Bienvenido a Sott.net
vie, 26 ago 2016
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Hiliter

Ponerle nombre a cada una de tus emociones ayuda a alcanzar la autoconciencia emocional

¿Es lo mismo sentir terror que sentir pánico, histeria o susto? La respuesta es no. Con mucha frecuencia, no sabemos cómo se denominan nuestras emociones. Conocer y comprender los procesos emocionales nos permitirá ser capaces de regular nuestros sentimientos.

© Depositphotos.com/Badahos

¿Sabes poner nombre a cada una de tus emociones?


Las emociones son reacciones ante determinadas situaciones o estímulos.

La intensidad de las emociones varía en función de la evaluación que realicemos sobre dicha situación y su capacidad para afectar nuestro bienestar.

El significado que concedemos a cada situación es lo que permite etiquetar una emoción, en función del dominio del lenguaje, con términos como alegría, tristeza, enfado, entre otros.

Comentario: Recomendamos leer también:


Heart

El impacto de las emociones en el cuerpo

Las emociones son reacciones conductuales, fisiológicas y subjetivas, activadas por una información proveniente del mundo externo y/o interno del individuo.

Estas reacciones pueden ser de rechazo, si vivimos esos estímulos como peligrosos o displacenteros, o bien de atracción, si los vivenciamos como atractivos o placenteros. Podríamos decir que son un sistema de señales que nos impulsan a realizar cambios para emprender alguna acción.

La función fundamental que se les atribuye es la de supervivencia, ya que nos empujan a evitar o luchar contra situaciones nocivas (predadores, comida en mal estado, agresiones...) o aproximarnos a estímulos placenteros (agua, actividad sexual, refugio...).

Comentario: Les invitamos a leer los siguientes artículos:


Book 2

Trauma perdido y encontrado: cómo el trauma familiar heredado da forma a quienes somos

Traducido por el equipo de editores de sott.net en español
El pasado nunca está muerto. Ni siquiera es pasado.

- William Faulkner, Réquiem por una monja
Una característica bien documentada del trauma, que es familiar para muchos, es nuestra incapacidad para articular lo que nos pasa. No sólo perdemos nuestras palabras, sino que algo le ocurre a nuestra memoria también. Durante un incidente traumático, nuestros procesos de pensamiento se vuelven dispersos y desorganizados, de tal manera que ya no reconocemos los recuerdos como pertenecientes al evento original. En su lugar, en nuestro inconsciente se almacenan fragmentos de la memoria de manera dispersa y en forma de imágenes, sensaciones corporales y palabras; y éstas pueden llegar a ser activadas más tarde por cualquier cosa que tenga una remota reminiscencia de la experiencia original. Una vez que se activan, es como si se hubiera presionado un botón invisible de rebobinado, haciendo que recreemos aspectos del trauma original en nuestro día a día. Sin darnos cuenta, podríamos estar reaccionando a determinadas personas, eventos o situaciones en las viejas formas que no son familiares y que se hacen eco del pasado.

Sigmund Freud identificó este patrón hace más de cien años. La repetición traumática, o "compulsión a la repetición", como Freud lo acuñó, es un intento del inconsciente de reproducir lo que no se ha resuelto para que podamos "hacer las cosas bien". Este impulso inconsciente de revivir eventos pasados podría ser uno de los mecanismos que intervienen cuando las familias repiten los traumas no resueltos en las generaciones futuras.

El contemporáneo de Freud, Carl Jung, también creía que lo que queda inconsciente no se disuelve, sino que vuelve a surgir en nuestras vidas como destino o fortuna. "Lo que no emerge como Consciencia", dijo, "vuelve como Destino". En otras palabras, es probable que sigamos repitiendo los patrones inconscientes hasta que los traigamos a la luz de la consciencia. Tanto Jung y Freud observaron que todo lo que es demasiado difícil de procesar no se desvanece por sí solo, sino que se almacena en nuestro inconsciente.

