Traducido por el equipo de Sott.net

El riesgo de disturbios alimentarios sigue aumentando en todo el mundo, ya que el jefe de la rama de ayuda alimentaria de las Naciones Unidas redujo a la mitad las raciones de comida para los refugiados.
hungry kids
© unknown
El hambre en el mundo se intensifica
El lunes, David Beasley, director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, hizo una declaración:
"Mientras el hambre en el mundo se dispara muy por encima de los recursos disponibles para alimentar a todas las familias que necesitan desesperadamente la ayuda del PMA, nos vemos obligados a tomar la desgarradora decisión de recortar las raciones de alimentos para los refugiados que dependen de nosotros para su supervivencia."
Beasley señaló que el PMA ya ha reducido "significativamente" las raciones en todas sus zonas de operación, indicando que los recortes de hasta el 50% están afectando al 75% de todos los refugiados apoyados por el PMA en África oriental, incluyendo Etiopía, Kenia, Sudán del Sur y Uganda.
"Las graves limitaciones de financiación reducen considerablemente las raciones para los refugiados que viven en Burkina Faso, Camerún, Chad, Malí, Mauritania y Níger.

A pesar del generoso apoyo de los donantes, los recursos siguen siendo insuficientes para satisfacer las necesidades más básicas de los hogares de los refugiados y se prevén interrupciones inminentes en Angola, Malawi, Mozambique, República del Congo, Tanzania y Zimbabue.

Sin nuevos fondos urgentes para apoyar a los refugiados -uno de los grupos de personas más vulnerables y olvidados del mundo- muchos de los que se enfrentan a la hambruna se verán obligados a pagar con sus vidas".
La declaración de Beasley no debería sorprender a los lectores, ya que hemos detallado ampliamente que esto ocurriría cuando muchos países vulnerables ya estaban al borde de la escasez de alimentos.

El PMA advirtió en abril de la combinación tóxica de las interrupciones alimentarias debidas al conflicto de Ucrania y el aumento de la inflación alimentaria, que ha creado una crisis alimentaria mundial sin precedentes que no hace más que empeorar.

"Esto, unido a los devastadores conflictos y a los extremos climáticos, es lo que más afecta a los refugiados", dijo el PMA.

Bloomberg Economics señaló recientemente que Nigeria, India, Colombia, Filipinas y Turquía son países a vigilar por si se producen disturbios alimentarios. Perú y Sri Lanka ya han sido dos países que han sufrido inestabilidad social. Obsérvese que los precios mundiales de los alimentos están por encima de los niveles de la Primavera Árabe de 2010/11.
chart
La semana pasada, Beasley dijo que cientos de millones de personas en todo el mundo están "marchando hacia la inanición."

La escasez de alimentos básicos, que pone en peligro la vida de millones de personas y amenaza con desestabilizar a los países, será una de las principales amenazas hasta al menos 2023, ya que la temporada de siembra de 2022 en el hemisferio norte podría ser insuficiente en términos de cosecha debido al conflicto de Ucrania y las consiguientes sanciones occidentales a Rusia, el aumento de los costes de la energía y los fertilizantes, y los problemas climáticos que afectan a las zonas ricas en agricultura.

Como recordatorio, el presidente de la Fundación Rockefeller, Rajiv Shah, inició en abril la cuenta atrás de seis meses para una "crisis alimentaria masiva e inmediata".