Traducido por mpr21

La "primavera árabe" del sur de Asia estalló en un contexto de guerras energéticas y de lentos desplazamientos tectónicos de poder y riqueza hacia Asia y la región del Océano Índico. Las cosas han llegado a un punto crítico con la nueva Guerra Fría que se libra por delegación en Ucrania, las sanciones impuestas por Estados Unidos a la Rusia rica en energía y la crisis de los refugiados en Europa.

sri lanka
En el plazo de un mes, se produjeron dos operaciones de cambio de régimen en Pakistán y Sri Lanka, en medio de protestas escenificadas. El primer ministro pakistaní, Imran Khan, conocido por su valor dentro y fuera del campo de críquet, fue derrocado el 9 de abril. Acusó a Washington de orquestar su destitución justo después de su visita a Moscú.

Exactamente un mes después, el lunes 9 de mayo, en Sri Lanka, mientras el Banco Central iniciaba las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un "rescate", se puso en marcha una operación de cambio de régimen en esta estratégica isla del océano Índico, una isla que permanece perpetuamente en el punto de mira de las grandes potencias. El escenario había sido preparado por seis semanas de manifestaciones pacíficas en Galle Face. Pero el 9 de mayo, estas manifestaciones se convirtieron en violencia coordinada.

Al iniciarse las conversaciones con el FMI, manifestantes hasta entonces pacíficos, algunos incluso con pancartas "pro-FMI", fueron inexplicablemente atacados. Se desató la violencia contra los políticos del partido en el poder, lo que llevó a la dimisión masiva del consejo de ministros. A esta violencia le siguieron toques de queda, cierres patronales y la rápida instalación de un primer ministro pro-Washington, Ranil Wickremesinghe. La cronología de los acontecimientos es notable.

La embajadora de Estados Unidos, Julie Chung, dio su aprobación inmediata: "El nombramiento de Ranil Wickremesinghe y la rápida formación de un gobierno inclusivo son los primeros pasos para resolver la crisis y promover la estabilidad. Animamos a que se produzcan avances significativos en el FMI y soluciones a largo plazo que aborden las necesidades de toda Sri Lanka". Se está poniendo en marcha un nuevo régimen con el que el FMI podría "resonar", como ha señalado el veterano periodista Saeed Naqvi.

Sri Lanka es uno de los países más ricos del sur de Asia. Pero está atrapado, como Grecia y Líbano, en la trampa de la deuda de los Bonos Soberanos Internacionales (BSI). La isla se enfrenta al habitual ciclo de depreciación de la moneda frente al dólar estadounidense, con interrupciones claramente coordinadas del comercio y las cadenas de suministro en todos los sectores, lo que provoca escasez de combustible y alimentos. Los piratas informáticos y las protestas se suman a la mezcla.

Al mismo tiempo, con la rupia de Sri Lanka depreciándose bruscamente frente al dólar estadounidense, se ha pedido la desdolarización y el fin del reinado del petrodólar, hasta ahora exorbitantemente favorecido. ¿La alternativa? Compre gasolina, gasóleo, parafina y otros productos energéticos a precios reducidos en Rusia. Esto es lo que ya está haciendo India.

Sin embargo, estas alternativas de política energética se verían frustradas por los planes del FMI. El FMI propone la privatización mediante la venta de activos e infraestructuras energéticas (como la central eléctrica de Yugadanavi) con descuento. Esto socavaría aún más la seguridad energética de Sri Lanka en una época de guerras energéticas mundiales.

Un país manipulado por potencias externas

Ahora se cuestiona la legitimidad del favorito de Washington para el puesto de primer ministro en Sri Lanka. El Partido Nacional Unido (UNP) de Wickremesinghe, el equivalente al Partido Republicano de Estados Unidos, fue diezmado en las últimas elecciones y no obtuvo ni un solo escaño. Wickremesinghe juró su cargo en mayo mientras los militares patrullaban las calles y los ciudadanos estaban bajo toque de queda.

