Bienvenido a Sott.net
jue, 25 ago 2016
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

People

Más que palabras: Hacia una mirada social

Ponemos un especial interés en expresarnos con palabras, pero olvidamos que, en ocasiones, nuestras emociones, nuestra cara e incluso una simple mirada pueden ser más precisas que la más detallada de las explicaciones. Recientes investigaciones van más allá, y señalan que nuestras preferencias, deseos y prejuicios pueden estar influidos por la mirada y las expresiones faciales emocionales que observamos en los demás.
Generalmente, cuando tratamos de comunicarnos dirigimos toda nuestra atención a la selección de las palabras adecuadas, olvidándonos, en la mayoría de los casos, de nuestra expresión no verbal. Sin embargo, tal y como sucede con las palabras, nuestra cara es una importante fuente de información. De hecho, percibir una cara no sólo nos permite identificar a quienes nos rodean, también resulta determinante en nuestras interacciones sociales. Probablemente por ello, los procesos psicológicos involucrados en la percepción de caras están presentes desde el nacimiento, son complejos, y están representados en amplias áreas cerebrales (Nelson, 2001).

Desde un punto de vista evolutivo, es importante para la supervivencia no sólo entender qué es lo que la otra persona está haciendo en ese preciso instante, sino también prever cuáles serán sus intenciones futuras. Una manera de conseguirlo es a través del procesamiento de sus cambios de atención (señalados por el lugar hacia el que mira), ya que éstos reflejan cambios de interés sobre los objetos y el ambiente que le rodea y pueden aportar un dato de gran utilidad para conocer el estado mental de esa persona, nuestra "teoría de su mente" (Baron-Cohen, 1995).

Comentario:
Artículos recomendados:



People 2

Facebook, el aliado de los padres recientes y desvelados

Entre las 4 y las 7 de la mañana, cuando las madres amamantan, es el momento en que más navegan en redes
Sebastián Ríos reporta para el diario argentino, La Nación:

Para muchas madres (y padres) de chicos en edad de amamantar, las redes sociales representan una compañía durante los habituales desvelos a la hora de dar la teta o consolar a los pequeños en sus despertares nocturnos. Tal es así que una encuesta internacional realizada para Facebook muestra que la ventana que se extiende entre las 4 y las 7 de la mañana constituye el momento del día de mayor tráfico para los padres primerizos.

"¡Facebook fue mi gran compañero en la teta nocturna! -recuerda Rocío Abuin, de 35 años, mamá de Ciro, de uno-. Me mantenía despierta todas las noches. Mientras Ciro se alimentaba, yo miraba el timeline hasta que llegaba al punto que había visto la noche anterior. Miraba quiénes ponían me gusta y los comentarios de gente conocida y desconocida: me leía todo. También aprovechaba y miraba los álbumes de fotos de gente que vende ropa y zapatos (¡llegué a pedir el precio de unas botas a las 4 de la mañana!). Cuando ya me había visto todo el timeline y las fotos, arrancaba a ver «personas que quizás conozcas»".

Comentario:
Artículos recomendados:



Blackbox

Explican cómo el cerebro se adapta a las situaciones imprevistas

Ante una nueva situación el cerebro crea un tipo especial de red neural que está "lista" para cualquier eventualidad.
© pixabay.com
Científicos del Instituto Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM) han descubierto en un estudio publicado en la revista 'PLOS Computational Biology' que, ante una nueva situación, el cerebro crea un tipo especial de red neural.

Han detallado que, cuando el cerebro detecta una situación nueva, activa las conexiones neuronales, que forman una red de "reserva" en la que múltiples impulsos neuronales se repelen o se combinan hasta generar una combinación única de impulsos que se pueden aprovechar para generar el comportamiento adecuado frente a una situación o ámbito desconocido.

Snakes in Suits

Sobre la psicopatía como posible pandemia del presente

(España) - Cuando vienen tan mal dadas - o nos las dan tan mal— nos tiramos los trastos los unos a los otros en un guirigay interminable de damnificados, culpables, legítimos, ilegítimos, inocentes y verdugos para que, finalmente, se salve quien pueda. No parece que podamos evitarlo. Todos los sectores de la sociedad se defienden como buenamente pueden, salen a la arena a luchar por su cuota de poder, por lo ya obtenido, por lo que se pudiera perder e incluso por lo que podrían obtener en el tránsito, a río revuelto. Entre todos zarandeamos eso que se ha dado en llamar "interés general". Unos pierden, otros ganan. Por desgracia, durante esta crisis financiera parece estarse demostrando que la ciudadanía (los que atesoramos sobre todo intereses generales, más que particulares), tenemos todas las de perder.

En otros tiempos, un desequilibrio de poderes en el que saliésemos perdiendo podría saldarse con una revolución, al menos con una contestación social contundente, pero esto ya no es así, y a las pruebas de varios países (Grecia, Italia, Portugal, Irlanda), inclusive el nuestro, podemos remitirnos.

Si en otro tiempo, ante una situación de poder injusto sobre la ciudadanía, ésta encontró la forma de responder - ese poder solía estar identificado, asumía hasta las últimas consecuencias el ejercicio del poder, de hecho solía ejercerlo un grupo determinado o, incluso, una única persona omnipotente, como aún sucede en tantos países—, en esta época democrática, liberal, financiera, sin embargo, hemos engendrado un sistema en el que las responsabilidades del desaguisado quedan convenientemente diluidas, confiriendo estabilidad social al sistema incluso en el desastre, incluso a pesar de que la regeneración fuese una opción deseable por parte de una mayoría de la sociedad.

Aunque el umbral de insatisfacción no está prescrito, la revolución parece harto improbable. Por ahora sólo podemos protestar vacuamente, en una queja continua, sin que se nos haga caso. Nuestra opinión, nuestros votos, ya no cuentan del mismo modo, se está haciendo evidente que se encuentran desvalorizados. No hace mucho, si un Gobierno lo hacía mal, lo echábamos y venía otro. Ahora ni siquiera esto es posible. Los gobiernos de los dos partidos que se venían alternando en el poder tanto en nuestro país como en otros países de nuestro entorno parecen no tener más remedio que gobernar en contra de la opinión general (los intereses generales) de la ciudadanía, evidenciándose que nuestros votos no son suficiente presión.

El único sino de los partidos más representativos es quemarse en el poder y pasar a la oposición. Quienes gobiernan, realmente, pues, se encuentran fuera del alcance de nuestros votos. Hay demasiados responsables decidiendo nuestro futuro a los que no podemos votar. Y la solución podría ser más democracia, es decir, hacer posible que elijamos también a esos que nos gobiernan desde fuera del alcance de nuestros votos, pero eso no parece probable, más bien al contrario, en el ínterin, aún perderemos capacidad democrática. Cuanto más protestamos, menos derechos tenemos.

Esta podría ser una descripción muy general de la situación en la que vivimos, pero ahora me permitiré además alguna preocupación personal. Lo diré con total brutalidad: los psicópatas.

Comentario:

El mal ya no es una cuestión moral, ahora puede analizarse científicamente, y es urgente que este conocimiento llegue a la mayor cantidad de personas para que, de una vez por todas, los seres humanos normales tomemos las medidas adecuadas para acabar con la enfermedad de este planeta.

© Les Editions Pilule Rouge
Patocracia: Tiranía en manos de psicópatas
Psicopatía y poder

Ponerología 101: Trepando a la cima
Ponerología 101: Serpientes en traje

Reflexiones sobre Ponerología Política

Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos (Parte 1)

Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos (Parte 2)

Las asociaciones ponerogénicas y sus efectos en la sociedad

"La ponerología política" ya está finalmente disponible en español.

Como saben nuestros lectores, SOTT recomienda fervientemente su lectura. El estudio presentado en esta obra bien podría ser el MÁS importante que jamás haya leído. Pueden obtener su copia aquí


Camera

Científicos revelan cómo la 'adicción' a Instagram afecta a la felicidad y al cerebro

Las personas que toman fotos en su vida cotidiana tienden a disfrutar mucho más de las actividades.

