El problema más grande que afecta a la élite psicopática en su empuje para la dominación global es que los seres humanos normales no quieren guerra. La mayoría de la gente, en su mayor parte, sólo quieren vivir una vida tranquila con su familia y amigos. Entonces, ¿cómo vender algo tan desagradable como la guerra? Existen varias opciones, que pueden utilizarse solas o en combinación:
  1. Hacer que las personas sientan que sus vidas tranquilas y/o sus principales valores están bajo ataque por un enemigo extranjero, por ejemplo, que otros están "amenazando nuestra forma de vida."
  2. Demonizar al gobierno (especialmente a su líder) de un país extranjero, por ser extremadamente cruel y barbárico, por ejemplo, "Saddam/Gaddafi/Assad está matando a su propia gente."
  3. Apelar a los valores humanos de cuidar a los más débiles de la sociedad y destacar que estos grupos están siendo especialmente atacados y abusados, una doctrina llamada RdeP, "la responsabilidad de proteger".
  4. Afirmar que la civilización occidental está bajo amenaza, y que es probable un descenso a la barbarie debido a las hordas extranjeras si ciertos países no son invadidos.
© Unknown
Para aumentar el efecto promocional, a menudo se elige a las mujeres para vender la guerra, siendo el género femenino el que más a menudo se asocia con la crianza, el cuidado, la creatividad, la sociedad civil y la paz. Sin duda, la élite patológica utiliza este hecho con el objetivo de influir en la población general para que apoyen las guerras de conquista. Cuando se venden las guerras al público estadounidense y mundial, ayuda presentarlas como "intervenciones humanitarias" para proteger a las mujeres y los niños. Por supuesto, esto es sólo una narrativa de porquería para obtener el apoyo popular.

Sólo para ser claros, esto no es una caza de brujas, y también se podría compilar una lista más extensa de proxenetas de guerra. Pero espero que esta lista sirva para corregir un sexismo inherente cuando se trata de la guerra: las psicópatas femeninas no obtienen su parte justa de reconocimiento.

Así que aquí está una lista de las mujeres nominadas para ser nombradas arpías de guerra. Observarán que todas tienen una cosa en común, por lo menos una guerra en su haber:
  • Margaret Thatcher (Guerra de las Malvinas)
  • Madeleine Albright ((Yugoslavia, Irak)
  • Hillary Clinton (Haití, Honduras, Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen)
  • Condoleezza Rice (Afganistán, Irak, Somalia)
  • Samantha Power (Siria, Yemen, Ucrania)
  • Susan Rice (República Democrática del Congo, Libia, Siria)
  • Michele Flournoy (Siria)
  • Victoria Nuland (Libia, Ucrania)
  • Kimberly Kagan (Afganistán, Irak)
Otro punto interesante que vincula a todas estas mujeres es que todas son rusofóbicas. Para asegurar que el Complejo Industrial Militar obtenga suficientes contratos, es importante elegir un gran "enemigo", y no sólo un pequeño país, para justificar la enorme transferencia del dinero del contribuyente a los fabricantes de guerra y a los belicistas.

Margaret Thatcher (1925 - 2013)

© Time Magazine
Maggie consiguió su guerra (aparte de su guerra en su país contra la gente común), aunque ella tuvo que ir al otro lado del atlántico para escogerla; contra la Argentina.
Dado que Margaret Thatcher ya no se encuentra entre los vivos, su descripción será breve, no porque no haya sido una grandiosa arpía de guerra, sino porque, para muchas personas de las generaciones más jóvenes, ella es relativamente desconocida. Lo que es interesante en la situación actual, es que incluso en ese entonces, se hicieron acusaciones histéricas en contra de Rusia para espantar a las personas. Es una política de larga data y probada con el tiempo. De Wikipedia:
El 19 de enero de 1976 Thatcher dio un discurso en el Ayuntamiento de Kensington en el que hizo un ataque mordaz contra la Unión Soviética:
Los rusos están empeñados en dominar el mundo y están adquiriendo rápidamente los medios para convertirse en la nación imperial más poderosa que el mundo haya visto. Los hombres de la burocracia política soviética no tienen que preocuparse por el reflujo y el flujo de la opinión pública. Ellos ponen las armas antes de la mantequilla, mientras que nosotros ponemos casi todo antes de las armas. [69]
En respuesta, el periódico del Ministerio de Defensa Soviético, Krasnaya Zvezda (Estrella Roja), la llamó la "Dama de Hierro", un apodo que adoptó con mucho gusto.
Thatcher consiguió su guerra: contra Argentina en las Islas Malvinas. El legado criminal de Margaret Thatcher:
"No fue solamente a los extranjeros a quienes Thatcher declaró la guerra. Armada con sus políticas económicas de privatización, desregulación, liberación del capitalismo financiero, inversión para el relanzamiento económico de los ricos con bonificaciones fiscales subvencionadas por la población trabajadora ordinaria; Thatcher declaró la guerra a los mismos británicos. Emitió su famosa proclamación de que "no había tal cosa como la sociedad" y continuó supervisando una explosión en la brecha entre ricos y pobres, así como la demolición de las condiciones sociales en Gran Bretaña".
El cantante británico Morrissey dijo: "Thatcher era un terror sin un átomo de humanidad:"
"Cada movimiento que hacía estaba cargado de negatividad, destruyó la industria manufacturera británica, odiaba a los mineros, odiaba las artes, odiaba a los combatientes por la libertad irlandeses y les permitió morir, odiaba a los pobres ingleses y no hizo nada en absoluto para ayudarlos, odiaba a Greenpeace y a los proteccionistas del medio ambiente, era la única líder política europea que se oponía a la prohibición del comercio de marfil, no tenía ingenio ni calidez y hasta su propio gabinete la expulsó."
Madeleine Albright (1937-)

