Traducido por el equipo de SOTT.net

Un desastre épico como la respuesta a la covid, cabría suponer, debería inspirar cierta humildad y repensar en cómo la sanidad pública pudo salir tan mal parada. Tuvieron su oportunidad, pero crearon un desastre mundial para la posteridad.
bill gates time100 summit
© Jemal Countess/Getty Images for TIMEBill Gates habla en el escenario de la Cumbre TIME100 2022 el 7 de junio de 2022 en Nueva York.
Esto es más que obvio para cualquier observador competente. El siguiente paso podría ser ver si hay algún lugar en el que las cosas hayan ido bastante bien, y Suecia es el primero que me viene a la mente. Las pérdidas educativas fueron inexistentes porque no cerraron escuelas. En general, la vida transcurrió con normalidad y con muy buenos resultados.

Cabría suponer que se reivindicaría la vía sueca. Lamentablemente, a nuestros dirigentes no les importan las pruebas. Lo que les preocupa es el poder y el dinero a cualquier precio. Como resultado, estamos asistiendo a un esfuerzo concertado no sólo para duplicar los errores la próxima vez, sino para hacerlos aún peores.

Las dos principales exposiciones surgieron durante el fin de semana.

New York Times: "Volvemos a cometer los mismos errores", por Bill Gates.

Wall Street Journal: "Lo que funcionó contra la covid: mascarillas, cierres y vacunas", por Tom Frieden (exdirector de los CDC).

Gates hace uso de su lugar privilegiado en el New York Times para promover una vez más la creación de un Cuerpo Mundial de Emergencias Sanitarias, instalado en la Organización Mundial de la Salud y gestionado por las mismas personas que crearon la respuesta a la pandemia en esta ocasión. En otras palabras, sería el núcleo del gobierno global impulsando más confinamientos para el mundo, confinamientos para esperar otra ronda de vacunas.

Si puedes creerlo, no ha aprendido nada del último desastre que creó. De hecho, es completamente desvergonzado al respecto. En su opinión, el único problema es que no nos confinamos lo suficientemente rápido, no sacamos las vacunas lo suficientemente rápido y no investigamos lo suficiente con antelación para crear la vacuna perfecta. Y sí, esto requiere necesariamente una investigación de ganancia de función.

En otras palabras, en opinión de Gates, necesitamos que la investigación continúe jugueteando en los laboratorios con trucos que anticipen los patógenos del futuro, aumentando así de nuevo el riesgo de fugas en laboratorios que luego necesiten arreglos que sólo puedan ser producidos y distribuidos por las compañías farmacéuticas en las que él tiene inversiones tan fuertes .

Como resultado, tenemos este bucle infernal en juego: la investigación de ganancia de función para anticipar el próximo patógeno, creándolo y arriesgándose así a una fuga de laboratorio que libere el patógeno que luego tenga que solucionarse por las propias vacunas, pero el mundo tiene que confinarse hasta que puedan ponerse en miles de millones de brazos.

Y ten en cuenta que Gates no es un tipo más escribiendo un artículo de opinión. Él mismo es el propietario de facto de la Organización Mundial de la Salud, por lo que su impulso en favor de una burocracia pandémica permanente tiene mucho peso. La burocracia de sus sueños anularía la soberanía nacional para asegurarse de que nunca vuelva a haber otra Suecia.

"Es difícil que un país pueda detener por sí solo la propagación de una enfermedad", escribe. "Muchas de las acciones más significativas requieren la coordinación de los más altos niveles de gobierno".

El modelo es siempre el mismo y está tomado del mundo de la informática. Hay un disco duro limpio, análogo al cuerpo humano o a sociedades enteras. Funciona bien, pero entonces aparece una amenaza exógena en forma de programa maligno. Para derrotarlo, necesitamos un programa que esté actualizado. Está claro que no deberías encender el ordenador hasta que puedas limpiar el disco duro.

Lo digo en serio: la comprensión de Gates sobre los virus no es más sofisticada que eso. No ha aprendido absolutamente nada en años. Sigue repitiendo las ridículas frases de sus charlas TED de hace años.

En realidad, esto no tiene nada que ver con virus biológicos que evolucionamos para manejar a través del sistema inmunológico, un concepto que se le escapa por completo. Le parece inconcebible que la mejor estrategia para las personas sanas sea enfrentarse al virus y entrenar el sistema inmunitario. De hecho, le horroriza esa idea, y sólo está a favor de más sustancias inyectables diseñadas para luchar contra las enfermedades.

También se le escapa que todos los virus, ya sean de laboratorio o naturales, deben obedecer a la dinámica epidemiológica natural de la propagación patógena. Cuanto más mortíferos son, menos probabilidades tienen de propagarse. Y lo contrario también es cierto: cuanto más prevalentes, como la covid, menos graves son.

La razón es sencilla: un patógeno necesita un huésped vivo. Sí, hay otras variables como la latencia, que es el tiempo que el virus vive en el huésped antes de que aparezcan síntomas debilitantes. Aparte de eso, un laboratorio no puede crear nada que se salga de esta matriz.

Si puedes entender ese párrafo, puedo prometerte esto. Ahora sabes mucho más sobre virus que Bill Gates. Y, sin embargo, es él quien tiene la influencia decisiva sobre la política de pandemias en todo el mundo. La razón es muy simple: su dinero. Ni mucho menos su inteligencia. De hecho, es bastante sorprendente cómo su dinero por sí solo ha logrado comprar el silencio de los científicos de todo el mundo, que han demostrado ser terriblemente serviles y deferentes con las chifladuras que Gates ha estado vendiendo durante décadas.

Un buen ejemplo es el de Tom Frieden, autor del mencionado artículo del Wall Street Journal. A pesar de todos los problemas de la respuesta a la pandemia, escribe, sabemos lo que funciona: las mascarillas, los cierres y las vacunas (idealmente obligatorias). El artículo es exasperante hasta el punto de que resulta frustrante incluso escribir una respuesta. Y esto se debe a que su conclusión ya está incluida en la prosa. Lanza una avalancha de enlaces a otros estudios en caso de que dudes de su veracidad, mientras evita cuidadosamente el enorme número de estudios que demuestran lo contrario.

Así que, sí, pasé demasiado tiempo durante la semana examinando las pruebas de su tesis. Sobre las mascarillas, cita estudios absurdos de hace tres años. Uno observó el enmascaramiento en Arizona durante tres semanas y llegó a una diferencia en las tasas de infección. Pero ese estudio fue durante la ola inicial más pequeña a partir de 2020 y está totalmente invalidado por análisis posteriores de los mismos dos condados, por no mencionar los muchos cientos de estudios de calidad que no han demostrado en absoluto ninguna diferencia en la propagación viral en función del enmascaramiento.

Otro estudio proviene de un barco de la Marina en el que se pidió a la gente que se autoinformara. Ni siquiera es ciencia seria y, sin embargo, este exjefe de los CDC lo cita. Ese mismo estudio fue impulsado por los CDC para justificar su propia presión a favor de las mascarillas. Apareció en la serie MMWR durante tres años, que incluía algunos de los peores datos científicos jamás distribuidos por una burocracia moderna.

En cuanto al cierre de empresas, Frieden ni siquiera se molesta en citar un estudio en su defensa. Se limita a afirmar el derecho de los gobiernos a cerrar empresas si lo desean. Lo que esta gente nunca menciona es que el cierre de negocios también incluye el derecho del gobierno a cerrar tu casa a las fiestas domésticas y tu iglesia a los servicios religiosos. En otras palabras, esto equivale a un ataque masivo a los derechos humanos duramente logrados a lo largo de 1.000 años.

Por último, en cuanto a la eficacia de las vacunas, todos los estudios que cita se basan en modelos informáticos falsos que pueden generar cualquier conclusión que uno desee basándose en los parámetros de las variables de entrada. Son los tipos de modelos que los científicos serios que trabajan, por ejemplo, en economía dejaron de utilizar hace muchas décadas. Y, sin embargo, los epidemiólogos siguen revolcándose en ellos para defender sus políticas preferidas.

Por supuesto, ignora los cientos de estudios realizados en Estados Unidos y en todo el mundo que no muestran relación alguna entre las intervenciones gubernamentales y los buenos resultados sanitarios durante la pandemia.

Hay una razón para alarmarse profundamente por estos dos artículos. Los autores hablan en nombre de algunas de las personas más poderosas del mundo. Explican exactamente lo que quieren hacer. Son completamente impermeables a la evidencia. Y revelan toda su ambición de anular, revertir y abolir efectivamente todo lo que una vez se conoció como libertad.

Increíblemente, tienen el descaro de escribir estas cosas en medio de la carnicería que crearon la última vez. Todo lo cual me recuerda el famoso resumen del imperio romano escrito por el gran historiador Tácito, parafraseando a Calgaco:
Estos saqueadores del mundo, después de agotar la tierra con sus devastaciones, saquean el océano: estimulados por la avaricia, si su enemigo es rico; por la ambición, si es pobre; insaciables por Oriente y por Occidente: el único pueblo que contempla la riqueza y la indigencia con igual avidez. A asolar, masacrar, usurpar bajo falsos títulos, lo llaman imperio; y donde hacen un desierto, lo llaman paz.
Bill Gates y Tom Frieden han hecho un desierto y lo llaman salud.