Bienvenido a Sott.net
mie, 27 jul 2016
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Alarm Clock

Memoria y tiempo: ¿Hay una relación entre la edad, la memoria y la velocidad del tiempo?

Siempre nos ha fascinado la memoria. La idea de recordar o no las cosas que nos pasan en la vida. ¿Por qué no recordamos nada de lo que pasó antes de cumplir los tres años? ¿Por qué nos cuesta tanto recordar una fecha? ¿Por qué los olores nos traen tantos recuerdos? Cuantas veces hemos dicho: ¿Lo habremos soñado? El déjá vu muchas veces nos desconcierta. A veces nos pasan cosas por nuestra cabeza que quizá nunca sucedieron, pero que sin embargo estamos convencidos que han pasado. ¿Por qué la vida se acelera cuando nos hacemos mayores?

© Google
Memoria y tiempo

Comentario: Puede seguir leyendo:


Roses

Viktor Frankl, la felicidad como apertura hacia los demás y el olvido de sí mismo

© Santiago Salvador
1.- La tendencia natural de la apertura

En diversos apartados de sus obras, V. Frankl, al analizar la estructura del ser humano, afirmará, siguiendo la línea de los pensadores clásicos, que está "diseñada" y concebida, tanto desde su dimensión físico-biológica, como desde su dimensión psico-racional, para abrirse al mundo de su entorno y relacionarse con los demás. Una actitud de apertura hacia los otros "tús" humanos que no requiere para su ejercicio ninguna especie de añadidura artificial y forzada, puesto que esta actitud responde a las exigencias más propias e íntimas de la persona, Frankl es consciente además, que son diversos los pensadores y psicólogos en el S. XX, que refrendan esta aspecto esencial de nuestra naturaleza, proyectada por su trascendencia, más allá de sí mismo:
Es propio de la naturaleza humana que sea abierta al mundo y a las cosas. En esto coinciden Max Scheler, Gehlen Portman y Allport. Su esencia yace en su autotrascendencia(1)
En estas épocas estresantes e hiperactivas en la que en el que está inmersa gran parte de la sociedad occidental, son numerosas las personas que sepultadas en el ruidoso fragor de sus múltiples actividades, buscan su propia felicidad y autorrealización, en la confirmación exitosa de sus logros profesionales, en el disfrute de sus placeres sensibles o en la aceptación social de su cuidada y edulcorada imagen externa. Se incrementan sin cesar, las instituciones y clínicas médicas, arropadas por insistentes mensajes publicitarios, que nos ofrecen, si seguimos dócilmente sus instrucciones, hermosos y estilizados cuerpos para adquirir un "look" personal, que se ajuste a los criterios dictatoriales de la "moda" imperante. Frankl, invirtiendo este orden de valores, sostendrá que la soñada autorealización y la plenitud existencial del ser humano, como preámbulos de la felicidad, no se obtiene poniendo un espejo de contención frente al mundo exterior para sestear en nuestra propia y narcisista imagen refractaria, sino que se obtiene en la medida que nos entregamos a los demás y nos olvidamos de nosotros mismos. Así lo describe en diversos párrafos de su obra El Hombre Doliente:
El ser humano se realiza a sí mismo en la medida que se trasciende. Sólo es plenamente cuando se deshace por algo o se entrega a otro y se olvida de sí mismo (2)

Comentario: Quizás podríamos decir que es importante un balance de la auto-observación, y que la misma se base en el desarrollo de una consciencia de uno mismo que está por encima de nuestras múltiples identificaciones, narrativas, expectativas y falsas ideas de nosotros mismos. Una tarea que sin duda resulta bastante difícil, claro, pero que no por eso deja de ser en sí misma una forma de trascenderse a uno mismo para poder, quizás, llegar a servir mejor a los demás. En otras palabras, la auto-observación debe estar enmarcada en el objetivo de servicio a los demás y auto-trascendencia para que realmente rinda los frutos que llevan a la auto-realización y el desarrollo humano.

Recomendamos leer:


Arrow Up

Una perspectiva existencial de la ansiedad ¿La medicalización de la ansiedad ha legitimado el vivir sin valentía?

© Pexels
Søren Kierkegaard dijo que la "ansiedad es el riesgo de la libertad... Aquel que aprende a vivir con la ansiedad de manera adecuada, ha aprendido lo último." Martin Heidegger creía que era un síntoma natural de cualquiera que vive una vida auténtica, ser consciente de su propia mortalidad y así vivir con propósito y convicción.

