Traducido por el equipo de SOTT.net

Las lluvias monzónicas y la crecida de los ríos procedentes de India han provocado inundaciones generalizadas en el noreste de Bangladesh, dejando atrapadas a más de 2 millones de personas, y la situación podría empeorar, según informaron el viernes las autoridades.
An aerial view shows flooded area in Companiganj of Sylhet district.
© Munir UZ ZAMAN / AFPUna vista aérea muestra la zona inundada de Companiganj, en el distrito de Sylhet.
La agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, dijo que los residentes atrapados en la región, entre ellos más de 772.000 niños, necesitaban ayuda urgente.

"Los niños son los más vulnerables, ya que se enfrentan a mayores riesgos de ahogamiento, desnutrición, enfermedades mortales transmitidas por el agua, el trauma del desplazamiento y posibles abusos en refugios superpoblados", dijo Sheldon Yett, Representante de UNICEF en Bangladesh.


El Departamento Meteorológico de Bangladesh pronosticó nuevas lluvias torrenciales en los próximos días que podrían agravar las inundaciones y provocar corrimientos de tierra en las zonas montañosas.

Al menos 10 personas, entre ellas ocho musulmanes rohingya, murieron el miércoles después de que las fuertes lluvias monzónicas provocaran corrimientos de tierra en los campos de refugiados del sur de Bangladesh.


La región nororiental se ha visto especialmente afectada por las fuertes lluvias y las aguas procedentes de la India, que han provocado inundaciones generalizadas. Bangladesh aún se está recuperando de un ciclón que azotó su franja costera en el sur a finales del mes pasado.

"Me temo que puede ser tan devastador como las inundaciones de 2022", dijo Shameem Chowdhury, residente en Sylhet, refiriéndose a las inundaciones que fueron las peores en la región en 122 años.

Imágenes de televisión mostraron extensas inundaciones en campos y aldeas, con gente vadeando aguas que llegaban hasta las rodillas en la ciudad de Sylhet, ya que las precipitaciones aumentaron peligrosamente el nivel de las aguas a lo largo de cuatro ríos de la región.

Vastas extensiones de tierra están sumergidas, lo que supone una grave amenaza para los cultivos si las aguas se prolongan, según funcionarios del Ministerio de Agricultura.

Las inundaciones también han causado importantes daños a las infraestructuras, con más de 810 escuelas públicas inundadas en la división de Sylhet y casi 500 utilizadas como refugios, según UNICEF. También han quedado sumergidas casi 140 clínicas comunitarias, lo que ha interrumpido los servicios sanitarios esenciales.

Reuters