Científicos estadounidenses revelan que las personas que toman fotos durante varias actividades se sienten más satisfechas con el proceso, informa la revista 'Time'. Han llevado a cabo nueve experimentos con la participación de 2.000 personas con el objetivo de comprobar las emociones positivas que sienten con o sin una cámara de fotos.
© Jason Reed / Reuters

Comentario: Es una interesante teoría y tal vez haya algo de verdad en ella. El experimentar algo de manera en la que se encuentren momentos con más significado que el superficial, puede llevarnos a experimentar la vida de una manera más plena. Sin embargo, Instagram es también un hervidero de las famosas selfies. En las que las personas buscan atención no por compartir su mundo, sino por colapsar el mundo dentro de si mismos al ofrecerle al mismo solamente lo que pueden ver en el espejo a diario.

Claro está que el recibir esta atención nos puede hacer más "felices", pero no es una felicidad completa, es una felicidad que se evapora en el instante que dejamos de recibir "me gustas" y debemos reiniciar el proceso, lo que puede generar una adicción al narcisismo implícito en la obsesión con los selfies.


Compass

Claves para gestionar el comportamiento irracional de los demás

Recientemente se ha demostrado que recompensar o reforzar las conductas deseadas es mucho más eficaz que castigar las que queremos eliminar. Por eso es conveniente que nos mostremos contentos y elogiemos a la otra persona cada vez que dicha persona se comporte de forma deseada (o incluso, cuando se aproxime a ello).
Pero no basta con elogiar al otro cuando el otro se aproxime o alcance la conducta deseada, es necesario que también utilicemos otra técnica combinada con ésta. Dicha técnica es la extinción, que consiste en no responder ni prestar atención a los comportamientos irracionales de la otra persona. Por tanto, para intentar reducir o aumentar cualquier comportamiento es necesario intercalar el refuerzo de conductas deseadas y la utilización de la extinción con las conductas no deseables del otro.

Puede tener efectividad que atendamos o ignoremos selectivamente lo que nos comunica el otro: por ejemplo, no dar ningún tipo de respuesta (ni siquiera no-verbal) a sus manifestaciones injustas desagradables u ofensivas, y responder con interés y amabilidad sólo a sus expresiones razonables o constructivas.

Comentario:
Artículos recomendados:



Sherlock

¿Tenemos un cerebro preparado para realizar predicciones? Evidencia desde una tarea de detección

Si pensamos en la función cerebral como fundamentalmente predictora del ambiente, nuestro sistema cognitivo debería contar con herramientas que le permitieran 1) establecer esas predicciones y reaccionar de acuerdo con ellas, y 2) detectar cuándo esas predicciones no se cumplen para disparar un mecanismo que lleve a adquirir nueva información para minimizar el error en las futuras predicciones.
No obstante, aislar en el laboratorio estos dos tipos de procesos es bastante complicado. El estudio que presentamos aquí muestra una manera de separar la respuesta de detección (saber que algo está presente) de la de identificación (saber qué es ese algo). La primera serviría como señal de alerta ante la falta de predicción y la segunda sería un reflejo de esas predicciones hechas por el cerebro.

La concepción del cerebro como un órgano que acumula experiencias y cuya principal función es la de predecir y anticipar las situaciones a las que el organismo se enfrenta ha sido una aproximación común a distintas ramas de la investigación en psicología: desde los modelos clásicos de aprendizaje (Rescorla y Wagner, 1972) hasta modelos más actuales de funcionamiento neuronal (Bastos y col., 2012).

Según esta aproximación nuestro cerebro utilizaría los conocimientos almacenados en memoria y la información presente para crear una representación integrada del mundo. A partir de esta representación sería posible anticipar (probabilísticamente) los acontecimientos futuros y así responder de manera rápida y precisa cuando estas predicciones se cumplen. Esta preparación supondría, por contra, una peor respuesta cuando el ambiente se comporta de manera imprevista.

Comentario:
Artículos recomendados:



Question

El perdón: ¿debo o no debo perdonar a quien me hirió?

Cuando nos sentimos ofendidos o heridos por alguien, los sentimientos negativos nos secuestran.
El perdón: ¿debo o no debo perdonar a quien me hirió? Cuando nos sentimos ofendidos o heridos por alguien, los sentimientos negativos nos secuestran.

