Traducido por el equipo de Sott.net

Reevaluando las relaciones en nuestro mundo posplandémico.
Wolf
© The Good Citizen/Substack
He AQUÍ la ley que en nuestra selva rige y que es antigua como el mismo cielo. Prosperarán los lobos que la cumplan mas aquel que la infrinja será muerto. Cual planta trepadora envuelve al árbol, así a todos la ley nos tiene envueltos; porque el lobo da fuerza a la manada mas la manada a él fuerte ha hecho.

La ley de la selva (Rudyard Kipling).
El mundo está cambiando rápidamente. La mayoría de la gente no puede seguir el ritmo.

¿Cuántos amigos ves que se hayan conservado?

¿Cuántos amigos ves que, si te sentases a hablar de los dos últimos años, dirían sin dudarlo que todo ha sido una completa estafa ideada para dar más poder a los gobiernos y poner a prueba el grado de obediencia y sumisión de las poblaciones?

¿Cuántos amigos lo llamarían un evento de despoblación? ¿Un ensayo general para lo que Bill Gates llama públicamente "la próxima"?

Él dice que la "próxima" será mucho peor. Él lo sabría.

Cuántos amigos no se embarrarían si de repente dijeras en una cena: "Sabéis, Jim y Sally, ¿no os parece asombroso que Gates, Daszak y Fauci aún no se hayan colgado de la cuerda de un piano en el monumento a Jefferson? Sí, iré a comprobar qué hay más allá de la falda".

Hay amigos y luego hay amigos de paso. Para los nómadas y expatriados se deja un rastro de ambos en cada ciudad por la que pasan las décadas. Es fácil hacerlos uniéndose a algún club deportivo o acudiendo con regularidad a los trivials de los pubs o a las salas de póquer, aunque la mayoría de las generaciones más jóvenes simplemente prefieren pasar al siguiente. Una vez que se trasladan a otra ciudad, pocos amigos nómadas mantienen el contacto.

Hay amigos que son "mejores amigos", que para la escuela media son un "eh" pasajero, y esos mejores amigos en la escuela media se convierten en lo mismo en la escuela secundaria y así sucesivamente hasta que sólo hay un puñado que sobrevive a los tórridos cambios de una década de adolescencia y joven adultez.

Hay amigos que pertenecen a la manada de lobos y amigos que siguen enviando tarjetas de Navidad para mostrar lo bien que van con sus tontos jerséis de punto una vez al año, pero que ofrecen poco más.

Las manadas de lobos son amigos de verdad en el verdadero sentido de la palabra. Los que estarán allí a las cuatro de la mañana si en un momento dado se arma una muy gorda. Todos los que quieran navegar por los campos de minas de la Agenda 30 deberían formar parte de una manada de lobos en una comunidad que se unirá cuando las cosas se pongan difíciles y proporcionará los sistemas de apoyo necesarios para la supervivencia. Esto ya no debería considerarse un consejo profético del día del juicio final. Si has prestado atención, sabrás que ya es de sentido común.

Cinco brazas por debajo de la manada de lobos se encuentran los amigos que la mayoría de nosotros seguimos considerando, aunque no deberíamos hacerlo por mucho tiempo. Son los conocidos y los amigos de Facebook. Ninguno de ellos tiene mucho valor en el mundo real, más allá de la actuación y el aplauso digitales ocasionales, y eso no tendrá ningún propósito pronto, más allá de los esfuerzos de última hora para crear redes o para la resolución de problemas que no pueden resolverse dentro de la propia comunidad, como la búsqueda de una comida infantil específica. Sólo los que no estén preparados necesitarán la ayuda de conocidos de hace tiempo en las redes digitales para localizar algo importante para la supervivencia de sus hijos.

Nuestras concepciones de la amistad han cambiado mucho en las últimas décadas. Las relaciones se han distanciado para la mayoría. Lo que antes requería una reunión en un restaurante o una cafetería podía resolverse en una fracción de tiempo con unos pocos clics de ratón o toques de pantalla. Las acciones performativas en las redes sociales se convirtieron en interacciones aceptables para la mayoría de la gente, con el ocasional SMS o DM (mensaje directo) de Whatsapp y la promesa de "quedar pronto".