¿Hasta qué punto se puede considerar que la democracia, la sociedad y la economía están manipuladas y controladas por actores externos cuando un parlamento nacional es convocado por Zoom mientras los ciudadanos están encerrados con el ejército en las calles? Especialmente en esta época, las noticias falsas, la inteligencia artificial, el borrado de datos y la ciberguerra están en aumento a escala local y mundial.

Los manifestantes de "Gota Go Gama", sin dirigentes, también se organizaron de forma anónima a través de plataformas y redes sociales como Facebook (Meta) y WhatsApp que funcionan a través de servidores remotos con bots invisibles en la internet anglófona. ¿Quién o qué agencias y agentes de inteligencia apoyaron y proporcionaron la inteligencia digital? Al fin y al cabo, Frances Haugen, la denunciante de Facebook, entre otros, reveló no hace mucho cómo se habían utilizado las redes sociales para desestabilizar países como Myanmar y Etiopía, difundiendo desinformación y mensajes de odio y alimentando "protestas" que también influyeron en las elecciones y otros asuntos. Sobre el terreno, las actividades de Galle Face Green fueron coordinadas por ONG locales financiadas con fondos extranjeros que movilizaron auténticos agravios.

Mientras continuaban las protestas, se llevó a cabo una operación de propaganda el día del festival Vesak Poya. La operación tenía como objetivo continuar con los bloqueos y las interrupciones de la cadena de suministro que están debilitando la economía. Varios canales de noticias indios resucitaron repentinamente a los Tigres de Liberación (LTTE) y afirmaron que estaban planeando atentados, al igual que los misteriosos ataques del Domingo de Pascua de 2019 reivindicados por el Estado Islámico (Isis). Simultáneamente, la NDTV habló de una "crisis de refugiados" escenificada para distraer de la trama principal.

"Para una sumisión tan abyecta a Washington, no puede haber mejor candidato que alguien tan débil políticamente como RW", comentó el periodista de Delhi Saeed Naqvi. Wickremesinghe siempre ha estado a favor de la presencia de Estados Unidos en Sri Lanka; promovía el contrato de la Corporación del Desafío del Milenio (MCC) y el Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas (SOFA) cuando fue destituido por el ex presidente Srisena.

Pero, ¿se puede mantener la máscara de la democracia y por cuánto tiempo? ¿No se trata de una fachada de democracia promovida por actores externos, un nuevo Primer Ministro prooccidental que no tiene legitimidad moral y que ha prometido entregar a una Sri Lanka atrapada por la deuda a los brazos del FMI y de Washington?

¿Son sostenibles estas máscaras de democracia en Sri Lanka y Pakistán? El FMI ofrece la "venta" de activos de Sri Lanka en los sectores de la tierra, el transporte, la energía y las telecomunicaciones. Pero los resultados de estas negociaciones se han ocultado a los ciudadanos de esta estratégica isla del Océano Índico, distraídos como están por la escasez de alimentos, combustible y energía.

¿Cuál será el resultado de estas maniobras? ¿Dominio total del espectro (FSD) de esta estratégica nación insular, el centro de los cables de datos submarinos (UDC) que mantienen en funcionamiento el Océano Índico y el sistema financiero mundial?

Mientras tanto, India, socio y hegemón regional, parece estar observando y esperando la desestabilización y el empobrecimiento de su vecindario, aparentemente aprovechando la "estrategia del caos" de Washington en el sur de Asia para contrarrestar las inversiones y los proyectos de desarrollo chinos, como las "Nuevas Rutas de la Seda".

La misma estrategia de caos fue visible cuando la OTAN abandonó Afganistán mientras prometía un compromiso Over the Horizon (OTH) a través de servidores remotos, operaciones cibernéticas e intervenciones con drones en ese país.

Sin embargo, las ganancias a corto plazo de India sobre China supondrán a largo plazo una pérdida colectiva para toda la región. Ningún país puede desarrollarse cuando su vecindario es un caos. El sur de Asia, que ya va a la zaga del sudeste asiático y de Asia occidental en términos de desarrollo, sufrirá a largo plazo un nuevo retroceso como consecuencia de la nueva Guerra Fría de Washington.

¿No le convendría a India dejar de lado sus diferencias por un tiempo y trabajar con el gigante asiático, China, para desarrollar juntos la región del sur de Asia?

La dinámica de la Guerra Fría en el sur de Asia

Antes de las operaciones de cambio de régimen en Pakistán y Sri Lanka, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se reunió con el primer ministro indio, Narendra Modi, en Nueva Delhi en abril. La presión occidental se intensificó inmediatamente con la visita casi simultánea de varios enviados británicos, europeos y estadounidenses para advertir a Delhi y cuestionar sus históricos y estrechos vínculos con Moscú.

Al mismo tiempo, el primer ministro pakistaní, Imran Khan, que había visitado Rusia en un viaje previsto unas semanas antes, se sometió a una moción de censura. Khan acusó a Estados Unidos de ser la potencia extranjera que está detrás de los sucesos de Islamabad. Denunció una operación de cambio de régimen mediante la corrupción de los políticos y los partidos políticos.

El Primer Ministro Khan presentó pruebas materiales de la "conspiración extranjera" y denunció por su nombre al Subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Central y del Sur, Donald Lu. Una carta de Washington fechada un día antes de la moción de censura decía: "¡Pakistán será perdonado si Imran Khan fracasa contra la moción de censura!" Washington tenía conocimiento previo de los acontecimientos en Islamabad.

Durante la crisis del covid, el Primer Ministro Khan había salvado la economía de Pakistán de la destrucción causada en Sri Lanka gracias a los casi dos años de confinamiento recomendados por la OMS. Khan había protegido al pueblo y a la economía pakistaní al negarse a confinar a los pakistaníes, diciendo que la pobreza resultante mataría a más personas que el virus. Irónicamente, Khan fue acusado de mala gestión económica cuando tenía razón.

El Banco Mundial había elogiado la gestión del Primer Ministro Khan frente al "brote de pánico" al covid en Pakistán. Imran Khan dijo que su amistad con China y su reciente visita a Moscú con Putin habían enfadado a Washington, y que por eso Pakistán era el objetivo. Sin embargo, Washington fue más indulgente con la amistad de India con Rusia, ya que India es un socio del grupo Quad. Pero puede haber una nueva confluencia asiática, ya que China, India y Pakistán se niegan a seguir la condena de la OTAN a Moscú tras la debacle del año pasado en Afganistán.

El FMI como 'Deus ex Machina'

Significativamente, el gobierno, la oposición e incluso algunos manifestantes ven al FMI como una especie de solución "Deus ex Machina" a la crisis desencadenada por una aparente escasez de dólares después de que las agencias de calificación rebajaran conjuntamente la calificación de la isla el año pasado. La rebaja de la calificación había dificultado la refinanciación de los 7.000 millones de dólares de deuda que vencen este año, principalmente con los operadores de bonos soberanos.

"Los acreedores de Sri Lanka son en su mayoría estadounidenses", señaló el Dr. Dushni Weerakoon, economista principal del Instituto de Estudios Políticos. La relación entre la deuda y el PIB de la isla ronda el 110 por cien, en parte debido a la mala gestión económica -incluida la pérdida de ingresos fiscales-, así como a la debacle de los confinamientos por el covid y la costosa política de vacunas. Pero la relación deuda/PIB de Japón supera el 200 por cien. Y en comparación con los 20 billones de deuda estadounidense, la de Sri Lanka es de unos 67.000 millones.

La fuerte depreciación de la moneda de Sri Lanka, debida a una aparente escasez de dólares, ¿fue orquestada para que las mercancías y el combustible llegaran al codiciado puerto? La insolente isla se había atrevido a rechazar el contrato de la Corporación del Desafío del Milenio (MCC) de Estados Unidos, así como el Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas en 2019. La crisis económica se ha convertido en un impago, y el rescate del FMI parece ahora inevitable.