Una perspectiva existencial de la ansiedad es considerarla como algo que todas las personas inevitablemente experimentamos; parte de las reacciones corporales a los cambios cotidianos de la vida. Desafiarnos a nosotros mismos a crecer crea inevitablemente ansiedad. Tus metas deberían ponerte ansioso, de lo contrario no son lo suficientemente grandes.

Por supuesto, no es tan simple como decir sencillamente "sigue adelante." Las personas que sufren de ansiedad necesitan ayuda para sobrellevar lo que puede convertirse en una gran fuerza destructiva en sus vidas. Sin embargo, el aspecto más crucial de un acercamiento existencialista a la ansiedad es el reconocimiento de nuestra libertad para elegir confrontarla.

Pero primero, el problema: Tenemos una situación donde millones de personas (casi 7 millones en Estados Unidos solamente) son diagnosticadas con Trastorno de Ansiedad Generalizada y consumen pastillas para tratarlo. Estas personas terminan ligeramente menos ansiosas pero igual de perdidas. El tratamiento no llega al corazón de la cuestión.

En psicoterapia existencial se hace una clara distinción entre la ansiedad existencial normal y la ansiedad neurótica. Es el diagnóstico erróneo de la primera como un "trastorno" lo que lleva a esta tendencia social preocupante donde las personas no toman resposabilidad por sus elecciones y acciones.

Comentario: Recomendamos leer también: Y no se pierda los enfoques SOTT:


Hearts

Los beneficios de ser agradecidos

Las emociones son parte de nuestra vida y ser agradecidos despierta aquellas que se denominan positivas, y hacen que nuestro cerebro libere neurotransmisores asociados al placer. Se dice que una persona agradecida es feliz y la ciencia ahora demuestra que un mejor estado de ánimo contribuye a la salud de toda nuestra UCCM (unidad cuerpo cerebro mente).

© Desconocido
Dar las gracias puede parecer algo banal. Sin embargo, no lo es ya que cuando lo hacemos significa que estamos valorando un gesto o una acción y eso es lo que nos lleva a sentirnos con un mejor estado de ánimo.

Durante los últimos años las emociones han cobrado reconocimiento y notoriedad, y la gratitud es hoy una emoción en la que los científicos están interesados, ya que diversos estudios demuestran que su relación con nuestra salud es muy amplia.

Desde mis inicios como médico el estado emocional de las personas a quienes atendía llamaba mi atención; siempre me parecía que el mismo marcaba una diferencia en el curso del tratamiento y que por ello una comunicación humana y contenedora era fundamental.

Investigadores de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, siguieron la evolución de un grupo de 186 personas, mujeres y hombres, con insuficiencia cardíaca asintomática conocida como etapa B. En esta instancia de la enfermedad los pacientes pueden ver afectado estructuralmente su corazón, pero no presentan síntomas como fatiga, cansancio o falta de aire. Es un momento crucial para tratarlos y evitar que pasen a la etapa C, en donde los riesgos son mucho mayores. Los profesionales encontraron que aquellos individuos que eran más agradecidos y podían ver los aspectos positivos de la vida, tenían, pese a su afección, una mejor salud cardiovascular.

Comentario: Recomendamos leer también:


Binoculars

Cómo detectar a un narcisista con una simple pregunta

Hay personas que parecen mostrarse solidarias, que comparten sus preocupaciones, sus ilusiones, sus miedos con los amigos. Como si se tratara de una apertura emocional ante sus más queridos. Sin embargo, lo que esconden es una necesidad enorme por hablar de sí mismos. Un deseo incesante de poner las inquietudes propias por delante de las de los demás. Un verdadero narcisista.
Entonces,¿Hay alguna manera de poder reconocer a un egocéntrico en un abrir y cerrar de ojos? La ciencia parece haber encontrado la solución ante ese dilema. Un estudio de la Universidad de Princeton reveló que es posible identificar ese trastorno de personalidad con una simple pregunta: ¿Vos sos un narcisista?

"El narcisista no hace otra cosa que vivir de la mirada y la opinión de los demás. Así es como construye su propia identidad. Por eso, no puede permitir que se habla de otra cosa que de sus experiencias personales. Sin importar el entorno, la gente que lo acompañe, ni el momento", detalló a Infobae el psicólogo Mariano Pisani.

