Bienvenido a Sott.net
jue, 26 abr 2018
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Life Preserver

No hagas por los demás, lo que pueden hacer por sí solos

ayuda
© Desconocido
Hace muchos años, en un monasterio lejano del Tibet, vivía un joven que aspiraba a convertirse en monje. Tenía enormes deseos de aprender, así que cuando un día su maestro le dijo que iban a emprender un viaje, el joven se preparó con mucha ilusión.

Caminaron durante varios días, hasta llegar a un caserío donde vivía una familia muy humilde. Les pidieron alojamiento y comida. La familia los acogió y compartieron con ellos todo lo que tenían. El aspirante a monje les preguntó cómo subsistían.

El padre de familia le dijo: "Tenemos una vaca que nos da todo lo que necesitamos: la leche y el queso. Luego cambiamos lo que no consumimos por otra comida. Así subsistimos.

Por la noche, el monje le dijo a su discípulo: "Aprovecha que están dormidos, ve al establo, coge la vaca y espántala".

El joven protestó "¿Cómo voy a hacer eso? La vaca es lo único que tienen, ¡es su sustento!".

El monje no le dijo nada, dio media vuelta y se fue.

El joven pasó varias horas cavilando, pero como respetaba mucho a su maestro, fue a buscar a la vaca y la espantó para que se fuera. Luego se sintió tan culpable que abandonó la casa, el desencanto también le impidió volver al monasterio. Ya no quería ser como esos monjes.

Pasó días viajando y pensando en la pobre familia a la que había dejado sin su sustento. Se propuso trabajar duro, ahorrar lo suficiente y comprarles una vaca para resarcir el daño que les había causado.

Sin embargo, las vacas eran caras, pasó años antes de poder reunir el dinero suficiente. Entonces volvió al pueblo y, para su sorpresa, vio un coqueto hotel donde antes se levantaba la humilde morada.

Se acercó al hombre que estaba sentado en el pórtico y preguntó: "Perdone, ¿hace unos años aquí vivía una familia muy humilde que tenía una vaca?"

El hombre le miró y dijo: "Sí, sí, somos nosotros".

El joven lo miró incrédulo y le preguntó: "Pero... ¿cómo han prosperado tanto?"

El señor le dijo: "Pues mire, un día, la vaca de la que vivíamos desapareció. Al principio nos preocupamos mucho, ¿de qué íbamos a vivir?

Entonces nos pusimos a pensar. Vimos que nuestra tierra era muy buena para plantar verduras, cultivamos un huerto que floreció y dio frutos en seguida. Intercambiamos algunas verduras por otros alimentos, y vendimos el resto. Con el dinero que ganamos compramos algo de ganado, y lo vendimos, y con ese dinero pudimos ampliar la casa y alquilar habitaciones... Ya ve, ¡ahora somos los propietarios del único hotel de la ciudad!
Esta historia tiene varias enseñanzas, una de ellas se refiere a que en muchas ocasiones, la mejor ayuda que podemos dar consiste en animar a las personas a salir de su zona de confort. A veces debemos evitar la conmiseración que invita a los demás a regodearse en la adversidad. Otras veces, quedarse al margen también es ayudar.

Comentario: Recomendamos leer también: A veces la mejor manera de ayudar, es no ayudar


Brain

Agotamiento psicológico: A veces no se cae por debilidad, sino por haber sido demasiado fuertes

A veces nos derrumbamos por haber sido demasiado fuertes, por haber soportado demasiado, por haber estado disponibles durante demasiado tiempo, por haber asumido demasiadas responsabilidades... Cuando hay muchos "demasiados" en nuestra vida, es normal que suframos un profundo agotamiento psicológico.
psicología
El agotamiento psicológico suele ser un proceso lento, se va acumulando gota a gota sin darnos cuenta. El problema es que termina "estallando", a menudo por situaciones sin importancia a las que en otras circunstancias ni siquiera les hubiéramos prestado atención. La gota que colma el vaso puede ser absolutamente cualquier cosa que nos ponga frente a frente con la imposibilidad de seguir adelante. Entonces nos desplomamos, literal o metafóricamente.

