones, como hacer la compra de alimentos, ir al médico o hacer ejercicio.

La tasa de infección de Austria es una de las más altas del continente, con una incidencia de siete días de 971,5 por cada 100.000 habitantes, y los casos diarios siguen batiendo récords.

Alrededor del 65% de la población austriaca está totalmente vacunada contra el COVID-19, una de las tasas más bajas de Europa occidental. En el Reino Unido es de aproximadamente del 68%.

El canciller austriaco, Alexander Schallenberg, ha pedido disculpas a todas las personas vacunadas, afirmando que no es justo que tengan que sufrir bajo las nuevas restricciones de bloqueo cuando han hecho todo lo posible para ayudar a contener el virus.

"Lamento tener que tomar esta medida tan drástica", dijo en la emisora pública ORF.

Si bien Austria es hasta ahora el único país de la UE que hace obligatoria la vacunación, cada vez son más los gobiernos que toman medidas drásticas.

A partir del lunes, Eslovaquia, donde sólo el 45,3% de los 5,5 millones de habitantes está totalmente vacunado, prohíbe a las personas que no lo estén el acceso a todas las tiendas y centros comerciales no esenciales.

Tampoco podrán asistir a actos o reuniones públicas y se les exigirá que se hagan la prueba dos veces por semana simplemente para poder ir a trabajar.
brussels demonstration covid
© AP
Un manifestante sostiene una pancarta durante una protesta en Bruselas.
La canciller alemana Angela Merkel ha dicho: "Es realmente, absolutamente, el momento de pasar a la acción".

Con una tasa de vacunación del 67,5%, su país se plantea ahora la vacunación obligatoria para muchos profesionales de la salud.
Amsterdam covid restriction protest

El sábado también hubo una protesta contra las medidas de COVID-19 en Ámsterdam.
Grecia también se dirige a los no vacunados. El Primer Ministro Kyriakos Mitsotakis ha anunciado nuevas restricciones para los no vacunados, que incluyen la prohibición de entrar en lugares como bares, restaurantes, cines, teatros, museos y gimnasios, aunque hayan dado negativo en las pruebas.

En Suiza, Croacia e Italia también se han producido manifestaciones contra las restricciones por el coronavirus.

Y en el centro de Hull, unos 200 antivacunas se manifestaron por las calles, exigiendo que no se obligue a los cuidadores de personas mayores y vulnerables a vacunarse.