Traducido por el equipo de Sott.net

Los robots podrían llegar a un aula cercana.
robotic teacher
© Courtesy
El profesor robótico que el Dr. Chen Giladi está desarrollando con el departamento de investigación y desarrollo del Ministerio de Educación israelí.
Israel está probando profesores robóticos en un proyecto innovador que pretende descubrir si los androides podrían llegar a ser un día parte inextricable de la educación de todos los niños.

Enseñar a la próxima generación de Israel, con robots

La innovadora empresa, que combina tecnología robótica e inteligencia artificial (IA), está siendo llevada a cabo por el departamento de investigación y desarrollo del Ministerio de Educación.

"Los robots han avanzado mucho en los últimos tiempos en cuanto a su capacidad de entender las cosas", dijo a The Media Line el Dr. Chen Giladi, director del Laboratorio de Telerrobótica de la Facultad de Ingeniería Sami Shamoon. "Me refiero sobre todo a un algoritmo que les permite responder a todo tipo de situaciones y problemas complejos sin supervisión [humana]".

Giladi lleva varios años trabajando con el Ministerio de Educación para explorar cómo pueden utilizarse los robots en entornos educativos. El robot que ha ayudado a desarrollar se está probando actualmente como ayudante del profesor en un aula de cuarto curso de una escuela primaria.

Un androide humano

Al androide se le ha dado una forma humana rudimentaria. Puede proyectar información en el cuaderno de un alumno que esté sentado a su lado, leer la escritura del estudiante y proporcionarle comentarios sobre su trabajo. Según Giladi, uno de los objetivos es hacer que la máquina sea lo más autónoma posible, de modo que pueda interactuar libremente con los humanos utilizando señales visuales o el habla.
La idea es dotar al robot de un diseño y unas capacidades similares a las del ser humano.

Dr. Chen Giladi.
"Puede utilizarse en diversos escenarios, como la planificación [de las clases] o la ayuda a los profesores. Decidimos optar por un método de instrucción diferenciada", añadió Giladi.

La instrucción diferenciada es un marco educativo que consiste en enseñar a los alumnos nuevos materiales utilizando una serie de métodos y estrategias. Por ejemplo, los profesores pueden proporcionar a los alumnos materiales de lectura con distintos niveles de legibilidad, presentar nuevas ideas a través de medios audiovisuales o adaptar las lecciones a las necesidades e intereses de cada alumno.

¿Cómo funcionará dentro de las aulas?

Los profesores de las aulas, muy ocupados, no suelen tener tiempo para prestar a cada alumno la atención y la ayuda que necesita. Los robots pueden ayudar en este sentido, proporcionando información a los alumnos muy rápidamente durante la clase.

"La interacción consiste en que un alumno escribe sobre lo que le interesa aprender o hace una pregunta en una hoja de papel y el robot responde proyectando la respuesta en la misma hoja basándose en lo que ha aprendido del profesor", explica Giladi.

El robot en sí puede ser equipado con una variedad de caras y voces y tiene capacidades de movimiento, pero el proyecto pionero está todavía en sus fases iniciales y hay que completar más investigación antes de que pueda ser ampliado.

"Si tuviéramos un mayor presupuesto, podríamos sacar esto adelante mucho más rápido", afirma Giladi. "En el modelo educativo actual, un profesor no puede diferenciar entre [las necesidades de] cada alumno. Nuestros robots podrían estar en todas las aulas y ser una solución rentable".

No tan rápido

Sin embargo, a estas alturas, los profesores no pueden ser sustituidos por autómatas.

"Los profesores tienen otras cualidades que no son fáciles de replicar: el afecto, las emociones, el amor", dice Giladi. "Cuando los niños van a clase, no van sólo a aprender como máquinas, necesitan calor humano y los profesores saben proporcionarlo".

Giladi habló con The Media Line en vísperas de la Conferencia de Innovación Educativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que se celebrará en Jerusalén la próxima semana.

El evento sirve de escenario para el emprendimiento y la innovación en el ámbito educativo. Se expondrán cientos de productos y herramientas que se utilizan en unas 400 escuelas israelíes. Está previsto que asistan inspectores, educadores, psicólogos y directores de escuela de 31 países.

La conferencia también contará con la presencia de la Ministra de Educación de Israel, la Dra. Yifat Shasha Bitton, así como de Dalit Stauber, director general del Ministerio de Educación.

Stauber dijo a The Media Line que el mayor reto al que se enfrentan las escuelas israelíes es adaptar el sistema educativo a las realidades del siglo XXI.

"Pasamos de sistemas basados en el conocimiento a conocimientos más habilidades y valores", dijo. "Todos los planes actuales hacen hincapié en la importancia de combinar las habilidades, ejercitarlas y desarrollarlas para el siglo XXI".

El ministerio también está tratando de mejorar los salarios de los profesores, que llevan mucho tiempo estancados, señaló Stauber, ya que los nuevos profesores sólo ganan un salario mensual de unos 6.000 NIS, o 1.790 dólares. De hecho, el Sindicato de Profesores de Israel anunció el martes que la semana que viene realizará una huelga de medio día por esta cuestión.

Stauber confía en que estas disputas salariales se resuelvan en las conversaciones en curso con el Ministerio de Hacienda.

"Soy optimista porque creo que no hay otra posibilidad que aumentar los salarios de los profesores y directores", dijo. "Hay una gran responsabilidad".

La Conferencia de Innovación Educativa estará abierta al público y tendrá lugar en el Centro de Convenciones de Jerusalén del 31 de mayo al 2 de junio.