Comentario:
Artículos relacionados:



Roses

La Logoterapia: breve reseña de una psicoterapia centrada en el sentido

Publicado en el Volumen 54, N° 2 de Acta Psiquiátrica y Psicológica de América Latina

La logoterapia es una escuela de psicoterapia fundada por el Dr. Viktor Frankl, psiquiatra vienés, quien a la salida del campo de concentración nazi difunde y universaliza esta teoría y práctica terapéutica. La logoterapia considera que la principal fuerza motivacional del ser humano es la búsqueda de sentido, la cual se concreta a través de valores de creación, de experiencia y de actitud. La logoterapia explicita una antropología multidimensional, biospicosocioespiritual, donde la dimensión espiritual es considerada la fundante de la realidad humana. La "Tercera escuela vienesa de psicoterapia", nombre con el que también se designa a la escuela Frankleana, asume una actitud dialóguica con otras escuelas de psicoterapia y con otras disciplinas, apoyando su quehacer en un diálogo transdisciplinario genuino. En el presente artículo se desarrollarán brevemente los lineamientos más importantes de esta escuela de psicoterapia.

© Desconocido
El análisis existencial surge como propuesta terapéutica en los primeros decenios del siglo XX, inspirado en la corriente filosófica conocida como existencialismo.

El existencialismo tiene su origen en el pensador danés Soren Kierkegaard, toma impulso luego de la Primera Guerra Mundial y alcanza su máximo desarrollo en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

El concepto central del existencialismo es la existencia, (en contraposición a la esencia), entendida como el modo de ser propio del ser humano. Existir es un estar en el mundo, un saberse en relación con las cosas y con otros existentes, un estar abierto a posibilidades. Para esta corriente de pensamiento el que haya posibilidades coloca al hombre de cara a su libertad a partir de la cual elije y se construye. Pero si ha de construirse a si mismo en una vida cuya finitud se le plantea de antemano deberá asumir responsabilidades por sus elecciones. En relación a la triada responsabilidad, libertad, elección aparece la angustia como señal que marca la precariedad y contingencia de lo humano.

Clásicamente se ha dividido al existencialismo en tres grandes corrientes representadas por otros tantos pensadores. Un existencialismo ateo representado por Jean Paul Sartre, un existencialismo judeo cristiano representado por Kierkegaard, Buber Marcel, Maritain y un existencialismo agnóstico para el cual la pregunta por la existencia de Dios no es relevante para la existencia humana (Heidegger, Camus). El existencialismo se vio enriquecido con la fenomenología de Edmundo Husserl que le aportó una metodología de investigación.

Apoyado en este enfoque filosófico, aparece durante la primera mitad del siglo XX el análisis existencial, que intenta trasladar los conceptos filosóficos del existencialismo al plano de su aplicación psicoterapéutica, intentando al mismo tiempo tomar distancia del psicoanálisis freudiano. Ludwig Biswanger y Medard Boss son pioneros en este trabajo que alcanza a nuestro entender su máximo desarrollo con la logoterapia de Viktor Frankl.

En su libro: "El Hombre doliente" Frankl dice textualmente:
"Eso que nosotros hemos denominado logoterapia pretende introducir el logos en la psicoterapia, y eso que nosotros hemos denominado análisis existencial pretende introducir la existencia en la psicoterapia" y agrega mas adelante : "La reflexión psicoterapéutica sobre el logos equivale a la reflexión sobre el sentido y los valores. La reflexión psicoterapéutica acerca de la existencia supone reflexión sobre la libertad y la responsabilidad".

V.Frankl: El Hombre Doliente. Ed Herder, pag 210,211.

Comentario: Recomendamos leer también: Le invitamos a ver también nuestro programa de SOTT Network en español: Miedo, sufrimiento y el mundo postimperialista ¿dónde está la esperanza?




Family

Hijos perfectos, niños tristes: la presión de la exigencia

Los hijos perfectos no siempre saben sonreír, ni conocen el sonido de la felicidad: temen cometer errores y nunca alcanzan las elevadas expectativas que tienen sus padres.
Su educación no está basada en la libertad ni en el reconocimiento, sino en la autoridad de una voz estricta y demandante.

En la actualidad, la depresión en adolescentes es un problema muy grave, y muchas veces radica en la exigencia desmedida por parte de los padres. Resultando una posible falta de autoestima, ansiedad y un elevado malestar emocional.

Algo que debemos tener en cuenta es que esa exigencia en la infancia deja su huella irreversible en el cerebro adulto: nunca nos vemos lo bastante competentes, ni somos lo bastante perfectos en base a esos ideales que nos inculcaron. Es necesario romper ese vínculo limitante que conspira con nuestra capacidad de ser felices.

