Se espera que los fuertes vientos extiendan el fuego aún más en los próximos días.

Los incendios forestales de Nuevo México se han extendido por las zonas rurales cercanas a las ciudades de Santa Fe y Albuquerque.
Hermit Peak Fire burning near the San Miguel and Mora County line, north of Sapello, New Mexico on Wednesday 27 April.
© Eddie Moore/Albuquerque Journal
El incendio de Hermit Peak arde cerca de la línea de los condados de San Miguel y Mora, al norte de Sapello, Nuevo México, el miércoles 27 de abril.
En el espacio de una semana, el incendio combinado de Calf Canyon/Hermits Peak ha crecido de 80 millas cuadradas (207 kilómetros cuadrados) a más de 180 millas cuadradas (466 kilómetros cuadrados), al este de Santa Fe.

El lunes, las evacuaciones obligatorias se ampliaron a más pueblos que rodean el incendio, ya que se espera que los fuertes vientos lo propaguen aún más.


El domingo por la noche, el perímetro del incendio estaba contenido en un 30 por ciento, según InciWeb, una base de datos gubernamental sobre incendios.

Se espera que el incendio crezca esta semana con los fuertes vientos que empujarán las llamas hacia un nuevo territorio al noreste el martes y al sureste hacia Las Vegas el miércoles, según InciWeb.

Hay evacuaciones obligatorias en las comunidades del sur, el este y el norte del incendio, incluidas las comunidades que rodean inmediatamente a Las Vegas, una ciudad de 13.000 habitantes.

El Albuquerque Journal reporta que unas 160 casas han sido destruidas por las llamas hasta el momento. Todavía no se ha reportado ninguna muerte.

Al norte de Albuquerque, el incendio de Cerro Pelado pasó de 18 millas cuadradas (47 kilómetros cuadrados) a principios de la semana pasada a unas 28 millas cuadradas (72,5 kilómetros cuadrados) el domingo por la noche. Se espera que este incendio también se extienda en los próximos días.

El mes pasado, dos personas murieron en el incendio de McBride, en el sur de Nuevo México, cerca de Alamogordo, según informaron las autoridades públicas.

La temporada de incendios forestales de 2022 en el suroeste de EE.UU., que normalmente alcanza su punto álgido entre mayo y julio, ha comenzado pronto.

El Tunnel Fire, en la vecina Arizona, se extendió a más de 30 millas cuadradas (78 kilómetros cuadrados) en las afueras de Flagstaff, lo que provocó evacuaciones en abril.

En el sur de Nebraska, en las llanuras centrales del país, el incendio de la carretera 702 ardió en 68 millas cuadradas (176 kilómetros cuadrados) la semana pasada. Un jefe de bomberos retirado que participaba en las operaciones murió, y otros 15 bomberos resultaron heridos, según AP.

Hasta el 29 de abril se habían quemado más de 1.700 millas cuadradas (4.403 kilómetros cuadrados) en incendios forestales en todo el país, según el Centro Nacional Interagencial de Incendios, la cifra más alta desde 201 y superior a la media de diez años, que es de unas 1.000 millas cuadradas (2590 kilómetros cuadrados).

La gobernadora de Nuevo México, Michelle Luján Grisham, declaró a finales del mes pasado el estado de emergencia en cuatro condados en respuesta a los incendios en todo el estado.

Se prevé que los incendios forestales en todo el mundo aumenten tanto en frecuencia como en intensidad a medida que se agrave la crisis climática, según un reciente reporte de la ONU.

El suroeste de Estados Unidos, que ya es un entorno árido, lleva más de veinte años enfrentándose a condiciones de sequía prolongadas, lo que ha contribuido a estimular las condiciones de los incendios. Es probable que la crisis climática empeore tanto la aridez como el aumento de las temperaturas en la región.