La isla ha sido rebajada repetidamente por las agencias de calificación y no ha podido refinanciar su deuda. El sistema financiero euroamericano incluye a las agencias de calificación, los agentes de bonos soberanos y, por supuesto, el consenso de Washington y la OCDE o el Club de París.

Para ser justos, el FMI nunca ha pretendido preocuparse por los pobres o por la desigualdad. Prefiere imponer a los ciudadanos de a pie medidas de austeridad que deberían imponerse a los políticos y a las élites económicas que viven en el lujo, con los que el FMI trabaja, para y a través de ellos. ¿Es el FMI la falsa solución que proponen todos los que están comprados para formar un gobierno de unidad nacional?

A diferencia del primer ministro pakistaní, Imran Khan, conocido por su valentía e integridad dentro y fuera del campo de críquet, el régimen híbrido estadounidense-srilankés de Rajapaksa no señalará factores externos detrás de los atentados de Semana Santa de 2019 en Sri Lanka. No denunciará el golpe que supone para la economía, muy dependiente del turismo, el confinamiento y las restricciones de viaje. No volverá a hablar de la profundización del colapso económico de los últimos tres años.

¿Confinamientos para devastar una economía?

Para hacer frente a lo inesperado, parece que la respuesta preferida del presidente Gotabaya Rajapaksa y sus asesores extranjeros es mantener a los desventurados ciudadanos en toques de queda y encierros económicamente debilitantes.

El país se vio afectado por los misteriosos atentados del Domingo de Resurrección de 2019. Los atentados habían sido reivindicados por el Estado Islámico. Sin embargo, el FBI llegó a la absurda conclusión de que habían sido orquestados desde un bot de Internet llamado "Sonic Sonic" en Malasia. Desde entonces, en Sri Lanka, los meses de marzo, abril y mayo, temporada anual de festividades religiosas en este país multirreligioso, han estado marcados por confinamientos económicamente devastadores.

Los toques de queda de Semana Santa fueron seguidos en 2020 y 2021 por confinamientos militarizados por el covid, por recomendación de la OMS. Estas medidas han devastado la economía, la sociedad y la democracia. También se han producido misteriosos pirateos de datos en servidores gubernamentales. O las interrupciones del comercio marítimo y de la cadena de suministro, incluidos el incendio y el hundimiento del MV Pearl y el MT Diamond.

Este año, en la misma semana en que el primer ministro pakistaní, Imran Khan, se sometió a una moción de censura, Sri Lanka vivió protestas al estilo de la "primavera árabe" contra el ex presidente Gotabaya, ciudadano estadounidense, y el régimen de los hermanos Rajapaksa. Las protestas estaban motivadas por el aumento del coste de la vida, así como por la escasez de combustible y alimentos provocada por la escasez de dólares y la rebaja de la calificación crediticia.

Unas semanas antes, la rupia de Sri Lanka se había desplomado, habiendo perdido el 70 por cien de su valor en un año frente al increíblemente favorecido dólar. Esto fue un presagio de las negociaciones con el FMI en Washington para un rescate. ¿O deberíamos llamarlo saqueo?

Aunque Sri Lanka es uno de los países más ricos del sur de Asia, con altos indicadores de desarrollo social y humano en términos reales, tras la caída de la rupia se materializó una crisis coordinada de alimentos, combustible y electricidad. Había largas colas en las gasolineras y tiendas.

Pero la crisis de Sri Lanka puede tener más que ver con la geopolítica que con la economía. Desde los atentados del Domingo de Resurrección de 2019 contra los hoteles turísticos y la economía -ataques que utilizan la religión como cortina de humo- y desde que el país rechazó el MCC de Estados Unidos, esta isla estratégicamente situada en medio de las vías marítimas de comunicación del Océano Índico parece estar sufriendo una forma de guerra económica y comercial híbrida que implica la interrupción de las cadenas de suministro y la piratería de datos.

