restaurante Sauvage de Berlín
© Reforma
Sauvage ofrece ensaladas aderezadas con aceitunas frescas, alcaparras y nueces de pino.
Crear una máquina del tiempo que le permita viajar a la Edad de Piedra para degustar los deliciosos platillos que preparaban los hombres de las cavernas ya será necesario gracias al restaurante Sauvage de Berlín, Alemania, que pone al alcance de sus comensales el primer menú prehistórico del mundo.

De acuerdo con Boris Leite-Poco, propietario de Sauvage, la cocina paleolítica o prehistórica es una tendencia alimenticia que ha tomado fuerza en todo el mundo por ofrecer dietas más sanas y grandes propiedades nutrimentales.

Los ingredientes básicos de la llamada 'paleococina' cuentan entre sus filas a los vegetales frescos, carnes no procesadas, pescados, huevos, aceites vegetales, nueces, semillas y hierbas, cultivados en granjas orgánicas o recolectados de ambientes naturales.

La mayoría de granos y cereales, almidones, lácteos y azúcares no tienen cabida en este estilo culinario, por lo que el restaurante paleolítico no los incluye en su menú.

"La cocina paleolítica se basa en los hábitos alimenticios de nuestros antepasados, sin tratar de imitar la comida del hombre prehistórico.

"Sauvage ofrece una combinación de ingredientes paleolíticos cocidos con métodos tradicionales y presentaciones de vanguardia", detalla el sitio oficial del restaurante.

En su menú, Sauvage ofrece ensaladas aderezadas con aceitunas frescas, alcaparras y nueces de pino, así como salmón ahumado aderezado con hierbas frescas. Para potenciar el sabor de sus preparaciones, los cocineros del local berlinés emplean únicamente aceite de palma, aceite de coco y mantequilla clarificada.

Para Leite-Poco, el trigo y otros granos están diseñados naturalmente para resistir al medio ambiente y no para digerirse por el estómago humano, por lo que panes, pastas y arroces no forman parte del menú, dando al restaurante la categoría de libre de gluten.

Entre los beneficios que ofrece la 'paleococina' al organismo se destacan grandes aportes de energía calórica, reducción de grasas, reconstrucción de la piel, fortalecimiento de dientes y huesos, así como reforzamiento del sistema inmunológico.