No había necesidad de obtener una retroalimentación verdaderamente honesta sobre nuestra vida personal en interacciones cara a cara que no mienten cuando unas pocas docenas de "me gusta" y comentarios de "increíble" eran suficiente refuerzo saciante. Estas redes de censura son simplemente una serie de búsquedas de engrandecimiento del tiempo para inflar el ego y liberar neurotransmisores. No tienen ningún valor futuro como sistemas de comportamiento de rebaño y vigilancia masiva. No para los individuos que valoran la libertad y la autonomía.

Para muchas personas, las amistades siempre fueron una negociación basada en el mercado sobre los rendimientos que obtendrían por su tiempo, atención e inversión en la otra persona, incluso inconscientemente. Lo que ya no satisfacía la exclusividad podía recuperarse en un número más significativo de amigos y en mayores cantidades de comentarios digitales superficiales y deshonestos.

Aquellos "amigos de antaño" que se revisaban cada pocos años en los anuarios del instituto reaparecieron mágicamente a finales de algún tiempo en forma de alertas de solicitudes de amistad en Facebook, y más o menos perduraron y se vigilaron durante una década hasta los últimos años, cuando los más astutos políticamente comenzaron a desaparecer.

Cuando en la selva dos manadas chocan y un mismo rastro siguen con empeño, échate y deja que los jefes hablen, que así, tal vez, se llegue a algún acuerdo.

¿Cuántos amigos de Facebook ves todavía por ahí que seguirían horrorizados por la suspensión de las libertades civiles básicas por un virus con una tasa de supervivencia del 99,6%? ¿Por el asesinato intencionado e incentivado por el gobierno de casi un millón de estadounidenses por los protocolos Fauci de Remdesivir y ventiladores mientras se subvertían intencionadamente los tratamientos tempranos efectivos?

¿Cuántos sabrían de la torre siete, que la gripe española fue en realidad una neumonía bacteriana causada por la campaña de vacunación masiva de Rockefeller, que Franklin D. Roosevelt permitió el ataque a Pearl Harbor, que Tim McVeigh no derribó solo el edificio federal de Oklahoma City o que el gobierno estadounidense atacó a sus propios ciudadanos con ántrax?

Cualquiera de esos perfiles que se ajustaran o se pusieran al rojo vivo fueron probablemente expulsados de la plataforma hace mucho tiempo. Incluso un poco de verdad entre los "amigos de antaño" es demasiado para los guardianes de la información.

La pregunta más relevante con respecto a esa plataforma es ¿por qué demonios seguiría alguien en Facebook?

Al igual que esos "amigos de antaño" que aparecían digitalmente en los feeds, sólo para ser eliminados de las plataformas por no hacerse eco del descerebrado borg, existen esas amistades de club de campo de una vez al mes que tampoco tendrán mucho que ofrecer en el mundo hacia el que nos dirigimos.
Past Friends
© The Good CItizen/Substack
El mundo se está volviendo duro por diseño y sólo los duros y afilados sobreviven a los mundos duros. No se puede afilar un cuchillo contra esa suave vida de club de campo, de lujo y excesos a la carta. Habrá que reconsiderar los lujos y el ocio en aras del pragmatismo y la preparación al servicio de la única pregunta relevante para quienes se preocupan por capear las tormentas de ingeniería política y económica: ¿Qué penurias están planeando a continuación?

Los altos precios de los alimentos, la inflación de la energía, la inflación de las divisas, el estancamiento económico, la carne falsa, las cenas en televisión con bichos y la "revolución" de las casas modestas, entre otros cientos de cosas como las aplicaciones de vigilancia, las monedas digitales controladas por el Banco Central y los pasaportes con código QR, están llevando a la gente hacia el mundo que quieren, basándose en su creencia completamente equivocada de la superpoblación y los recursos limitados. La agenda es claramente la despoblación y forzar a la gente a vivir con poco o nada.

Para conseguirlo, necesitan diseñar cambios de comportamiento y de consumo, y nada de ello implica elección, libertad o cualquiera de los valores que incluso las personas medianamente libres han valorado a lo largo de la historia. El mejor momento para prepararse para hacer frente a las dificultades que están creando fue durante la última década, el siguiente mejor momento fue ayer y el tercer mejor momento es justo ahora.

Eso incluye ordenar las listas negras y tomar decisiones difíciles sobre las amistades y las relaciones. No son sólo las personas que mantenemos cerca las que importan, sino las comunidades que nos rodean, a las que elegimos activamente unirnos.