Freud y Jung observaron cómo ciertos fragmentos de la experiencia de vida que fueron previamente bloqueados, suprimidos o reprimidos aparecían en las palabras, los gestos y comportamientos de sus pacientes. Durante las décadas siguientes, los terapeutas verían indicios tales como los lapsus, los patrones de accidentes, o las imágenes de los sueños como mensajeros que iluminan las regiones inefables e impensables de las vidas de sus clientes.

Comentario: Puede leer también:


Question

¿Es posible que el déjà vu sea el recuerdo de una vivencia en un universo paralelo? (vídeo)

El destacado físico estadounidense Michio Kaku señala que el déjà vu en realidad podría ser el recuerdo de alguna vivencia en una dimensión paralela, a la que accedemos cuando nuestros átomos vibran a una frecuencia particular.
¿El Aleph? -repetí.

-Sí, el lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistos desde todos los ángulos. A nadie revelé mi descubrimiento, pero volví.

Fragmento de "El Aleph", de Jorge Luis Borges
Por un lado la psicología define el déjà vu como una suerte de falseamiento de la memoria que sucede cuando el cerebro no ha terminado de edificar su percepción total consciente sobre una experiencia. Cuando ello ocurre, esta percepción "falsa" se traduce en una sensación también ficticia de familiaridad. Sin embargo, para la física cuántica puede significar un recuerdo de un momento en el que nuestras vibraciones encuentran otra frecuencia y nos permiten viajar en otra dimensión. Eso: el déjà vu, según el físico teórico estadounidense Michio Kaku, destacado especialista de la teoría de campo de cuerdas (una de las ramas de la teoría de cuerdas), podría ser en realidad el recuerdo de alguna vivencia en una dimensión que no es esta.

En este video (transcrito por completo para esta nota) Kaku nos expone claramente, con el ejemplo de la radio propuesto por Steve Weinberg, el físico estadounidense ganador del Nobel (junto a Abdus Salam y Sheldon Lee Glashow) en 1979, cómo todas las frecuencias se encuentran vibrando al mismo tiempo en todos lados; sin embargo, habría que encontrar esa vibración única (tal vez la buscada por los monjes zen) que nos haga ser junto con todas las demás cosas, ser todas las cosas, poder dejar de ser uno y comenzar a ser todo.

Comentario: Vea también: El misterio del Déjà Vu: la explicación alternativa y poco conocida de la ciencia


Roses

El juego en exteriores ayuda a los niños a desarrollar habilidades emocionales

Las campañas de promoción de la actividad física para niños deberían estar centradas en promover el juego en exteriores, señalan expertos escoceses. El juego al aire libre promueve habilidades sociales y emocionales en niños, además de reducir la obesidad y el sedentarismo. Ya se había demostrado, además, que jugar al aire libre puede prevenir la miopía en los más pequeños.

© Desconocido
Los programas o campañas de promoción de la actividad física y de reducción de la obesidad infantil deberían centrarse más en juegos al aire libre, indica un nuevo estudio liderado por la Universidad de Strathclyde, en Escocia.

El estudio, recogido en el Informe de Actividad de Niños Saludables de Escocia en 2016 (The Active Healthy Kids Scotland Report Card, en inglés) que editan anualmente las organizaciones Active Healthy Kids Scotland y The Robertson Trust, indica que los niveles de actividad física de los niños siguen por debajo de los niveles recomendados; y que además los niños siguen pasando mucho más de las dos horas recomendadas diarias frente a una pantalla, ambas situaciones extrapolables a los niños de muchas otras partes de Europa.

Los investigadores escoceses recomiendan que para paliar este déficit de actividad física y este exceso de pantallas se siga la siguiente estrategia: aumentar la actividad física de los más pequeños en actividades al aire libre, algo que los niños pueden hacer los 365 días del año.

Comentario: Recomendamos leer también:


Bullseye

Proponerse metas es toda una ciencia, te damos consejos para aprenderla

© Desconocido
Cada nuevo comienzo nos inspira a proponernos metas personales (antiguas o nuevas) que anhelamos fervorosamente alcanzar... al menos durante esos cinco minutos en que nos colma el entusiasmo de empezar "con el pie derecho", y durante los cuales estamos seguros de que (¡esta vez sí!) lo vamos a lograr (aunque el año pasado hayamos abandonado un par de semanas después de tomar la decisión).

Pero, ¿y si esta vez pudiera ser realmente distinta?

Las investigaciones muestran que cuando las personas deciden cambiar, inmediatamente se siente más seguras, en control y optimistas. El problema se presenta cuando son víctimas del "síndrome de la falsa esperanza", sostiene Kelly McGonigal, psicóloga de la Universidad de Stanford, conferencista en la Escuela de Graduados de Negocios y profesora en el Centro de Investigación sobre Compasión y Altruismo de la Universidad de Stanford.

El "síndrome de la falsa esperanza" es un término utilizado por los psicólogos para describir el ciclo de: 1) prometer cambiar, 2) sorprenderse por lo difícil que es, y 3) rendirse. Y todo porque el proceso real de cambio no provee el mismo empujón emocional que la resolución inicial.

Comentario: Recomendamos leer también:


Bulb

¿Es la autocompasión más importante que la autoestima?

Traducción para Psyciencia por Fabián Maero.
Cada tanto revisamos algunos tópicos vinculados con Terapia de Aceptación y Compromiso y compasión. Hoy les traemos un artículo sobre el tema, escrito por Steven Hayes, uno de los co-creadores de Terapia de Aceptación y Compromiso, publicado en The Huffington Post y traducido por su seguro servidor.
© Enpositivo
¿Es la autocompasión más importante que la autoestima?

¿Es importante quererse a uno mismo? Pareciera que eso depende de cómo lo hagas.

Pocos conceptos en la psicología popular han recibido más atención a lo largo de las últimas décadas que el de autoestima y su importancia en el éxito en la vida y la salud mental a largo plazo. Por supuesto, gran parte de esta discusión se ha centrado en los jóvenes, y cómo las familias, padres, maestros, entrenadores y mentores pueden proporcionar un entorno psicológico adecuado para ayudarles a convertirse en adultos maduros, mentalmente estables.

Las investigaciones muestran que la baja autoestima correlaciona con peores resultados de salud mental en general1, mayor probabilidad de intentos de suicidio2, y dificultad en desarrollo de relaciones sociales saludables3. Las investigaciones también muestran que tratar de elevar la baja autoestima de manera artificial genera su propio conjunto de problemas, entre ellas la tendencia hacia el narcisismo, conductas antisociales4, y el evitar actividades desafiantes que puedan poner en peligro el concepto de sí mismo.5

Esta división en las investigaciones ha dado lugar a una división entre los psicólogos sobre qué tan importante es la autoestima, si es o no es útil ayudar a las personas a mejorar su autoestima, y cuáles son las mejores prácticas para lograr eso.

Por un lado, hay personas que creen que la mejora de la autoestima es de suma importancia. En el otro lado de la valla están los que se sienten todo el concepto de autoestima está sobrevalorado y que es más importante desarrollar percepciones realistas sobre uno mismo.

Pero ¿y si hubiéramos estado haciendo las preguntas equivocadas desde el principio? ¿Y si la discusión sobre la autoestima es como el proverbial dedo apuntando a la luna?

Nuevas investigaciones sugieren que este podría ser el caso, y que un nuevo concepto - la auto-compasión - podría ser mucho más importante que la autoestima cuando se trata de salud mental y éxito a largo plazo.

Comentario: Vea también:


Music

Los cosquilleos que te produce la música y su relación con la personalidad

© Desconocido
Muchos de nosotros conocemos ese cosquilleo o escalofrío que sentimos cuando escuchamos una música, vemos una película emotiva o una obra de arte que nos llega hasta el fondo de nuestro ser. Es una sensación difícil de explicar que empieza como un leve cosquilleo en la espalda o cuello, y se dispersa a través nuestra cabeza, hombros, brazos, hasta llegar a todo nuestro cuerpo. Es una sensacion emocionante y agradable que nos hace recodar vivencias y experiencias importantes de nuestra vida.

Algunas personas son más propensas que otras a experimentar esas sensaciones. Los investigadores han querido explorar el porqué y una nueva investigación del Psychology Of Music, parece haber encontrado una explicación.

Según sus hallazgos, las personas que son más abiertas las experiencias y a la fantasía, tienen más probabilidades de experimentar los cosquilleos al escuchar música.

Comentario: Recomendamos leer también:


Toys

​Los niños están hechos para vivir, no para ser competitivos


Algunas personas, cuando atraviesan
crisis existenciales, vuelven la mirada hacia el modo en el que los niños viven la vida. No es de extrañar; la creatividad, la espontaneidad con la que descubren las maneras más simples y honestas de actuar en cada momento, la mirada limpia de prejuicios... parecen ser una característica de la que gozamos durante los primeros años.

Lo que pasa con este espíritu infantil es, hasta cierto punto, un misterio. No se puede asegurar con firmeza y total seguridad qué es lo que hace que poco a poco se vaya apagando esa llama infantil que una vez hubo en nosotros. Sin embargo, en ciertos aspectos no es difícil imaginar posibles motivos que expliquen qué es lo que mata la infancia de las personas, o que esta abandono nuestro estilo de vida a marchas forzadas. No es un proceso biológico, sino aprendido y cultural: el espíritu competitivo y el estrés que genera.

Comentario: Recomendamos leer los siguientes artículos relacionados:



Compass

10 hábitos diarios que mejoran tu equilibrio emocional

© Desconocido
Tu bienestar psicológico puede mejorar notablemente con estos sencillos consejos.

Durante muchos años, se había considerado el concepto de salud como la ausencia de enfermedad. Pero la Organización Mundial de la Salud(OMS), a mitad del siglo XX, la definió no solamente como la no presencia de enfermedades, sino como un estado holístico de bienestar en el que se incluyen: bienestar físico, social y mental.

El benestar mental incluye el bienestar emocional, que consiste en la capacidad de manejar las emociones. Esto no quiere decir que se deban reprimir éstas, sino todo lo contrario. Reconocerlas y aceptarlas, y sentirse cómodo cuando se manifiestan las emociones desagradables, es sinónimo de equilibrio emocional.

Quererse a uno mismo, mostrarse flexibles ante el cambio, y resolver los conflictos y las tensiones con los demás, nos ayudan a mantener el equilibrio emocional y a disfrutar de la vida plenamente.

La voluntad es clave en el equilibrio emocional

En el mundo en que vivimos, mantener el equilibrio emocional puede no ser siempre una tarea fácil, porque la sociedad es altamente competitiva, lo que puede causar un gran desgaste psicológico. Además, los cambios producidos en los últimos lustros (como la presencia de nuevas tecnologías en nuestras vidas) no ayudan a vivir y disfrutar del momento presente, ni ayudan a encontrarnos con nosotros mismos. Siempre estamos pendientes de ser lo que los demás quieran que seamos. Esto perjudica el bienestar mental y, por tanto, el bienestar físico y social.

Encontrarse con uno mismo es una prioridad para el equilibrio emocional, y en muchas ocasiones esto requiere voluntad. Además, para mantener el equilibrio emocional es positivo adoptar una serie de hábitos que te permitan estar conectado contigo mismo. Cuando te tomas tu tiempo para sanear tu espacio mental, evitas la fatiga emocional.

Estos hábitos te ayudan a estar en armonía con tu interior y con tu entorno.

Comentario: Le invitamos a conocer la técnica de respiración y meditación Éiriú Eolas, la cual puede ayudarle a focalizar la atención entre otros beneficios como:
  • Control instantáneo del stress en situaciones que requieren un alto consumo de energía
  • Desintoxicación del cuerpo, lo cual lleva a aliviar el dolor
  • Relajación y un trabajo suave con traumas psicológicos y el pasado emocional
  • Regeneración y rejuvenecemiento del cuerpo y la mente
Vea también: