Traducido por el equipo de Sott.net

(Estados Unidos) - La crisis del coste de la vida provocará un aumento de la delincuencia y los oficiales deben usar su "discreción" a la hora de decidir si persiguen a las personas que roban para comer, ha dicho el nuevo inspector jefe de la policía.
supermarket uk england
© Bloomberg/Getty Images
La policía está ahí para ayudar a las personas con necesidades extremas, por eso nos hemos unido. Podemos indicarles que acudan a un banco de alimentos o a una ayuda de este tipo", dijo un jefe de policía.
"El impacto de la pobreza, y el impacto de la falta de oportunidades para la gente, conduce a un aumento de la delincuencia. No hay duda de ello", dijo Andy Cooke, mientras la inflación alcanzaba un máximo de 40 años, el 9%".

Cuando se le preguntó cómo podía evitar que la policía fuera vista como el brazo de un Estado indiferente, dijo que las fuerzas de toda Inglaterra y Gales estaban capacitadas para lidiar con las tensiones y la dinámica de sus comunidades.

"Lo que tienen que tener en cuenta es qué es lo mejor para la comunidad, y para ese individuo, en la forma de tratar esos asuntos. Y, desde luego, apoyo plenamente que los agentes de policía hagan uso de su discreción, y tienen que hacerlo más a menudo".

Cooke dijo que no estaba defendiendo una amnistía para las personas que cometen delitos de pobreza, ni "dando carta blanca para que la gente salga a robar en las tiendas".


Comentario: Hemos visto en numerosas ciudades de los Estados Unidos cuando se anuncian que ciertas leyes no serán aplicadas: Los trenes de carga de Los Ángeles son saqueados repetidamente, las vías están llenas de paquetes de Amazon


En su lugar, aconsejó a los agentes que se aseguraran de que estos asuntos relacionados con la aplicación de la ley "se trataran de la mejor manera posible".
Andy Cooke
© Martin Godwin/The Guardian
Andy Cooke, antiguo jefe de policía de Merseyside, asumió el mes pasado el cargo de inspector jefe de la policía.
En una amplia entrevista, Cooke también dijo:
  • Todas las víctimas de robos deberían recibir una visita de la policía.
  • Las fuerzas pueden ser calificadas por la inspección si no lo hacen.
  • La tasa de cobro debería triplicarse con creces, pasando del 6% actual al 20% como mínimo.
  • El sistema de justicia penal está fallando a las víctimas de violación.
  • La policía todavía se está recuperando de los recortes infligidos por los gobiernos dirigidos por los conservadores a partir de 2010.
El inspector jefe de la policía es el responsable de la evaluación independiente de las fuerzas policiales de Inglaterra y Gales. Cooke, antiguo jefe de policía de Merseyside, sustituyó a su predecesor, Sir Tom Winsor, el mes pasado.

Las anteriores crisis económicas han provocado un aumento de los delitos, como los robos, y Cooke afirmó que el aumento de la inflación y de los costes de combustible podría mermar los presupuestos policiales.

En relación con la crisis del coste de la vida, una cuestión clave que tendrá repercusiones en el ámbito policial en los próximos meses, Cooke dijo: "Creo que siempre que se produce un aumento del coste de la vida o que hay más gente que cae en la pobreza, creo que invariablemente se producirá un aumento de la delincuencia. Y eso va a ser un reto para la policía".

Cree que se debe confiar en que los agentes de base utilicen su propio criterio en algunos casos. "Es una de las cosas buenas de ser policía, se te permite tomar tus propias decisiones en relación con todas estas cuestiones. No es algo nuevo", dijo.

Pero esto no significa una amnistía para determinados delitos, añadió. "Siempre hay casos individuales en los que se puede hacer uso de la discreción y que no necesariamente se traducen en un enjuiciamiento, sino que se tratan de la mejor manera posible. Y el del hurto es un buen ejemplo, ¿no?".

Un jefe de policía cuya zona incluye núcleos de pobreza coincidió con Cooke. "Hay una diferencia entre un delincuente primerizo que roba pan, queso o leche para comer, y alguien que roba para alimentar una adicción", dijo. "La policía está ahí para ayudar a las personas en situación de extrema necesidad, por eso nos unimos. Podemos indicarles que acudan a un banco de alimentos o a una ayuda de este tipo".

Al margen del coste de la vida, Cooke afirmó que el porcentaje de imputación de las infracciones registradas, que es del 6%, es demasiado bajo y que espera un aumento drástico. "Creo que no es irreal aspirar al 20%. Es una expectativa realista en mi opinión".

No quiso poner un plazo para alcanzar ese objetivo, pero dijo: "Creo que cuando volvamos a tener 20.000 policías y esos agentes hayan tenido la oportunidad de formarse adecuadamente, con un apoyo financiero sostenido del gobierno, creo que es una ambición realista".

Como parte del fomento de la confianza en la policía, Cooke dijo que todas las víctimas de robos deberían recibir una visita de la policía para buscar huellas dactilares y otras pruebas forenses. Dijo que esto era necesario y alcanzable "porque el robo es un delito excepcionalmente invasivo", que a menudo ofrece "oportunidades forenses".

Dijo: "Después de haber sufrido un delito como un robo, la expectativa debería ser que, como víctima, recibas un servicio policial profesional. Cuando yo era jefe esa era mi expectativa, y esa expectativa no cambia ahora".

Dijo que el cuerpo de inspectores se plantearía rebajar la calificación de las fuerzas si todas las víctimas de robos no reciben una visita. "Si me robaran, me sentiría absolutamente desolado si lo único que recibiera fuera una llamada telefónica".

El índice de acusación por violación apenas supera el 1% y Cooke aceptó que se estaba fallando a las víctimas. "Cualquier tasa de imputación que se sitúe en torno al 2% en relación con un delito tan grave debe significar que hay un fallo en alguna parte".

La policía sufrió años de recortes y ahora está bajo la presión del actual gobierno conservador y del público para impulsar la lucha contra la delincuencia. Cooke dijo que las fuerzas todavía se están recuperando de los recortes, pero que las cosas están empezando a volver a una "mejor posición". Sin embargo, los 20.000 agentes adicionales que se están contratando actualmente tardarán "algunos años" en ser efectivos, dijo.

Las cifras muestran que la confianza del público en la policía metropolitana, la mayor fuerza de Gran Bretaña, está en su punto más bajo. Solo el 49% de los londinenses cree que la policía local hace un buen trabajo, frente al 68% de marzo de 2017, cuando Cressida Dick se convirtió en comisaria.

Cooke dijo que el cuerpo de inspectores intentará evitar que las fuerzas caigan en la crisis y que actualmente está inspeccionando la Met.