Comentario: No se pierda nuestra Entrevista a Aleta Edwards: Sanando las heridas de la vergüenza y el perfeccionismo - SRN en español (vídeo)

© Sott.net



Life Preserver

La capacidad para tolerar el malestar es uno de los factores que potencian la felicidad

Sentirse mal es algo que no gusta. Dependiendo de cada persona la capacidad para tolerar el malestar es diferente. Hay malestares que objetivamente son más bloqueantes que otros. El malestar está presente en muchas de las situaciones que afrontamos en la vida: por la muerte de alguien querido, por un despido, por una enfermedad y sus síntomas asociados, por una ruptura de pareja, por lo que se tarda en aprender algo, lo que se tarda en montar un mueble de Ikea, hacer una cola o lo que tarda una cafetera en calentarse para poder preparar una café.

Para mi la tendencia a sentirse frustrado y no tolerar el malestar, está en función de las expectativas que generamos con respecto a lo que podemos y debemos conseguir en un determinado tiempo y por medio de un esfuerzo concreto. Las personas que desajustan sus expectativas son especialmente vulnerables. Tienden a sentirse mal con mucha frecuencia o se desgastan más de lo necesario.

Ser capaz de tolerar el malestar es una característica que nos puede proteger ante las presiones que recibimos en el día a día. El concepto que usamos en psicología es el de que nos hace más resilientes. Hay que entender que el hecho de que algunas personas manejen mejor que otras la presión cotidiana no es casual. Se debe a la resiliencia de cada persona. Las diferencias que se producen entre individuos a la hora de tolerar el malestar, son consecuencia de la educación, de las experiencias personales, de la capacidad para evitar las amenazas, de los éxitos o fracasos al afrontar algunos miedos...

Aquellos que no son capaces de afrontar bien las sensaciones de malestar suelen pensar o expresar frases como: "Si algo me hace sentir mal y no lo estoy resolviendo es que lo estoy haciendo mal". "Algo no estoy haciendo para que me sienta calmado". Es decir, buscan soluciones que tengan un efecto inmediato sobre la sensación de calma. En este sentido las personas inquietas, nerviosas e impacientes suelen ser más vulnerables al tolerar peor el malestar.

Comentario: Es muy importante reconocer que hay malestares útiles y no útiles, como plantea el artículo, y que muchas veces permanecemos en el malestar inútil porque este resulta más cómodo que afrontar el verdadero malestar que podría sernos útil. Aprender a tolerar los sentimientos de malestar, no tiene que ver con mantener esa sensación incómoda y resignarse a la misma, sino más bien con la aceptación de las cosas como son, lo que, en última instancia, es lo único que puede darnos una visión realista para saber qué podemos hacer para estar mejor. En este proceso lo transformamos en algo útil que sirve como motivación para el aprendizaje y el desarrollo personal.

Recomendamos leer también: Un buen ejemplo de filosofía nos enseña a afrontar las adversidades y hacernos aumentar la resiliencia es la filosofía estoica, vea:


Snakes in Suits

¿Conoces a algún psicópata? Doce señales no verbales para identificarlos

Está muy instaurado en nuestra sociedad la creencia (errónea) de que el psicópata es aquel ser despiadado que ha cometido con sus manos crímenes horribles y vive marginado, agazapado en la oscuridad, sin integrarse en la actividad diaria de los seres humanos... y nada más lejos de la realidad.
Desde luego se relaciona con la delincuencia (véase el análisis de Bretón) pero lo cierto es que la psicopatía no llega a ser una enfermedad mental, es un trastorno antisocial de la personalidad que se caracteriza, sobre todo, por la falta de sentimientos (anestesia afectiva), ausencia de empatía, culpa o miedo, son seres muy egoístas, fríos y manipuladores, no sienten pero sí que 'simulan' muy bien ciertas emociones para conseguir sus objetivos. Pero estas personas no siempre son delincuentes, existen los 'psicópatas exitosos', que pueden vivir en tu mismo edificio, ser tu jefe, gobernar un país o venderte un coche, están entre nosotros.

Comentario: Nos vienen muchos políticos a la cabeza.


Cell Phone

Estudio: Adolescentes y la adicción al celular

Según un nuevo estudio, la mitad de los adolescentes en Estados Unidos son adictos a sus teléfonos móviles. La mayoría de los jóvenes revisan los aparatos al menos una vez por hora y sienten la presión de responder inmediatamente a mensajes.

© Daily Mail/Diarioecologia.com
De acuerdo a la empresa sin fines de lucro Common Sense Media, el 59% de los padres con hijos entre los 12 y los 18 años, dicen que los muchachos son adictos a sus teléfonos celulares. 1.240 padres y jóvenes fueron consultados por la empresa.

Comentario: Vea más sobre los efectos de la tecnología en los siguientes artículos: