Bienvenido a Sott.net
dom, 20 oct 2019
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Toys

Jugar es un asunto serio: La Academia Americana de Pedriatría recomienda recetar más "juego" a los niños

Nuestra vida se ha acelerado. Como consecuencia, la de los niños también. Nuestra agenda está repleta, sin un hueco libre. La de los pequeños también. Entre las clases, las actividades extraescolares y los deberes tienen tan poco tiempo libre para dedicarse a jugar que la Academia Americana de Pediatría ha sugerido a los pediatras que sería mejor que comenzasen a prescribir "juego".
niños jugando
© Desconocido
"Jugar no es frívolo. Cuando en la vida de un niño faltan el juego y las relaciones seguras, estables y desarrolladoras, el estrés tóxico puede afectar el desarrollo de las funciones ejecutivas y el aprendizaje de las conductas prosociales. Si el niño tiene una infancia difícil, el juego cobra aún más relevancia", se puede leer al inicio de su informe.

Comentario: Puede leer también:


Red Pill

Las trampas del romanticismo para el amor (y un posible antídoto de la antigua Grecia)

En esta charla, el filósofo Alain de Bolton, creador del popular canal de YouTube "The School of Life", introduce sus ideas acerca de cómo los mitos del romanticismo han perjudicado nuestra capacidad de mantener relaciones a largo plazo.

Alain de Botton
© YouTube

Comentario: También puede leer:


Lemon

No alcanzamos la felicidad doblando calcetines: Estoicismo frente a la obsesión por ser felices

Una comparación entre el minimalismo de Marie Kondo y la idea de moderación de la filosofía estoica permite entender de otra manera la posibilidad de ser felices en la vida.

Marie Kondo
En una de sus Cartas morales, Séneca cita a Epicuro para decir que una persona no es pobre por tener poco, sino por ambicionar desmesuradamente. En el marco de la filosofía estoica esta afirmación da cuenta de la estima elevada en que sus pensadores y practicantes tenían a la austeridad, como cualidad en sí pero también porque se le consideraba el resultado del ejercicio de otras virtudes más elevadas: la justicia, la templanza, la fortaleza y la moderación. Según los estoicos, si una persona es capaz de conducir su existencia de acuerdo con estos valores, la vida austera viene por añadidura, casi inevitablemente.

Comentario: Quizás el método de Marie Kondo tiene sus virtudes como una acción básica de aprender a ordenar nuestro entorno físico, mental y emocional. Sin embargo, lo que resalta el autor también es importante, pues sería erróneo creer que por hacer esto uno encontrará la felicidad. Puede ser una herramienta que ayude a encaminar mejor nuestra vida y vivir con un propósito realmente significativo que nos permita vivir con plenitud, pero, como muchos han comentado, poner la "felicidad" como un objetivo en sí mismo normalmente no nos lleva a la misma, sino todo lo contrario.
"La felicidad es como una mariposa: mientras más la persigues, más se escapará de ti, pero, si vuelves tu atención hacia otras cosas, entonces vendrá y se posará delicadamente sobre tu hombro". - Henry David Thoreau
No busque directamente el éxito -cuanto más lo busca y lo convierten en un objetivo, más se va a perder-. El éxito, como la felicidad, no puede ser perseguido; debe producirse, y sólo ocurre como el efecto secundario no deseado de la dedicación a una causa mayor que uno mismo, o como subproducto de la propia entrega a una persona que no sea uno mismo. La felicidad debe suceder, y lo mismo vale para el éxito: hay que dejar que suceda sin preocuparse por ello. Quiero que escuches lo que tu conciencia te ordena hacer, ve y llévalo a cabo con lo mejor de tu conocimiento. Entonces verás que en el largo plazo -¡y digo, en el largo plazo!-, el éxito te seguirá, precisamente porque te has olvidado de pensar en el. - Viktor Frankl
Al respecto, puede leer también: Si desea conocer más sobre el método de Marie Kondo:


Arrow Up

Ser valiente no es solo cuestión de suerte: cómo desarrollar la valentía

Citando a Vetusta Morla, la valentía no depende de haber tenido la "suerte" de haber nacido con ella o no, como otros muchos rasgos, se puede desarrollar. No somos valientes por genética ni por biología, son nuestras acciones y decisiones las que nos hacen desarrollar (o no) nuestro propio valor.

valentía
© Desconocido
¿Qué es la valentía?

La valentía ha sido siempre uno de los rasgos más valorados en los humanos, se le asigna a los líderes, a los héroes y heroínas... incluso es uno de los principios del Código Bushido, el código de conducta de los guerreros samurais. Según estos la valentía es "la cualidad de aquellos que se muestran fuertes y desafiantes frente al peligro, los que enfrentan las adversidades con entereza y sin doblegarse".