Cuatro años de guerra económica y comercial híbrida

En retrospectiva, los misteriosos atentados del Domingo de Resurrección reivindicados por el Califato Islámico (Isis) contra los hoteles de la costa y la economía dependiente del turismo en 2019, diez años después de la derrota de los Tigres de Liberación del Eelam Tamil y el amanecer de la paz en Sri Lanka, pueden considerarse el pistoletazo de salida de una guerra económica híbrida en Sri Lanka. Los ataques utilizaron la religión como tapadera para golpear la economía dependiente del turismo y las inversiones chinas, incluido el hotel Shangri La. Aquí murieron el dirigente Zharan y otro terrorista suicida, señal de que éste era el objetivo más crucial.

El FBI de Estados Unidos retiró los teléfonos móviles de los autores de los atentados de Semana Santa, alegando que "ayudaban" a la investigación. Pero la agencia trató de encubrirlo más tarde y afirmó que los ataques fueron orquestados desde un bot de internet llamado "Sonic-Sonic".

Estos atentados de Semana Santa de 2019 se asemejan a una guerra híbrida. Les siguieron dos años de guerra biológica e historias aterradoras sobre el covid-19, con su cuota de confinamiento económicamente destructivo en 2020 y 2021. Hubo un gasto sanitario masivo (casi el 38 por cien del presupuesto) y 16 millones de dosis de refuerzo de Pfizer innecesarias y caras. El jefe del Grupo Operativo Covid, Basil Rajapaksa, estaba al frente.

Ahora, ante las denuncias de que no hay dinero para comprar medicamentos esenciales y de que el covid ha desaparecido, ¡se propone la cuarta dosis de refuerzo de Pfizer! En una forma de colonialismo digital, todas las instituciones sanitarias también han sido capturadas por la industria farmacéutica y los actores externos que promueven la narrativa covid y los confinamientos.

La seguridad energética se ve comprometida por la narrativa del desastre climático de la ONU

Durante los confinamientos del covid en 2021, la crisis se vio exacerbada por las políticas agrícolas y energéticas que parecían seguir la narrativa de la "catástrofe climática" de la ONU. Los agricultores recibieron la orden de cambiar a los fertilizantes orgánicos de la noche a la mañana sin un plan de transición. El resultado fue la escasez de fertilizantes, el fracaso de las cosechas y la destrucción de los medios de vida de los agricultores. Pero el presidente Rajapaksa recibió un premio en las Naciones Unidas por su política de "fertilización orgánica".

Asimismo, la seguridad energética de la isla se vio comprometida durante los confinamientos del covid tras el informe de la ONU sobre la catástrofe climática. Sin embargo, las emisiones de carbono per cápita de Sri Lanka son ínfimas en comparación con la mayoría de los países del mundo.

Ha habido prisa por convertir las centrales eléctricas a gas licuado y centrarse en las renovables, sin un plan de transición progresivo. Una de las razones es el alto nivel de corrupción en el sector energético y en las instituciones de supervisión, como la Junta de Electricidad de Ceilán y la Comisión de Servicios Públicos (PUCSL). Mientras tanto, la central eléctrica de Yugadhanvi, en Kerawelapitiya, ha sido vendida a una empresa estadounidense, lo que socava aún más la seguridad energética nacional en un momento de crisis energética. Se ha afirmado que la respuesta a la corrupción en las empresas estatales es la privatización y la venta de activos a empresas extranjeras. ¿No es esto tirar el bebé con el agua del baño?

A lo largo de los últimos cuatro años ha surgido un patrón: cada marzo-abril comienza un nuevo ciclo de desestabilización y confinamiento económico, social y democráticamente destructivo. Así, desde 2019, los ciudadanos de Sri Lanka han sido sometidos regularmente a confinamientos y toques de queda. Mientras tanto, las armadas extranjeras realizan ejercicios frente a las costas de esta isla estratégica, como fue el caso de las maniobras militares Malabar que vieron varar y morir a las ballenas mientras los srilankeses estaban confinados en 2020.

Tras rechazar el contrato MCC y el SOFA, ¿ha sido la isla un objetivo sistemático por encontrarse en las vías de comunicación marítima del Océano Índico, vitales para asegurar el "Indo-Pacífico libre y abierto" de Estados Unidos? La geografía forma parte de la historia de esta estratégica isla del Océano Índico. A modo de recordatorio, Pakistán también fue objeto de un cambio de régimen tras la visita de Imran Khan a Rusia.

Alice G. Wells, ex secretaria adjunta de Estados Unidos para Asia Meridional y Central, describió en una ocasión a Sri Lanka como un "valioso bien inmueble". La isla parece ser vital para el mantenimiento del "Indo-Pacífico libre y abierto" de Estados Unidos.

Del mismo modo, la diáspora cingalesa parece haber sido instrumentalizada: el ministro de Desastres Económicos de Sri Lanka, Basil Rajapaksa, es hermano del presidente y del primer ministro. Es un ciudadano estadounidense. Durante los últimos tres años, el gobierno de Sri Lanka ha sido un asunto familiar en manos de los Rajapaksa estadounidenses. Basil Rajapaksa iba a volar a Washington para visitar el FMI tras un debate seudoparlamentario el 8 de abril, pero posteriormente fue cancelado por sus responsabilidades.

Soluciones cuando las teorías conspirativas se convierten en realidad

Vivimos en un mundo post-covid en el que las teorías conspirativas parecen hacerse cada vez más realidad. En una decisión histórica, el Tribunal Supremo de la India dictaminó la semana pasada que "no se puede obligar a nadie a vacunarse" y que no hay datos que demuestren un mayor riesgo para los no vacunados que para los vacunados. Esto plantea la cuestión de por qué se gastan millones en inyecciones y refuerzos de covid.

En este punto, las protestas pueden ser inútiles si no ofrecen alternativas creativas a la "solución" del FMI que exige que los bufetes de abogados extranjeros se hagan cargo de las negociaciones económicas de Sri Lanka.

Sri Lanka debe mirar hacia el este, más allá de la India, en busca de ayuda y desarrollo en este momento de humillación nacional. Debe desarrollar una estrategia de desdolarización para comerciar a través de una cesta de monedas. Sri Lanka podría plantearse una política económica, comercial, energética y exterior independiente y abastecerse de petróleo, gas y otras necesidades energéticas de Rusia a precios reducidos, como hace India.

Someterse al FMI y a sus condiciones de ayuda significa que Sri Lanka renuncia a su autonomía política y a su soberanía y no puede tener una política exterior, económica, comercial o energética independiente que sirva a los intereses de sus ciudadanos.

Sri Lanka también parece estar sometida al fenómeno del montaje judicial como parte de una operación de dominio de espectro completo (FSD). Como ha demostrado la operación de cambio de régimen dirigida por la CIA contra el presidente izquierdista de Brasil, Lula, el montaje judicial se ha identificado como el proceso por el que se subvierte el sistema legal de un país y va en contra de la justicia.

Mientras la gente se distrae con la escasez de alimentos y de combustible o con los confinamientos del covid, las cuestiones de derechos fundamentales y contra las acciones del gobierno tienden a ser desestimadas. Por ejemplo, entre las peticiones bloqueadas por el Tribunal Supremo está la impugnación de la venta de la central eléctrica de Kerawelapitiya Yugadhanavi. En plena crisis energética, el gobierno decidió vender el 40 por cien de sus acciones a la empresa estadounidense New Fortress Energy en un acuerdo firmado a escondidas. También se bloquearon las peticiones contra las estafas de los bonos del Banco Central. También se bloquearon las revelaciones sobre las vacunas masivas contra el covid y el plan de imponer certificados digitales de vacunación que discriminarían a quienes no se vacunen en lugares públicos. El plan también introduciría la vigilancia masiva, detendría las protestas masivas, socavaría la democracia y promovería tanto el colonialismo digital como el control ciudadano.

La Guerra Fría está regresando al sur de Asia con el ominoso pivote de Estados Unidos hacia la región del Océano Índico. En este contexto, ¿se debe considerar a los ciudadanos de Sri Lanka, un país estratégico, como el objetivo de una remota operación de dominación de espectro completo?