Como medio de comunicación independiente dedicado a reportar la verdad, The Epoch Times ha sido objeto de una censura excesiva por parte de las grandes empresas de tecnología.
Glenn Chapman/AFP vía Getty Images
© Glenn Chapman/AFP vía Getty Images
La sede de Twitter en San Francisco el 13 de agosto de 2019.
En el último incidente, el 28 de julio Twitter censuró todo nuestro contenido bloqueando nuestra página web, describiéndola como "peligrosa", y recomendando a los usuarios no entrar a ella.

Las acciones de Twitter — al igual que las de otros gigantes de la tecnología como Facebook y YouTube — se dirigieron específicamente a evitar la difusión de nuestros contenidos, tanto de noticias como de videos independientes.

Twitter no ha respondido a la apelación o a las múltiples solicitudes de comentarios, ni ha explicado qué le llevó a censurar nuestro contenido ni qué le hizo levantar el bloqueo dos días después, tras las críticas públicas.

La acción del gigante de las redes sociales se produjo menos de una semana después de que publicáramos nuestro nuevo documental "La verdadera historia del 6 de enero" y ese mismo día publicáramos una entrevista con la superviviente del tráfico sexual Eliza Bleu, en el programa de nuestra edición en inglés "American Thought Leaders".

Aunque no está claro por qué Twitter actuó contra nosotros, lo que sí está claro es que The Epoch Times es diferente de la mayoría de los grandes medios de comunicación, en el sentido de que nos atrevemos a publicar noticias en base a hechos.

En nuestro documental del 6 de enero, nuestros reporteros analizan los hechos de ese día llanamente y presentan nuevos testigos y pruebas que cuestionan los relatos predominantes. Ofrece amplias pruebas del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, que violó el protocolo y las reglas, y plantea preguntas sobre la falta de seguridad de ese día. Hasta ahora, el documental ha sido visto más de medio millón de veces en nuestra plataforma EpochTV.

En los últimos años, han habido otras historias importantes en las que The Epoch Times, debido a nuestra independencia y adhesión al periodismo tradicional, ha diferido de otros grandes medios de comunicación, y luego se demostró que teníamos razón.

Por ejemplo, The Epoch Times reportó con precisión los acontecimientos en torno a los alegatos de que el entonces candidato y luego presidente Donald Trump había coludido con Rusia. Desde el primer día, The Epoch Times reportó en base a los hechos y, a través de nuestra cobertura, descubrimos problemas significativos en la investigación del FBI sobre la campaña de Trump, que incluía conductas problemáticas relacionadas con la vigilancia.

Mientras que otros medios de comunicación ganaron premios Pulitzer por sus artículos que sugerían una colusión entre el presidente y Rusia, The Epoch Times estaba, de hecho, en lo correcto al informar que los alegatos no tenían fundamento, tal como lo confirmaron las investigaciones del abogado especial Robert Mueller y del inspector general del Departamento de Justicia, así como la investigación en curso sobre los orígenes de la investigación del FBI que está llevando a cabo el abogado especial John Durham.

The Epoch Times también fue uno de los primeros en informar sobre la posibilidad de que el nuevo coronavirus se haya filtrado del Instituto de Virología de Wuhan, en China. Nuestro documental de abril de 2020 sobre el tema fue censurado por Facebook. Hoy en día, tanto los medios de comunicación como muchos funcionarios gubernamentales consideran que la filtración del laboratorio es la explicación más probable para la propagación del virus.

El peligro de permitir que plataformas como Twitter asuman el papel de árbitro de la verdad es que, en muchos casos, se equivocan rotundamente. El ejemplo más destacado fue cuando Twitter suprimió la información del New York Post sobre una laptop perteneciente a Hunter Biden, el hijo del entonces candidato presidencial Joe Biden.

Este comportamiento de censura, que es contrario a las protecciones que reciben las grandes empresas tecnológicas en virtud de la Sección 230, también ha suscitado la preocupación de que las redes sociales censuran contenidos de parte del gobierno. Recientemente, un juez federal ha ordenado al gobierno que coopere en una demanda que alega intentos ocultos por obstaculizar la difusión de información relacionada con el COVID-19 que no encaja con el discurso oficial del gobierno, incluyendo sus posibles orígenes y tratamientos alternativos.

"El gobierno no puede externalizar su censura a las grandes empresas tecnológicas", dijo el fiscal general de Misuri, Eric Schmitt.

La indignación del público

Las críticas públicas contra la censura de The Epoch Times por parte de Twitter no se hicieron esperar, y tres senadores estadounidenses cuestionaron públicamente a la red social — que en los últimos años se ha visto en varias ocasiones en apuros por actos de censura — por su ataque a nuestro medio de comunicación.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) exigió que Twitter "dé explicaciones por este indignante acto de censura".

Por su parte, el senador Rick Scott (R-Fla.) preguntó: "¿Dónde está el respeto por la libertad de expresión y la libertad de prensa, Twitter?".

"Todos recordamos tu censura sesgada [del New York Post] y cómo terminó eso para ti", dijo Scott.

El senador Ron Johnson (R-Wis.) describió la acción de Twitter como "alarmante".

"Twitter está censurando [a The Epoch Times] bajo el pretexto de un discurso 'peligroso'. ¿Recuerdan lo que ocurrió la última vez que los medios corporativos y las grandes empresas tecnológicas intentaron censurar mi investigación sobre la corrupción de Hunter Biden?", escribió. "La verdad siempre prevalece".

Kevin Roberts, presidente de The Heritage Foundation, describió la acción de Twitter como "un indignante acto de censura".

El profesor de Stanford Jay Bhattacharya denunció la supresión de Twitter, escribiendo: "Es perfectamente seguro hacer clic en el sitio [de Epoch Times] en el tuit citado. Por alguna razón, Twitter decidió que hoy era un buen día para suprimir el acceso a Epoch Times".

La superviviente de tráfico sexual Bleu, que fue una de las primeras en darse cuenta de la censura de Twitter debido a que su entrevista con el programa "American Thought Leaders" de EpochTV fue bloqueada, posteó un video que se hizo viral en el que condena las acciones de la red social.

También creó un revuelo entre los usuarios de Twitter, con muchos condenando las acciones de la red social.

The Epoch Times quiere agradecer a todos los que se han manifestado en contra de este último caso de censura.

Seguiremos informando de la única manera que sabemos: basándonos en nuestro lema Verdad y Tradición, de forma imparcial y sin dejarnos influenciar. La lucha por la verdad no tiene límites y existe desde comienzos de la historia. Creemos que solo con personas valientes que dan el paso y se esfuerzan por registrar la verdad de lo que ocurre, el mundo podrá tener una imagen precisa de los acontecimientos y de la historia.