Traducido por el equipo de Sott.net

Se ha identificado un caso de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en Inglaterra, según han revelado las autoridades sanitarias.
Crimean-Congo haemorrhagic fever

Micrografía electrónica de barrido coloreada de las partículas virales de CCHF en amarillo
El riesgo para el público es muy bajo, según ha declarado hoy la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, después de que el caso se diagnosticara en una mujer que había viajado a Asia Central.

Se trata de una enfermedad vírica que suelen transmitir las garrapatas y el ganado.

Suele encontrarse en países donde la enfermedad se encuentra en estado endémico y el virus es endémico en toda África, los Balcanes, Oriente Medio y en Asia.

La mujer había visitado Asia Central y fue diagnosticada en el Hospital Universitario de Cambridge NHS Foundation Trust.

Actualmente recibe atención en el Royal Free Hospital de Londres.

La Dra. Susan Hopkins, asesora médica jefe de la UKHSA, dijo:
"Es importante saber que la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo suele propagarse por picaduras de garrapatas en los países en los que la enfermedad es endémica, no se propaga fácilmente entre las personas y el riesgo general para el público es muy bajo.

Estamos trabajando con el NHS EI para contactar con las personas que han tenido un contacto cercano con el caso antes de la confirmación de su infección, para evaluarlas como sea necesario y proporcionarles asesoramiento.

La UKHSA y el NHS tienen procedimientos de control de infecciones bien establecidos y sólidos para tratar los casos de enfermedades infecciosas importadas y se seguirán estrictamente".
El médico que trata a la paciente, dijo que está en una unidad de alto aislamiento.

El Dr. Sir Michael Jacobs, consultor en enfermedades infecciosas del Royal Free London, ha declarado: "El Royal Free Hospital es un centro especializado en el tratamiento de pacientes con infecciones víricas como la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.
"Nuestra unidad de aislamiento de alto nivel está a cargo de un equipo experto de médicos, enfermeras, terapeutas y personal de laboratorio y está diseñada para garantizar que podamos tratar con seguridad a los pacientes con este tipo de infecciones".
Los principales portadores del virus son las garrapatas Hyalomma.

No se encuentran en el Reino Unido y el virus nunca se ha detectado aquí a través de una garrapata.

Antes del caso revelado en Cambridge, sólo se habían detectado dos casos de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en el Reino Unido.

El último se detectó en 2014, y antes se había detectado un caso en 2012.

No hubo pruebas de que estos casos causaran ninguna otra transmisión.

Las personas que contraen la enfermedad tienen síntomas de aparición repentina con signos iniciales como dolor de cabeza, fiebre, dolor de espalda, dolor en las articulaciones, dolor de estómago y vómitos.

Estos signos clave son similares a los del ébola.

En los casos graves de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, las personas también pueden sufrir cambios de humor y de percepción sensorial.

Las personas que visitan o viven en zonas endémicas deben utilizar medidas de protección para evitar el contacto con las garrapatas.

Estas medidas incluyen evitar las zonas en las que abundan las garrapatas en las horas en las que están activas, utilizar repelentes de garrapatas y revisar cuidadosamente la ropa y la piel en busca de garrapatas.