El presidente celebró que el país logró el pacto después de 18 días de protestas ininterrumpidas.
Guillermo Lasso
© Juan Diego Montenegro/Sipa USA / Legion-Media
El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, pronuncia un discurso en Quito, el 18 de noviembre de 2021
El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, ponderó este jueves el acuerdo logrado con las comunidades indígenas que protestaban en todo el país desde el pasado 13 de junio, '

"Hemos alcanzado el valor supremo al que todos aspiramos: paz en nuestro país. Terminó el paro. Ahora empezamos juntos la tarea de transformar esta paz en progreso, bienestar, y oportunidades para todos", destacó el mandatario desde su cuenta de Twitter.

El fin de las manifestaciones tuvo lugar gracias a la firma del "Acta por la paz", firmada este jueves por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) y el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine).

El convenio fue posible luego de una serie de reuniones entre los representantes del Gobierno y dirigentes de los movimientos indígenas, con la mediación de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE).

En el Acta, el Ejecutivo aceptó reducir cinco centavos de dólar más al precio de los combustibles, que se suman a los 10 centavos anunciados previamente, de acuerdo a lo informado en una rueda de prensa en la sede de la CEE en Quito.

Con la rebaja, el valor del diésel quedó fijado en 1,75 dólares y el de las gasolinas extra y ecopaís en 2,40, lejos de los solicitado al inicio del paro, en 1,50 dólares y en 2,10, respectivamente.

También se lograron avances respecto a subsidios familiares, aumento del presupuesto en educación, créditos agrícolas y condonación de deudas para productores, mejoras en políticas de salud, entre otros puntos.

Además, se acordó la creación de una mesa de diálogo que durará 90 días para terminar de negociar otras mejoras, de un total de 10 que contenía el pliego de reivindicaciones presentado por los manifestantes.

El impulsor del Paro Nacional y dirigente de la Conaie, Leonidas Iza, anunció tras la firma del acuerdo que las movilizaciones de los grupos indígenas y campesinos se levantaban "por el bien del país".

Sin embargo, Iza expresó que, en caso de incumplimiento a lo firmado en el "Acta por la paz", en 90 días volverían a las calles para "exigir nuevamente su debido cumplimiento".

Previamente, el presidente Lasso había decidido cortar las negociaciones, luego de que un soldado muriera y otros 12 uniformados quedaran heridos en enfrentamientos en la Amazonía.

En 18 días del paro nacional, según la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos, que aglutina a 15 agrupaciones, se registraron seis fallecidos, 331 heridos y 152 detenidos.