Traducido por el equipo de Sott.net

Un juez federal bloqueó la obligación de vacunarse de COVID-19 para los trabajadores de la salud que estaba planeada para ponerse en marcha la próxima semana, el último golpe legal a las nuevas normas de la administración Biden.
biden
© AP Photo/Carolyn Kaster
El juez de distrito Terry Doughty emitió una orden judicial preliminar para los trabajadores de todo el país, un día después de que otro juez detuviera la obligatoriedad en 10 estados.

"Este asunto será decidido en última instancia por un tribunal superior a éste", escribió Doughty en un fallo de 34 páginas. "Sin embargo, es importante preservar el statu quo en este caso. Los intereses de libertad de los no vacunados no requieren menos".

Doughty, designado para el tribunal del Distrito Oeste de Luisiana por el ex presidente Donald Trump, dijo que los 14 estados cuya demcanda desencadenó su fallo habían planteado preguntas sobre si los Centros Federales de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) se habían excedido en su autoridad al emitir un requisito de vacunación.

"No hay duda de que obligar a vacunar a 10,3 millones de trabajadores sanitarios es algo que debería hacer el Congreso, no una agencia gubernamental", escribió Doughty. "No está claro que incluso una ley del Congreso que obligue a vacunarse sea constitucional. Ciertamente, los CMS no tienen esta autoridad por una ley de autorización general".

El requerimiento llega un día después de que otro juez bloqueara la obligatoriedad de la vacunación en 10 estados.

Más de 17 millones de trabajadores de unos 76.000 centros sanitarios tendrían que haber recibido su primera dosis de una de las vacunas aprobadas antes del 6 de diciembre, según las directrices de los CMS.

Una sentencia anterior frenó la norma de la administración Biden según la cual las empresas privadas con más de 100 trabajadores tendrían que vacunarse o llevar mascarillas y hacerse pruebas cada semana.