Cuando luchéis con un lobo de la manada debéis combatirlo a solas y de lejos, no sea que otros tomen parte en la disputa y la manada quede mermada por la guerra.
Movie Screencapture
© The Good Citizen/Substack
No aplicaremos ninguna "ley" de la OMS o de la ONU por aquí.
La ubicación óptima (en EEUU) será en un estado con bajo cumplimiento del teatro médico de los últimos dos años y un bajo umbral de tolerancia para toda la locura de ingeniería. Florida, Arizona, Texas, Wyoming y Dakota del Sur son los primeros que se me ocurren, aunque hay media docena más. Los gobernadores y representantes locales que no estén afiliados a organizaciones tecnocráticas globales como el Foro Económico Mundial serán esenciales. Los que creen en la Constitución y el Estado de Derecho pueden servir de refugio ante las tormentas que se avecinan. El nivel más importante será el de los condados. Los alcaldes y sheriffs con un fuerte olfato para la mierda de la ingeniería social, y un umbral cero para la intromisión burocrática federal proporcionarán un baluarte cercano a la locura.

Encuentra a ese sheriff local que no hizo cumplir los mandatos de mascarillas, que no repartió multas ni obligó a sus ayudantes a ponerse la inyección de los coágulos. Encuentra esa comunidad que los reelegirá a ellos o a alguien como ellos. Los mejores lugares serán mayoritariamente rurales, con gente distribuida en una zona con muchos colonos y pequeños agricultores. Deben ser intrépidos, poderosos, armados, ingeniosos, valientes y dispuestos a morir para mantener a su familia y sus comunidades libres. Estas son las personas que formarán las manadas de lobos más eficaces.

Todos los demás que ocupan un lugar en nuestras vidas fuera de nuestras familias inmediatas y de la manada de lobos son sólo paja.

Aquellas amistades que han sobrevivido y prosperado a lo largo de las décadas son las más difíciles de dejar ir, y por muy duro que sea, esas también necesitan ser reevaluadas. La distancia, el tiempo, las cámaras de eco, la psicosis masiva, es posible que se hayan escabullido por un destino diferente y no haya forma de recuperarlos. Tómales la temperatura. Mide su agudeza situacional sociopolítica y toma las decisiones difíciles si es necesario. La Matriz puede tenerlos ahora, y ese agarre es firme, casi imposible de romper. Cuando el gobierno empiece a apoyarse en los ciudadanos informantes, esta gente no será tu amiga. La supervivencia requiere cuidar de nosotros mismos y de los nuestros y dejar ir a los eslabones más débiles.

En el pasado, había momentos en la vida en los que teníamos que tomar una decisión con respecto a una relación con otra persona. Invertimos mucho tiempo y emoción en evaluar las relaciones. En ese instante de "ruptura" las cosas podían pasar de la incertidumbre a la euforia, o de la euforia al dolor y la herida, y posiblemente a una vida de arrepentimiento. Eso era entonces. Los tiempos han cambiado.

No hay tiempo para el apego emocional, el sentimentalismo o el arrepentimiento. No tiene sentido lamentar la pérdida de amistades que ya no valen la pena gestionar. Es el momento del pragmatismo y la supervivencia. Para el distanciamiento frío. Es el momento de sacrificar a las ovejas de nuestra vida, el equipaje extra que no merece la pena ni el esfuerzo ni el mantenimiento, ni tener que fingir ser un incauto como ellos cuando están cerca. No hay tiempo para consentir sus pequeños chismes, sus relatos y fábulas manipuladas y sus frivolidades intrascendentes.

A pesar de nuestros nobles esfuerzos, algunas personas no pueden transformarse de ovejas a lobos, por lo que debemos dejar que la Matriz se los coma. Si lo que quieres en tu vida son ovejas, siempre puedes ir a una subasta de animales y comprar algunas, y al menos producirán algo útil para tu nuevo mundo.

Lo que se necesita ahora para sobrevivir a la cuarta quema y a los zarpazos voladores de la agenda tecnocrática distópica de la administración global es una sólida manada de lobos. Si acaso para aullar juntos ese hermoso aullido salvaje y libre que dice a estos psicópatas entrometidos: "No obedeceremos. Venid a obligarnos".

El lobo da fuerza a la manada mas la manada a él fuerte ha hecho.

Y una manada de lobos no es lugar para borregos.
Pack of Wolves
© The Good Citizen/Substack