La tormenta tropical 'Irina' ha causado la muerte a 72 personas y dejado a 70.000 sin hogar en Madagascar, según la Agencia Nacional de Gestión de Riesgos, a menos dos semanas de que el ciclón 'Giovanna' golpeara este país.

Ciclón Irina
© INGC / afrol News
Ciclón Irina.
'Irina' trajo consigo fuertes lluvias, especialmente en el sureste del territorio, cerca de las ciudades de Mananjary y Manakara, a partir de la tarde del 26 de febrero. Al contrario de 'Giovanna', de cuyo potencial destructivo la mayoría de la gente había sido advertida, 'Irina' tomó en gran medida a la isla del Océano Índico por sorpresa, y destruyó caminos y casas ya debilitados por el primer ciclón.

La mayoría de las víctimas se produjo en la ciudad suroriental de Ifanadiana, donde un alud de lodo cubrió las viviendas y causó un accidente de tráfico con un minibús, ha precisado el organismo oficial, citado por la agencia de noticias humanitarias de Naciones Unidas, IRIN.

'Irina' ha elevado a más de cien la cifra total de muertos por la temporada de ciclones de Madagascar, que por lo general va de enero a marzo.

"Mientras nuestros equipos siguen respondiendo a las necesidades de las personas que se quedaron sin nada después del ciclón 'Giovanna', ahora estamos evaluando también los efectos de 'Irina'", ha dicho el director regional de la organización humanitaria CARE Internacional, John Uniack Davis. Esta ONG presta asistencia de emergencia en las zonas afectadas.

Las tres carreteras principales que conectan la ciudad de Vangaindrano (sudeste) con el resto del país todavía están bajo el agua o el barro, y ha dejado a un equipo de CARE varado, junto con los residentes de la ciudad.

"Muchas casas están inundadas y las personas se refugian en lugares centrales. La población está en gran riesgo de perder sus cultivos, sus medios de subsistencia", ha dicho Davis, y ha añadido que el 90 por ciento de los arrozales de la zona ha estado bajo el agua durante cinco días. El arroz es un alimento básico en Madagascar.

Davis ha indicado que su organización generalmente distribuye alimentos durante una cantidad limitada de tiempo después de un desastre natural, y luego introduce el programa comida por trabajo en el mediano plazo. "Queremos apoyar a las personas para que puedan recuperar su autosuficiencia. El problema es que ya la temporada de arroz está bastante adelantada, por lo que no podríamos salvar la cosecha, incluso utilizando semillas de ciclo corto. Podemos intervenir ayudando a la gente con otro tipo de cultivos", ha explicado.