© Time Magazine
La Sra. Albright es interesante; ella sirvió como mentora para otras dos arpías de guerra que abordaremos un poco más tarde, a saber, Hillary Clinton y Susan Rice. Albright se convirtió en la embajadora estadounidense ante la ONU en la primera administración de Bill Clinton en febrero de 1993 y, más tarde, en enero de 1997, se convirtió en la primera secretaria de Estado en Estados Unidos. En estas posiciones hizo lo que pudo para aumentar las apuestas. He aquí una breve lista de algunos de sus destructivos logros:
La intervención de la OTAN en Bosnia comenzó en 1992. En 1993, Albright se convirtió en Embajadora de los Estados Unidos en la ONU, donde influyó en la política de los Balcanes.

Colin Powell, presidente del Estado Mayor Conjunto de la época, recuerda que Albright le presionó para enviar tropas a Bosnia en 1992.
"¿Cuál es el punto de tener esta magnífica fuerza militar de la que siempre hablas si no podemos usarla?" dijo ella.
Kosovo

Albright tiene el mérito de animar a Bill Clinton a participar con unos pocos bombardeos para animar a Slobodan Milošević a firmar el acuerdo de paz de Rambouillet.

La OTAN bombardeó Yugoslavia por 78 días, siguiendo las acusaciones de que Milošević estaba haciendo una limpieza étnica de los albaneses en Kosovo.
El fallecido Milošević, de hecho, fue exonerado de todos los cargos contra él de manera silenciada por el Tribunal de La Haya en 2016, pero para cuando la verdad salió a la luz, Yugoslavia ya hacía mucho tiempo que había desaparecido y había sido dividida en siete países más manejables y explotables. Uno de esos beneficiarios, la empresa de gestión financiera de Albright, participó en la privatización de la empresa de telecomunicaciones de Kosovo. En Wikipedia, uno puede enterarse de que ella probablemente también se benefició de su belicismo, junto con otros intocables:
Madeleine Albright es coinversora con Jacob Rothschild, el 4º Baron Rothschild y George Soros, de un vehículo de inversión de 350 millones de dólares llamado Helios Towers Africa, que tiene la intención de comprar o construir miles de torres de telefonía móvil en África
La Sra. Albright también desempeñó un papel clave en el genocidio ruandés. No sólo bloqueó las intervenciones de la ONU, sino que también negó que fuera un genocidio:
"Los estadounidenses, encabezados por la embajadora de Estados Unidos, Madeleine Albright, jugaron un papel clave en el bloqueo más rápido de acciones de la ONU [...] y la embajadora norteamericana de la ONU, Madeleine Albright, abogó por el mayor número de fuerzas y Estados Unidos se negó categóricamente a aceptar públicamente que de hecho, se estaba llevando a cabo un completo genocidio, según su definición en el Convenio," estableció un informe post-genocidio.
Uno tiene la sensación de que la Sra. Albright nunca llegaría a obtener suficiente sangre en sus manos. Ella fue clave para mantener las sanciones contra Irak, algo que resultó en la muerte de medio millón de niños. Más tarde, ella justificaría tal matanza brutal de inocentes diciendo que "el precio vale la pena":
En una aparición en 60 Minutes, a Albright se le preguntó si la muerte de tantos niños valía la pena, "creemos que el precio vale la pena", respondió.

La peor pesadilla de una arpía de guerra es que la paz pudiera estallar algún día, porque no sólo sus ganancias se acabarían, sino que correrían el riesgo de ser llevadas a un tribunal por crímenes de guerra. Como era de esperar, Albright sugirió recientemente que había un lugar especial en el infierno para las mujeres estadounidenses que no votaran por Hillary Clinton. Probablemente no sea una vaga amenaza.

