Traducido por el equipo de Sott.net

El magma que se encuentra bajo el volcán del Monte Edgecumbe, en el sureste de Alaska, que lleva mucho tiempo inactivo, ha ido ascendiendo por la corteza terrestre, según una investigación que el Observatorio Volcánico de Alaska ha realizado rápidamente con un nuevo método.
Edgecumbe mount
© Max Kaufman /Alaska Volcano Observatory
El Monte Edgecumbe se eleva en primer plano con Crater Ridge detrás y al norte el 19 de mayo de 2022.
El nuevo método del observatorio podría conducir a una detección más temprana de los disturbios volcánicos en Alaska.

En el monte Edgecumbe, la modelización informática basada en imágenes de satélite muestra que el magma está subiendo a unos 10 kilómetros desde una profundidad de unos 20 kilómetros y ha provocado terremotos y una importante deformación de la superficie.

"Este es el ritmo más rápido de deformación volcánica que tenemos actualmente en Alaska", dijo el autor principal del trabajo de investigación, Ronni Grapenthin, profesor asociado de geodesia de la Universidad de Alaska Fairbanks.

"Y aunque no es raro que los volcanes se deformen, la actividad del Edgecumbe es inusual porque rara vez se observa la reactivación de sistemas volcánicos inactivos", dijo.

Una erupción no es inminente, dijo Grapenthin.

Los hallazgos de los investigadores del Instituto Geofísico de la UAF y del Servicio Geológico de Estados Unidos se publicaron el 10 de octubre en la revista Geophysical Research Letters.

El Observatorio Volcánico de Alaska colaboró con la Instalación de Satélites de Alaska, otra unidad del Instituto Geofísico, para procesar los datos en la nube, una novedad para el equipo del volcán. La computación en la nube utiliza servidores remotos para almacenar datos y proporcionar servicios informáticos, de modo que un investigador no tiene que descargar y ordenar los datos para procesarlos, algo que puede llevar semanas o meses.

El equipo de investigación comenzó su trabajo en cuanto se detectó un enjambre de terremotos en el Monte Edgecumbe el 11 de abril de 2022. Los investigadores analizaron los 7,5 años anteriores de deformación del terreno detectados en los datos del radar por satélite.

Cuatro días después, el 15 de abril, el equipo obtuvo un resultado preliminar: Una intrusión de nuevo magma estaba causando los terremotos. Un pequeño número de terremotos comenzó bajo Edgecumbe en 2020, pero la causa era ambigua hasta que se obtuvieron los resultados de la deformación.
El procesamiento de datos adicionales confirmó el hallazgo preliminar. El Observatorio Volcánico de Alaska informó al público el 22 de abril, menos de dos semanas después de que se informara de la última tanda de terremotos de Edgecumbe.

"Ya habíamos hecho este tipo de análisis antes, pero los nuevos flujos de trabajo racionalizados basados en la nube reducen las semanas o meses de análisis a sólo unos días", dijo David Fee, científico coordinador del Observatorio Volcánico de Alaska en el Instituto Geofísico.

El monte Edgecumbe, de 1.200 metros de altura, se encuentra en la isla de Kruzof, en el lado oeste del estrecho de Sitka. Forma parte del Campo Volcánico del Monte Edgecumbe, que incluye las cúpulas y el cráter de la adyacente Crater Ridge.

Lo más llamativo para los investigadores fue una zona de levantamiento del terreno en el sur de la isla Kruzof de 10,5 millas de diámetro y centrada en 1,5 millas al este del volcán. La deformación ascendente comenzó abruptamente en agosto de 2018 y continuó a un ritmo de 3,4 pulgadas anuales, para un total de 10,6 pulgadas hasta principios de 2022.

La modelización informática posterior indicó que la causa era la intrusión de nuevo magma.

El nuevo análisis basado en la deformación permitirá detectar antes los disturbios volcánicos, ya que la deformación del suelo es uno de sus primeros indicadores. La deformación puede producirse sin que la actividad sísmica la acompañe, por lo que el levantamiento del suelo es un síntoma clave que hay que vigilar.

El observatorio volcánico está aplicando el nuevo enfoque a otros volcanes de Alaska, incluido el volcán Trident, a unos 50 kilómetros al norte de la bahía de Katmai. El volcán está mostrando signos de elevada agitación.

El Monte Edgecumbe no muestra signos de una erupción inminente, dijo Grapenthin.


Comentario: Ya lo han dicho dos veces; y quizás una erupción no sea "inminente", pero la palabra puede ser bastante subjetiva.


"Esta intrusión de magma lleva ya más de tres años", dijo. "Antes de una erupción, esperamos más señales de agitación: más sismicidad, más deformación y, lo que es más importante, cambios en los patrones de sismicidad y deformación".

Los investigadores dicen que es probable que el magma llegue a una cámara superior a través de un conducto casi vertical. Pero también creen que el magma no puede ascender más por el grueso magma que ya se encuentra en la cámara superior.

En cambio, el nuevo magma está forzando toda la superficie hacia arriba.

El Monte Edgecumbe se encuentra a 24 kilómetros al oeste de Sitka, que tiene una población de unos 8.500 habitantes.

El volcán entró en erupción por última vez hace entre 800 y 900 años, según la historia oral lingít transmitida por Herman Kitka. Un grupo de tlingits en cuatro canoas había acampado en la costa a unas 15 o 20 millas al sur de unas grandes columnas de humo, según el relato. Un grupo de exploradores en canoa fue enviado a investigar el humo e informó de "una montaña que parpadeaba y escupía fuego y humo".

Otros participantes en la investigación son Franz Meyer, científico jefe de la Instalación de Satélites de Alaska; los estudiantes de posgrado de la UAF Yitian Cheng, Mario Angarita y Darren Tan; y Aaron Wech, del Servicio Geológico de Estados Unidos.

El Observatorio Volcánico de Alaska es un programa conjunto del Instituto Geofísico, el Servicio Geológico de los Estados Unidos y la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.
Más información: Ronni Grapenthin et al, Return from Dormancy: Inflación rápida y disturbios sísmicos impulsados por la transferencia de magma transcrustal en el volcán Mt. Edgecumbe (L'úx Shaa), Alaska, Geophysical Research Letters (2022). DOI: 10.1029/2022GL099464 Información de la revistan: Geophysical Research Letters