Magic Hat

Psicología de la fuerza de la voluntad: cuando querer es poder

La psicología de la fuerza de la voluntad nos dice que nada es imposible cuando la determinación es indomable; cuando hay carisma y además, somos capaces de entrenar nuestro cerebro para tomar mejores decisiones. Tales valías personales no vienen de fábrica, sino que uno las va desarrollando con el tiempo, tomando poco a poco conciencia de sus propios límites y también de sus capacidades.

mujer con lobo
© Desconocido
Es posible que así, de pronto, nos pueda sorprender que la psicología disponga de un ámbito dedicado en exclusiva a la fuerza de la voluntad. En realidad, no deja de formar parte de esa amplísima categoría del área motivacional y donde como ya sabemos, no faltan los terapeutas entrenados y los "coaches" especializados en enseñarnos esas herramientas para aprender a trabajar un poco mejor en pro de nuestros objetivos vitales.

No obstante, podríamos decir, sin equivocarnos, que este ámbito de estudio empezó a consolidarse a partir del 2011 tras una encuesta que llevó a cabo la APA (American Psychological Association). El objetivo era valorar el nivel de estrés de la población estadounidense, así como los factores que más solían determinarlo. Los resultados evidenciaron algo destacable.

Más de la mitad de los encuestados declararon que eran muy conscientes de que su estilo de vida no era saludable. Es más, sabían que el estrés, así como la ansiedad eran sus peores enemigos. Sin embargo, afirmaban que no tenían fuerza de voluntad para iniciar cambios, no se sentían con ánimos o con adecuadas estrategias para mejorar su situación.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué a veces procrastinamos tanto? ¿Por qué nos falta voluntad para hacer ejercicio, para dejar de fumar o para aunar los ánimos y la valentía suficiente para luchar por ese sueño o esa meta que siempre nos ha acompañado? La psicología de la fuerza de la voluntad nos da las respuestas.

Comentario: Una vez que aprendemos a reconocer cómo nuestro pasado puede afectar nuestro presente, cómo los pensamientos distorsionados puede colorear nuestra realidad al punto de limitar enormemente nuestro crecimiento y cómo nuestras actitudes y comportamientos compulsivos gobiernan en gran medida lo que pensamos y hacemos, vemos la importancia de conocernos a nosotros mismos y transformarnos para poder vivir una vida más plena en favor de nuestro propio destino, con relaciones más constructivas y mayor capacidad de ayuda a los demás. En este punto es cuando la fuerza de voluntad se vuelve particularmente importante para llevar a cabo la transformación necesaria que nos proponemos y alcanzar esa mejoría. Puede leer acerca de algunas herramientas útiles para desarrollar la voluntad y la fortaleza personal en los siguientes artículos:


Life Preserver

Hay un hoyo en mi acera: Cuando no somos conscientes de tener un problema

tropezar
© Desconocido
A veces no somos conscientes de tener un problema. A veces el problema se desliza sigilosamente en nuestra vida, creemos que lo tenemos todo bajo control hasta que nos damos cuenta de que se trata de una ilusión. Cuando no reconocemos la existencia del problema, caemos el riesgo de tropezar una y otra vez con la misma piedra, la idea principal de este interesante relato de Vida Emocional.
CAPÍTULO UNO. Bajo por una calle y hay un hoyo grande. No lo veo y caigo en él. Es profundo y oscuro. Tardo mucho tiempo en lograr salir. No es mi defecto.

CAPÍTULO DOS. Bajo por la misma calle. Hay un hoyo grande y lo veo, pero caigo de nuevo en él. Es profundo y oscuro. Tardo mucho tiempo en lograr salir. Todavía no es mi defecto

CAPÍTULO TRES. Bajo por una calle. Hay un hoyo grande, y lo veo, pero vuelvo a caer en él. Ha llegado a convertirse en un hábito. Pero ya voy aprendiendo a salir rápidamente del hoyo. Reconozco mi defecto.

CAPÍTULO CUATRO. Bajo por una calle. Hay un hoyo grande. Lo rodeo.

CAPÍTULO CINCO. Bajo por una calle diferente.
Esta sencilla historia es un símil perfecto de la vida misma, de todos esos momentos en los que caemos en ese agujero enorme, aunque seamos perfectamente conscientes de su existencia y aunque sepamos que nos costará mucho salir. Ese agujero puede representar prácticamente cualquier cosa que nos haga daño pero que no conseguimos dejar atrás, desde el alcohol y la comida hasta una relación de pareja tóxica.

Comentario: Aferrarnos a los mecanismos de defensa que hemos desarrollado a lo largo de nuestras vidas es algo muy común que muchas veces afecta nuestras relaciones presentes y, en algún casos, no hace sufrir innecesariamente. Lidiar con ésto puede ser una tarea bastante difícil, pero existen numerosas herramientas que pueden ayudar en el proceso. Al respecto, recomendamos leer:


Butterfly

Fuerza mental: Los 3 secretos de los estoicos para ser resilientes

La fuerza mental no es un concepto nuevo. Hace siglos, los filósofos estoicos hablaban de la importancia de desarrollar la fortaleza psicológica para afrontar mejor los embates de la vida. De hecho, de cierta forma podría decirse que los estoicos fueron los precursores de la autoayuda moderna.
estoicos
Desarrollar la fortaleza mental es el equivalente a llenar una mochila de herramientas para la vida. Antes o después, tendremos que enfrentarnos a la adversidad, fracasaremos y sufriremos pérdidas, en esos momentos, si no contamos con la fortaleza psicológica necesaria, podemos derrumbarnos víctimas de los pensamientos automáticos negativos y las pasiones desbordadas. Por eso, es fundamental que día tras día nos aseguremos de alimentar nuestra fuerza mental.

Comentario: Para comprender un poco más acerca de la fiolosfía estoica y cómo aplicarla en nuestra vida, recomendamos leer los artículos siguientes:



Cell Phone

"Selfitis": La adicción a tomarse selfies, un trastorno mental moderno

Un científico indio ha investigado el fenómeno de la necesidad compulsiva de sacarse autofotos y ha concluido que es posible medir su nivel.
selfies
© pixabay.com
El deseo de tomarse selfis constantemente y publicarlas en las redes consta de diferentes niveles de adicción, según Janarthanan Balakrishnan, científico de la Escuela de Gestión Thiagarajar, India.

El especialista ha creado una escala de medición de los niveles de 'selfitis', nombre que admite haber tomado de unos artículos del año 2014 en los que se describía la afición a las selfis como trastorno mental.

Su investigación se basa en las tesis explicadas en esos textos, según las cuales existen tres niveles de esta condición: la fronteriza (tomarse selfis al menos tres veces al día sin publicarlas en las redes), la aguda (tomarse tres selfis diarias y publicarlas) y la crónica (la necesidad "incontrolable" de tomarse selfis constantemente y publicar más de seis de ellas en las redes cada día).

Comentario: Otra señal de los tiempos, caracterizada por una obsesión egocéntrica por "verse" a uno mismo y ser visto (únicamente en la superficie y en su mejor ángulo).

Vea también:

Las redes sociales, entre la adicción y el narcisismo
Facebook no sólo invade tu privacidad; también programa tu personalidad


Horse

Postmodernidad, el Caballo de Troya que podría acabar con la humanidad

"Mi opinión es tan cierta como la tuya", "no existe la verdad, sino mi verdad y tu verdad",... ¿le suena familiar? Este tipo de expresiones se hacen cada día más comunes en boca de más y más personas. Occidente mismo en la actualidad se ve sobrecogido por una ideología que está llena de contradicciones. En su llamado por la equidad y la lucha en contra de la opresión, los autoproclamados "guerreros de la justicia social" (SJW, del inglés Social Justice Warriors) se arrogan poseer la Verdad y se comportan como dictadores totalitarios y opresores.
sjw trojan horse
© Sott.net
Recién desenbarcados del caballo...
El postmodernismo es una ideología amplia y velozmente difundida en nuestra sociedad. Acompáñeme en este breve recorrido y descubra cómo es que esta forma aparentemente edificante de concebir la realidad, tiene el potencial de desintegrar completamente el mundo en el que vivimos.

La postmodernidad como reacción

La postmodernidad abarca un amplio número de movimientos artísticos, culturales, literarios y filosóficos que comenzaron en el siglo pasado y se extienden hasta nuestros días. En general, se la distingue por su oposición o intento de superación de las tendencias reinantes durante la Edad Moderna.

El hombre bajo la influencia de los principios de la postmodernidad (HPM de ahora en más) desconoce la existencia de una Verdad Universal o de valores tradicionales. Esta negación nació en parte como reacción contra las "verdades universales" enunciadas por los grandes relatos de los paradigmas sociales anteriores: el relato cristiano y el relato iluminista. Estos grandes relatos postulaban "verdades universales" (que ciertamente eran válidas sólo en el contexto específico de quienes armaron este relato) que a través de procesos políticos y sociales se impusieron al mundo occidental. Tanto el primero como el segundo anticipaban un devenir de la historia que concluiría en una especie de paraíso o gran vergel para todo el género humano (utopías).

Pero las "verdades universales" enunciadas por esos grandes relatos mostraron ser falaces en función de los resultados obtenidos: todas fracasaron a la hora de cumplir con sus promesas. Por ende, la conclusión lógica de quienes experimentaron su fracaso fue que no existen verdades universales, sólo verdades personales y subjetivas.

Butterfly

Entre la autoestima y el autorespeto, elige siempre el respeto hacia uno mismo

Desde pequeños nos enseñan a respetar a los demás. Nuestros padres nos enseñan a respetar a los adultos y a los otros niños, nos señalan cuándo nuestras palabras o acciones pueden hacerles daño y, si les faltamos el respeto, nos animan a pedir perdón. Sin embargo, es probable que nadie te haya hablado nunca del respeto hacia uno mismo.
autorespeto
En la mayoría de los casos, esa constante proyección hacia afuera puede hacer que nos olvidemos de la persona más importante en nuestra vida: nosotros mismos. Cuando nos educan para no importunar a los demás, poco a poco se va gestando la creencia de que nuestras ideas, sentimientos y necesidades no son tan importantes. Como resultado, es bastante común que terminemos faltándonos el respeto a nosotros mismos.

Comentario: Acerca de este tema, recomendamos también el pequeño video del psicólogo Jordan Peterson, donde nos recuerda la importancia que tiene tratarnos a nosotros mismos con respeto, para entonces tratar mejor a los demás:




Brain

Las enfermedades de la voluntad: Seis errores psicológicos que impiden a la gente con talento lograr el éxito

Traducido por el equipo de editores de Sott.net en español

A todos nos gusta pensar que somos lo suficientemente talentosos como para causar un gran impacto en el mundo. Sin embargo, no importa cuán inteligente o capaz sea alguien que no siempre tiene esa gran oportunidad, por la razón que sea. Mucha gente lo atribuye a la mala suerte o a no estar en el lugar correcto en el momento adecuado, pero podría haber una razón científica detrás de esa falta de éxito.

Santiago Ramón y Cajal

Autorretrato por Cajal en su librería en su treintena, de 'Beautiful Brains' (Cerebros Maravillosos): Los Dibujos de Santiago Ramón y Cajal
Santiago Ramón y Cajal, considerado como el padre de la neurociencia, intentó explorar los límites psicológicos que impedían a las personas con talento sobresalir en la vida. En su libro de 1897, Advice for a Young Investigator (Consejo para un joven investigador), el patólogo español detalló seis factores diferentes que frenan el talento de un individuo, a los que llamó "enfermedades de la voluntad".

Eye 2

La imposición de la realidad psicopática - Ésta es nuestra mente en un mundo de mentiras

De acuerdo con un estudio de la Universidad de California-Berkeley, las personas pueden detectar mentiras de manera más eficiente a través de métodos indirectos que acceden a la mente inconsciente. Además, el estudio sugiere que nuestra mente consciente es la que nos hace caer en la trampa debido a nuestros sesgos, creencias y prejuicios.
Imagen
Antiguamente, se pensaba que los juicios de veracidad humanos eran igual de precisos que el azar, sin embargo, una investigación anterior demostró que algunos primates son capaces de identificar comportamientos deshonestos con exactitud (Menzel, 1974; Wheeler, 2010). Las últimas investigaciones de neurociencia y primatología en relación con la teoría evolutiva, sugieren que partes más profundas y con acceso menos conscientes de la mente, pueden discriminar las mentiras de la verdad de manera precisa. Sin embargo, el problema de esta herramienta evolutiva para el humano, es que la mente consciente se confunde con nociones equivocadas comunes, y nos hace errar.

Los investigadores realizaron experimentos con 72 participantes, donde se puso a prueba la competencia existente entre su mente consciente y subconsciente, para encontrar quien podía identificar la mentira de mejor manera. Ellos miraron videos cortos donde se interrogaba a 12 personas acusadas de robar 100 dólares del cuarto de pruebas. La mitad de los "presuntos culpables" tomaron el dinero, mientras que la otra mitad no lo hizo y fueron acusados injustamente.

Durante la prueba se les hicieron preguntas neutrales y directas a los participantes. Al finalizar la prueba los estudiantes expresaron su opinión sobre quién estaba mintiendo o diciendo la verdad, con tan solo un 44 por ciento de aciertos. Después de esto, completaron una versión del Test de Asociaciones Implícitas diseñada para medir las asociaciones subconscientes que realizamos entre personas, objetos, e ideas.

"Estábamos interesados en saber si al observar a alguien decir una mentira, activaría conceptos mentales asociados con el engaño, fuera de la mente consciente." Se encontró que en un juego de palabras, los participantes fueron más rápidos en categorizar de manera precisa términos como "deshonesto" y "fraudulento", cuando la foto y el nombre de uno de los ladrones estaba visible en la pantalla.

Comentario:
Artículos relacionados: