Traducido por el equipo de Sott.net

Las tasas de mortalidad por covid son más bajas que nunca, según un análisis realizado para
The Mail on Sunday.
covid nose swab

Los expertos afirman que no hay que temer el reciente aumento de casos, ya que menos de una de cada 3.000 personas infectadas muere ahora por coronavirus, y la tasa es aún más baja para los vacunados.
Los expertos afirman que no hay que temer un aumento reciente de los casos, ya que menos de una de cada 3.000 personas infectadas muere ahora por coronavirus, y la tasa es aún más baja para los vacunados.

El análisis de los datos oficiales realizado por la Universidad de Oxford muestra que la "tasa de mortalidad por infección" ha bajado por 30 desde el inicio de la pandemia debido a la combinación de la protección por la vacuna y la infección adquirida de forma natural.

El profesor Carl Heneghan, del Centro de Medicina Basada en la Evidencia de Oxford, que llevó a cabo el análisis con el estadístico Jason Oke, declaró: "En lo que va de año se ha producido un número asombroso de infecciones por covid, pero las muertes han disminuido.

Ahora estamos viendo una tasa de mortalidad por infección de covid de alrededor de uno de cada 3.000, que es comparable a la de la gripe estacional. Por eso el Gobierno tiene razón al no preocuparse y ha llegado a la conclusión de que no hay necesidad de restricciones".

Sin embargo, los expertos están vigilando de cerca dos nuevas cepas de la variante ómicron: BA4 y BA5. El viernes, la Agencia de Seguridad Sanitaria de GB dijo que estas cepas estaban destinadas a "convertirse en dominantes" y los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) sugirieron que alrededor de 1,7 millones de personas tuvieron covid en la semana que terminó el 18 de junio, aproximadamente una de cada 35 de la población.

El número de hospitalizaciones también está aumentando, ya que se ha duplicado en el último mes, pasando de unas 450 diarias a finales de mayo a unas 1.000 en la actualidad.

A finales de marzo y principios de abril, el profesor Heneghan dijo que alrededor de uno de cada 14 estaba infectado, pero esto no dio lugar a un gran número de muertes durante el mes siguiente.

El Sr. Oke calculó la evolución de las tasas de mortalidad a lo largo del tiempo elaborando una "tasa puntual" para cada día. Comparó las estimaciones oficiales del número de personas que se creía que se habían infectado en un día determinado con el número de muertes en un mismo día un mes más tarde, con una diferencia para tener en cuenta el lapso de tiempo (aproximadamente cuatro semanas de media) entre la infección y la muerte. A continuación, trazó una línea de "mejor ajuste" para suavizar la variación diaria.

Los datos de Sudáfrica, donde las cepas BA4 y BA5 ya se han impuesto, indican que los infectados podrían tener un 50% más de probabilidades de ser hospitalizados que los de la cepa ómicron original.


El profesor Heneghan afirmó que, aunque "debemos estar atentos" a las cifras, no cree que estas hospitalizaciones vayan a desbaratar la tendencia a la baja de la mortalidad.

"Durante la pandemia se ha tendido a recurrir al peor escenario posible", dijo. "Nos arriesgamos a asustarnos y a imponer más restricciones".

Sus palabras fueron secundadas por el profesor Sir Jonathan Van-Tam, antiguo subdirector médico de Inglaterra, que declaró a la BBC: En términos de su tipo de letalidad [de la covid], el panorama actual es mucho, mucho, mucho más cercano a la gripe estacional de lo que era cuando [la covid] apareció por primera vez".