No se trata de sentir miedo, sino de atreverse a pesar de él.

Comentario: Puede leer también:


Bullseye

A veces los psicólogos hacen más mal que bien: la farsa del "autoestima" y la obsesión por aumentarla artificialmente

Con cierta frecuencia, al empezar una conversación (terapéutica o no), las personas me dicen: "Ah, ¿psicólogo? ¡Yo no creo en los psicólogos!"

Tienen toda la razón. Yo tampoco creería, visto lo visto. Pues me parece a veces que los psicólogos creamos más sufrimiento del que intentamos evitar.

abrazo corazón
© Desconocido
Un ejemplo célebre es Freud, cuyas audaces ideas del primer cuarto del S. XX se convirtieron en dogmáticas "certezas" en el segundo cuarto. Por ejemplo, que los recuerdos dolorosos "se reprimen inconscientemente" (falso y peligroso), que las fobias tienen su origen en problemas sexuales (falso y además ridículo), que la curación de un trastorno pasa por "recordar" el "trauma" que lo causó (falso, peligroso y doloroso)... En fin: certezas que todavía hoy circulan en los libros de psicología popular y los especiales televisivos. Certezas que causan problemas y agravan los ya existentes.

Comentario: Lastimosamente, es cierto, muchas veces los psicólogos pueden hacer más mal que bien, y este concepto de "autoestima" es un claro ejemplo de ello. La psicóloga organizacional Tasha Eurich escribe al respecto en su libro Insight: Why We're Not as Self-Aware as We Think, and How Seeing Ourselves Clearly Helps Us Succeed at Work and in Life, contextualizando este movimiento del "autoestima" con lo que llama el "culto a sí mismo" que impera en nuestra sociedad actual. Ella explica cómo desde sus principios, la idea básica detrás de este concepto es la de que no necesitamos realmente hacernos grandiosos, sino simplemente sentirnos grandiosos. Obviamente, tal ilusión no tiene base en una realidad tangible (acciones) y por ende no es viable en el tiempo sin tener que "alimentarla" constantemente (buscar formas artificiales de sentirnos bien), y tampoco genera resultados positivos a largo plazo.

Tasha Eurich incluso menciona una investigación exhaustiva que demostró que "el autoestima no era 'un gran predictor ni causa de casi nada', y menos aún del éxito y la realización personal". Ella añade:
[...] La revisión de Baumeister mostró que las personas con alta autoestima eran más violentas y agresivas. Cuando sus relaciones románticas estaban en problemas, eran más propensos a marcharse, a ser infieles o a participar en otros comportamientos destructivos. También eran más propensos a hacer trampa, beber y consumir drogas. [...]

Aunque han pasado décadas desde que Baumeister y su equipo de investigación descubrieron la falsedad del autoestima, parece que no podemos deshacernos de nuestra obsesión por aumentarla. ¿Por qué? La conclusión, creo, es que es mucho más fácil sentirse maravilloso y especial que volverse maravilloso y especial... Y al igual que en el pueblo ficticio de Garrison Keillor, Lake Wobegon, seguimos alimentando a nuestros hijos con la idea de que son precisamente eso.
Puede leer también:


Butterfly

Aprende a sufrir para sufrir menos

Las personas siempre intentamos construirnos una vida segura y tranquila donde queden excluidos los riesgos y por supuesto, el sufrimiento. Hay quien va más allá de este simple principio y, por miedo a sufrir o a experimentar cualquier emoción negativa, se olvida precisamente de vivir.

sufrimiento
© Desconocido
No hace mucho te hablamos por ejemplo de algo muy común que está ocurriendo hoy en día, personas que tras sufrir un desengaño amoroso, una traición o una pérdida, elige incluso el "no volver a enamorarse". Se cierra puertas y, en cierto modo prescinde el vivir una parte de esa vida tan importante para el ser humano. Pero ahora bien, cada uno de nosotros somos libres para tomar nuestras propias decisiones y el modo en que deseamos pasar nuestros días, sin ser juzgados o criticados. Con esto, solo queremos dejar claro un aspecto. No podemos aislarnos del sufrimiento, es casi imposible. No podemos introducirnos en una pompa de jabón esperando que el viento o los elementos no rompan jamás esa débil protección. Tarde o temprano nos llegará una desilusión, por pequeña que sea. O una traición, con todas sus consecuencias. Una pérdida e incluso una enfermedad.. El sufrimiento forma parte del ser humano, y como tal, debemos saberlo afrontar.

Comentario: Más allá de gestionarlo, lo que podemos hacer es darle sentido al sufrimiento aprendiendo las lecciones que nos puede enseñar. Vea también:


Hearts

"El amor maduro significa la unión a condición de preservar la propia integridad"

"En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos", escribió el psicólogo Erich Fromm refiriéndose a la necesidad de poner en común pero, a la vez, mantener la individualidad en la relación de pareja.

pareja abrazada
© Desconocido
El poeta y filósofo Kahlil Gibran añadió: "Amaos, pero no convirtáis el amor en una prisión. Es mejor que sea un mar que se mueve entre las orillas de sus almas".

Por desgracia, a menudo experimentamos un amor posesivo que termina auto destruyéndose. El deseo de poseer y controlar al otro termina quemando el oxígeno psicológico que toda relación necesita para sobrevivir.

Cuando el amor no permite crecer, sino que demanda el sacrificio de la identidad en el altar del "nosotros", no es amor sino posesión. Y está condenado al fracaso, o a la insatisfacción permanente de quienes se quedan atrapados en esa red.

Comentario: Si bien es cierto que debemos, ante todo, respetar y valorar la integridad e individualidad de las personas que nos son cercanas, también debemos aprender cómo acercarnos y comunicarnos con ellas, sin que eso signifique renunciar a nuestra individualidad y establecer lo que sería una relación de dependencia.

Al respecto, recomendamos leer también:


Brain

Recuerdos e historias que nos contamos a nosotros mismos: ¿Es realmente confiable nuestra memoria?

La humanidad, de algún modo, se sustenta en los recuerdos y relatos que nos contamos unos a otros, aunque la investigación nos demuestra una y otra vez que nuestra memoria no es el más confiable de los recursos. Aún así, probablemente sea el que siempre tendremos para construir nuestras narrativas.

memoria
Probablemente nuestra memoria no sea tan buena como creemos. Los humanos confiamos en nuestros recuerdos para compartir historias con amigos, aprender de nuestras experiencias o dar testimonio. También para cosas tan importantes como crear un sentido de la identidad personal.

Sin embargo, la evidencia muestra que nuestra memoria no es tan consistente como quisiéramos. Peor aún, sin siquiera darnos cuenta, a menudo somos culpables de cambiar los hechos y agregar detalles falsos a nuestros recuerdos.

Comentario: Puede leer también:


2 + 2 = 4

El sistema educativo como herramienta de control del pensamiento

Sociedad gris en la que vivimos; sociedad alienada, robotizada. Cualquiera que vaya un poco más allá de las apariencias puede percibirlo. El sistema ha ganado, o al menos gana de momento. El sistema ha anulado en las personas la capacidad de crítica, la capacidad de reflexión, y si nada cambia la sociedad está perdida.

Gender education in School
© TheFreeThoughtProject.com
¿Por qué? Esta es la pregunta más básica que uno puede hacer, pero la aniquilación de la reflexión llega ya a tal extremo que escuchar hoy en día un "por qué" se antoja tarea complicada. La sociedad no hace preguntas, los individuos no se preguntan, no van más allá, no exploran posibilidades ni mucho menos las conciben en sus mentes, simplemente aceptan.

Pero nada es por casualidad y esta aniquilación del pensamiento viene de lejos, viene ya del sistema educativo empezando, cómo no, por la escuela.

Red Pill

Vivir fuera del Matrix

Cuando uno ve la exitosa película Matrix no puede sino encontrar paralelismos con nuestra realidad actual. Como sabemos, allí se describe un mundo en el que los humanos están conectados a máquinas, las cuales les hacen vivir una vida ficticia, una vida que no es suya. Los humanos crecen y viven en una realidad construida desde el exterior, aunque habrá un grupo de personas que conseguirán averiguar qué está pasando y salir fuera del Matrix. Esta trama es una historia de ciencia ficción pero no dista tanto de lo que es la realidad, en la que una gran parte de la población vive conectada a un programa diseñado desde el exterior por los poderes fácticos.

matrix
Ya desde la tierna infancia se nos adoctrina desde el poder político y económico -el poder fáctico; ya desde bien pronto se nos intenta transmitir una ideología concreta que la persona va a asimilando e incorporando y que finalmente hace suya. Esta ideología inculcada, pero más aún, esta manera de ver la vida y las relaciones humanas determinará la manera de pensar y de actuar de las personas; creyendo, sin embargo, que su pensamiento es autónomo, que nace en ellas mismas. Pero la realidad es que no es un pensamiento propio en tanto que ha sido "introducido" por varios mecanismos, al igual que a los habitantes del Matrix se les hace creer que están viviendo vidas que son suyas. Los mecanismos mediante los cuales se produciría el intento de instaurar un pensamiento único, con la consiguiente eliminación y el bloqueo de todo pensamiento autónomo, serían principalmente los medios de comunicación convencionales y al servicio del poder, pero también un sistema educativo diseñado por las élites y orientado no a hacer volar al pensamiento, sino más bien a cortarle las alas. Y es que en última instancia lo que se pretende es erradicar el pensamiento crítico y la reflexión para a cambio lograr la total aceptación de sus postulados.