Todos nos hemos preguntado alguna vez si esa persona que nos ha hecho daño, intencionadamente o no, merece nuestro perdón.

Nos afecta, sobre todo, cuando vienen de personas cercanas a nosotros como familiares, amigos o pareja, con los que la existencia o no del perdón puede perjudicar a la calidad de estas relaciones. Ahora, ¿significa perdonar a alguien reconciliarnos con ella?

Comentario: Comentario:

Artículos recomendados:



People 2

'ACT FAST': El método para cambiar su estado emocional cuando se sienta fuera de control

Traducido por el equipo de Sott.net en español

Cuando están sucediendo grandes cambios en su vida, o sencillamente le frustra donde se encuentra en este momento, es fácil quedarse atrapado en un ciclo de depresión, mal humor y frustración. Lo sé, he estado allí... y cuando no tengo cuidado, todavía termino así más de lo que quisiera.

Pero cuando he tenido un momento particularmente difícil, llego a esos momentos en los que estoy de mal humor, o simplemente me siento paralizado y estoy atascado. A veces sólo me hundo en todo eso y me quedo allí, pero a veces me pongo realmente inteligente y encuentro la manera de salir de todo eso.

Voy a esbozar el método que he estado usando con éxito para conseguir realmente ponerme ingenioso y motivado (y en un mejor estado de ánimo) cuando me siento atrapado. Espero que le ayude a usted también, y si lo hace, realmente espero que lo comparta con los demás.

En primer lugar: Usar un método para escapar de situaciones paralizantes


Cuando nos sentimos mal, es difícil "sentirnos bien" de nuevo. Usted no puede simplemente desearse lo mejor a sí mismo, y cuando está en un lugar atascado, por lo general no tiene la energía mental de estirarse a sí mismo para salir de allí. La fuerza de voluntad no ayuda, y el "pensamiento positivo", con toda seguridad, tampoco ayuda. Pero recurrir a un método con pasos sí ayuda, porque nosotros, los seres humanos, funcionamos bien cuando tenemos una serie de pasos a seguir.

La razón de esto es que los pasos separan a la emoción de nuestra situación y nos dan la dirección de actuar simplemente. Agáchate y cúbrete. Detente, al suelo y rueda. Cuando se sabe con certeza qué hacer a continuación, uno está en una posición mucho más fuerte para tomar medidas, incluso cuando está entrando en pánico. (Y tampoco tienen que ser palabras - basta pensar en la respiración de Lamaze que practican las mujeres embarazadas con suficiente antelación para que puedan volver a sumergirse en ella durante el estrés del parto.)

Comentario: Al final, es sólo usted quien realmente puede cambiar la forma en la que se siente. A veces las emociones asumen el control, y uno siente que no puede escapar, esa no es la verdad, ¡usted puede cambiarlas!


Blackbox

Mente sana en cuerpo sano, pero ¿por qué?

Practicar ejercicio físico de forma regular está de moda. Una de las razones, con la que seguramente estarían de acuerdo muchos lectores, es que practicar ejercicio físico se relaciona con un buen funciomiento cognitivo. Si bien el resultado de la investigación en los últimos años parece apoyar esta idea, todavía no está claro qué factores relacionados con la práctica regular del ejercicio físico son la causa de los beneficios observados a nivel cognitivo. En este artículo hacemos un breve repaso por las hipótesis más relevantes.
Muchos de los lectores estarán de acuerdo con la afirmación de que practicar ejercicio físico está relacionado con un mejor rendimiento cognitivo. Los resultados de multitud de estudios apoyan esta idea, mostrando un rendimiento superior en algunas tareas cognitivas en personas activas con respecto a personas sedentarias. Igualmente, someterse a un programa de entrenamiento también parece que incrementa el rendimiento cognitivo (p.ej., Kamijo y cols., 2011; véase Sanabria, 2010). Sin embargo, no está claro cuáles son los factores asociados a la práctica de ejercicio que causan los cambios en la cognición. Repasamos aquí brevemente las hipótesis más destacables.

Comentario: Otros factores a tener en cuenta: