Bienvenido a Sott.net
lun, 23 abr 2018
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Brain

Engramas: las huellas que las vivencias nos dejan en el cerebro

Sufrimos un accidente de tráfico, chocando contra nuestro vehículo un coche de color rojo. Este accidente nos genera una serie de lesiones de las que nos terminamos recuperando, pero a costa de gran sufrimiento y ansiedad. Llega el día en que volvemos a coger el coche, y notamos que ante cualquier coche rojo, nos estremecemos y nos ponemos muy nerviosos. El porqué de este hecho, al am ayoría nos resulta lógico. Sin embargo, lo que no resulta tan conocido es qué lo genera a nivel cerebral.
engramas
© Pixabay.
Estos patrones de activación neuronal nos permiten recordar y aprender.
Es decir, sabemos que se van a activar diversas neuronas que van a generar diferentes efectos, en gran medida mediados por el sistema límbico. Pero ¿cómo se relacionan exactamente estas neuronas para llegar a reaccionar de manera concreta a situaciones semejantes a experiencias ya vividas?. En este sentido existen circuitos neuronales que se van formando a lo largo del desarrollo y de la vida, y que tras formarse permanecen más o menos estables: estamos hablando de los engramas.

Comentario: Asimismo recomendamos al lector las siguientes lecturas:


Magic Hat

El poder del "Tercer Momento"

Cuando el enésimo conductor te corta el paso, es probable que sientas una oleada de ira. Cuando haces una fila inmensa y no obtienes lo que necesitas, te embarga una oleada de frustración. Cuando tu compañero de trabajo recibe una promoción que crees merecer, sientes una oleada de celos. Enfado. Impaciencia. Tristeza. Frustración... Nos pasamos gran parte del día invadidos por varias emociones.

A menudo esas emociones son "negativas" puesto que nos hacen sentir mal y descarrilan nuestros planes. Por culpa del enfado, la irritabilidad o los celos, terminamos haciendo cosas de las que después nos arrepentimos. Además, esas pequeñas experiencias van oscureciendo nuestra jornada, impidiéndonos sentir alegría y satisfacción, arrebatándonos nuestro equilibrio emocional. La buena noticia es que no tiene por qué seguir siendo así.

decir no
© Desconocido

Comentario: Al respecto, puede leer los siguientes artículos:


Butterfly

Aprende a ser tu mejor aliado

Aunque parezca descabellado, en realidad hay muchas personas que se comportan como si fueran los peores enemigos de sí mismas. Han adoptado una conciencia muy hostigante. Su diálogo interno es violento y desconsiderado. Por ello, para prevenirlo es importante que se aprenda a ser el mejor aliado para uno mismo.

mujer mariposas
© Desconocido
Lo usual en estos casos es que una persona así haya crecido en un entorno altamente culpabilizante. También muy restrictivo. Probablemente es víctima de una forma de educación que entendía la crianza como un medio para quebrar al otro. Hay padres que consideran como su mayor logro conseguir hijos totalmente dóciles. También existen escuelas que aplican lo mismo.

Lo que sucede entonces es que la persona internaliza los señalamientos, las críticas y los castigos. Aprende a verse a sí misma como alguien que siempre está en un error. Como si todo lo que hiciera estuviera mal hecho en alguna medida. Como si todo lo que pensara o sintiera fuera un equívoco. Por eso es fundamental que encuentren el camino para ser un mejor aliado de sí mismo. De lo contrario, su vida será muy restringida y tormentosa.

Comentario: Puede leer también:


Butterfly

Todos necesitamos a una persona tóxica alguna vez en nuestras vidas

Puede parecer un contrasentido. La idea resulta tan descabellada que ronda lo surrealista. Sin embargo, todos necesitamos alguna vez a una persona tóxica en nuestras vidas. Las personas tóxicas pueden dejarnos grandes enseñanzas y demostrarnos cuán fuertes podemos llegar a ser cuando las circunstancias nos ponen a prueba.
personas tóxicas
En este sentido, Viktor Frankl escribió que la vida siempre es potencialmente significativa ya que podemos extraer significado hasta del propio sufrimiento. Por tanto, a veces las relaciones tóxicas nos aportan una visión del mundo que desconocíamos.

Comentario: Asimismo puede leer:



People 2

La teoría del espejo: heridas que forman y rompen relaciones

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que ocurre cuando conectas con otra persona y un tiempo después descubres aspectos que no te terminan de agradar? La teoría del espejo de Jacques Lacan nos ayuda a entender este proceso. De acuerdo con el autor, la construcción de nuestra identidad personal se produce a través de la captación de uno mismo en otros. De esta manera, las relaciones que mantenemos con los demás son reflejos o proyecciones de aspectos de nuestra personalidad que nos gustan o no nos gustan.

pareja cara a cara
© Desconocido
¿Qué es la teoría del espejo?

Al igual que hay partes de nuestro cuerpo e imagen que no nos agradan cuando nos miramos al espejo, también hay aspectos de nuestra personalidad que no aceptamos. Encontramos en los demás reflejos que no encajamos, siendo todo este material reprimido por nuestro inconsciente. Es decir, de alguna manera algunos de los rasgos que menos nos gustan de los demás los identificamos en nosotros, aunque sea de manera simbólica. Así, en parte lo que nos desagrada de los demás también nos desagrada de nosotros mismos.

Constantemente estamos proyectando una parte de nosotros. Así, la teoría del espejo es una visión que propone un cambio de enfoque: de tener que protegernos del otro para que no nos haga daño a una visión de la que nazca una pregunta "¿Para qué estoy viviendo esta situación con esta persona y que hay de lo que no soporto en ella en mí?". Como por lo general no somos capaces de ver nuestras propias sombras e incluso virtudes, la vida nos da el regalo de las relaciones que vivimos para mostrarnos de un modo directo aquello que está en nosotros. El otro sencillamente nos hace de espejo, reflejándonos y dándonos la oportunidad de encontrarnos.

Comentario: En todas nuestras relaciones, no solamente las de pareja, muchas veces podemos proyectar de la manera mencionada en este artículo. Este mecanismo de defensa es bastante complejo y muchas veces puede ser difícil identificarlo porque implica una capacidad de poder mirarse a uno a mismo con honestidad. Es importante recordar también que no siempre proyectamos solamente cosas malas en los demás, muchas veces, podemos idealizar a una persona y proyectar en ellas nuestros deseos de que sean empáticas, afectivas y comprensivas, cuando en realidad, puede darse el caso de que en realidad se trata de una relación tóxica. Además, puede ser difícil encontrar lo que estamos proyectando por nosotros mismos cuando estamos involucrados emocionalmente en una relación, por lo que siempre puede ayudar el apoyo de una red, ya sea de amigos y/o familiares, o incluso profesionales, que ayuden a esclarecer estos aspectos de nuestra personalidad y nuestras relaciones.

Recomendamos leer también:


Magic Wand

5 técnicas cognitivo-conductuales para los pensamientos intrusivos

Las técnicas cognitivo-conductuales son muy útiles para quitar poder a los pensamientos intrusivos. Esos que invaden nuestra mente hasta cercarnos con su bruma tóxica, negativa y casi siempre invalidante. Así, y antes de intensificar aún más nuestra ansiedad, derivando en un declive cognitivo poco útil, siempre nos será de gran ayuda aplicar estas sencillas estrategias en el día a día.
terapia CBT
Para quien no haya oído hablar nunca de la terapia cognitivo-conductual, le gustará saber que es una de las "cajas de herramientas" más usadas en la práctica habitual de cualquier psicólogo. Uno de los pioneros en este tipo de estrategia fue sin duda Aaron Beck, quien tras hacer uso del psicoanálisis durante bastantes años se dio cuenta de necesitaba otro enfoque.

Comentario: En esta charla el Dr. David Burns nos explica un poco más acerca de la terapia cognitivo conductual y cómo puede ser una gran herramienta para implementar en nuestra vida diaria:


[puede activar los subtítulos en español]




Brain

La consciencia desde una perspectiva neurocientífica

La consciencia siempre ha sido un campo polémico y difícil de investigar. Durante gran parte del siglo XX, la investigación sobre la consciencia fue sistemáticamente rechazada, tanto en el ámbito psicológico como científico. Esto se debió en gran parte al positivismo extremo de las perspectivas conductistas de la época, las cuales rechazaban por completo la terminología mentalista. Pero, tras los avances de la psicología cognitiva, creció la necesidad de investigar los procesos conscientes e inconscientes.
pensamiento y mente
La consciencia es un constructo muy difícil de definir. El caso es que casi todos sabemos lo que es, pero pocas definiciones atinan a reflejar su complejidad. Quizás podamos definirla, simplificando en exceso, como la capacidad mental para conocer lo que está ocurriendo a nuestro alrededor o en nuestro interior de manera "activa". La consciencia es lo que nos hace saber que nosotros somos nosotros y que estamos presentes dentro de los sucesos.

Comentario: Asimismo lo invitamos a leer:



People 2

Di lo que te molesta cuando te moleste, no esperes a estallar

A veces callamos demasiado. Por educación. Por miedo a ofender. Por inseguridad. Porque no sabemos si es el momento adecuado... El problema es que esos silencios pueden terminar convirtiéndose en una bomba de relojería a punto de estallar en cualquier momento. Si no decimos lo que nos molesta cuando nos molesta, en vez de usar nuestras mejores palabras, terminaremos usando nuestras "mejores" ofensas.

frustracion
© Desconocido

Comentario: Recomendamos leer también:


Life Preserver

No hagas por los demás, lo que pueden hacer por sí solos

ayuda
© Desconocido
Hace muchos años, en un monasterio lejano del Tibet, vivía un joven que aspiraba a convertirse en monje. Tenía enormes deseos de aprender, así que cuando un día su maestro le dijo que iban a emprender un viaje, el joven se preparó con mucha ilusión.

Caminaron durante varios días, hasta llegar a un caserío donde vivía una familia muy humilde. Les pidieron alojamiento y comida. La familia los acogió y compartieron con ellos todo lo que tenían. El aspirante a monje les preguntó cómo subsistían.

El padre de familia le dijo: "Tenemos una vaca que nos da todo lo que necesitamos: la leche y el queso. Luego cambiamos lo que no consumimos por otra comida. Así subsistimos.

Por la noche, el monje le dijo a su discípulo: "Aprovecha que están dormidos, ve al establo, coge la vaca y espántala".

El joven protestó "¿Cómo voy a hacer eso? La vaca es lo único que tienen, ¡es su sustento!".

El monje no le dijo nada, dio media vuelta y se fue.

El joven pasó varias horas cavilando, pero como respetaba mucho a su maestro, fue a buscar a la vaca y la espantó para que se fuera. Luego se sintió tan culpable que abandonó la casa, el desencanto también le impidió volver al monasterio. Ya no quería ser como esos monjes.

Pasó días viajando y pensando en la pobre familia a la que había dejado sin su sustento. Se propuso trabajar duro, ahorrar lo suficiente y comprarles una vaca para resarcir el daño que les había causado.

Sin embargo, las vacas eran caras, pasó años antes de poder reunir el dinero suficiente. Entonces volvió al pueblo y, para su sorpresa, vio un coqueto hotel donde antes se levantaba la humilde morada.

Se acercó al hombre que estaba sentado en el pórtico y preguntó: "Perdone, ¿hace unos años aquí vivía una familia muy humilde que tenía una vaca?"

El hombre le miró y dijo: "Sí, sí, somos nosotros".

El joven lo miró incrédulo y le preguntó: "Pero... ¿cómo han prosperado tanto?"

El señor le dijo: "Pues mire, un día, la vaca de la que vivíamos desapareció. Al principio nos preocupamos mucho, ¿de qué íbamos a vivir?

Entonces nos pusimos a pensar. Vimos que nuestra tierra era muy buena para plantar verduras, cultivamos un huerto que floreció y dio frutos en seguida. Intercambiamos algunas verduras por otros alimentos, y vendimos el resto. Con el dinero que ganamos compramos algo de ganado, y lo vendimos, y con ese dinero pudimos ampliar la casa y alquilar habitaciones... Ya ve, ¡ahora somos los propietarios del único hotel de la ciudad!
Esta historia tiene varias enseñanzas, una de ellas se refiere a que en muchas ocasiones, la mejor ayuda que podemos dar consiste en animar a las personas a salir de su zona de confort. A veces debemos evitar la conmiseración que invita a los demás a regodearse en la adversidad. Otras veces, quedarse al margen también es ayudar.

Comentario: Recomendamos leer también: A veces la mejor manera de ayudar, es no ayudar


Brain

Agotamiento psicológico: A veces no se cae por debilidad, sino por haber sido demasiado fuertes

A veces nos derrumbamos por haber sido demasiado fuertes, por haber soportado demasiado, por haber estado disponibles durante demasiado tiempo, por haber asumido demasiadas responsabilidades... Cuando hay muchos "demasiados" en nuestra vida, es normal que suframos un profundo agotamiento psicológico.
psicología
El agotamiento psicológico suele ser un proceso lento, se va acumulando gota a gota sin darnos cuenta. El problema es que termina "estallando", a menudo por situaciones sin importancia a las que en otras circunstancias ni siquiera les hubiéramos prestado atención. La gota que colma el vaso puede ser absolutamente cualquier cosa que nos ponga frente a frente con la imposibilidad de seguir adelante. Entonces nos desplomamos, literal o metafóricamente.