Hillary Clinton (1947-)

© Unknown
Todavía no he visto una guerra que no me haya gustado.
Primera dama desde 1993 al 2001. Senadora de los Estados Unidos para Nueva York del 2001 al 2009. Secretaria de Estado del 2009 al 2012. Hillary Clinton eligió a Albright como su principal asesora informal en asuntos de política exterior durante el período de Clinton en el Departamento de Estado. Para Clinton, la única guerra que no es una buena guerra, es la guerra en la que ella no esté involucrada o donde sus terroristas armados, entrenados y financiados por ella sean golpeados; como ocurrió recientemente en Siria. De lo contrario, el bombardeo de países en desarrollo para regresarlos a la edad de piedra es su deporte favorito.

Clinton apoyó fanáticamente la guerra en Kosovo, votó por la guerra contra Afganistán, la guerra contra Irak y muy agresivamente persiguió una guerra contra Libia junto con la figura del Consejo de Seguridad Nacional, Samantha Power, (Embajadora ante la ONU), Susan Rice y la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland.

Clinton estaba, al parecer, muy satisfecha con lo que debió ser la coronación de su carrera, cuando el líder soberano de Libia, el coronel Gaddafi, fue sodomizado públicamente y asesinado en su honor, por sus 'moderados' rebeldes, armados y entrenados por ella.


También estuvo en guardia durante el golpe de Estado en Honduras (2009), el golpe de Estado en Paraguay (2012), el golpe de Estado de facto en Haití (2010). Se conoce bastante bien su apoyo al golpe de Estado en Ucrania y la actual guerra saudita contra Yemen. La lista del belicismo de Hillary Clinton es larga y demasiado larga para este artículo. Para más información, consulte: Condoleezza Rice (1954-)


¡No se deje engañar por la apariencia y el carisma!
Condoleezza Rice fue la secretaria de Estado de Estados Unidos justo antes de Hillary Clinton, en el segundo gobierno de George Bush Jr., del 2005 al 2009. Antes de eso, ella estaba en el Consejo de Seguridad Nacional bajo Bush padre, y más tarde fue asesora de Seguridad Nacional del Presidente George W. Bush, durante su primera administración del 2001 al 2005. Curiosamente, Rice fue tutelada en un momento por el padre de Albright, Josef Albright, mientras era decano de la escuela de relaciones internacionales de la universidad. Es un mundo pequeño para los psicópatas políticos y aquellos con todo tipo de perturbaciones en el carácter.

Condoleezza Rice rápidamente mostró sus verdaderos colores como una arpía de guerra y se ganó el apodo de "Princesa Guerrera" por su aportación a la destrucción de Afganistán y como defensora clave de la obliteración de Irak y su pueblo. En esos esfuerzos estaba muy alineada con los proxenetas de la guerra, Rumsfeld y Cheney. Su «toque de mujer» al defender la guerra ayudó indudablemente a generar el apoyo público femenino, ya que ni Rumsfeld ni Cheney tuvieron o tienen mucho atractivo entre la población femenina.
En una entrevista realizada el 10 de enero de 2003 con Wolf Blitzer, de la CNN, Rice llegó a los titulares al afirmar lo siguiente sobre las capacidades nucleares del presidente iraquí, Saddam Hussein: "El problema aquí es que siempre habrá cierta incertidumbre sobre la rapidez con la que puede adquirir armas nucleares. Pero no queremos que la evidencia incuestionable sea una nube con forma de hongo."
Sí, el miedo es una herramienta importante para preparar el terreno para la guerra. En 2002, Rice le dio al director de la CIA, George Tenet, la aprobación del gobierno para torturar a prisioneros usando la técnica del Waterboarding.

Condoleezza Rice parece haber sido clave en el cambio de la guerra abierta hacia la guerra encubierta durante los años de Bush; también conocida como el cambio de régimen a través de la "libertad de la democracia". No es casualidad que la llamada Primavera Árabe haya comenzado justo después de su mandato en el Departamento de Estado:
Como Secretaria de Estado, Rice defendió la expansión de los gobiernos democráticos. Rice afirmó que los ataques del 11 de septiembre en 2001 estaban arraigados en la "opresión y desesperación" y, por lo tanto, Estados Unidos debía avanzar en la reforma democrática y apoyar los derechos básicos en la mayor parte de Medio Oriente. Rice también reformó y reestructuró el departamento, así como la diplomacia estadounidense en su conjunto.
Fue esta ideología depredadora la que llevó a Rice a calificar el bombardeo del Líbano en 2006 como "los dolores de parto en el Medio Oriente". Algo nació con seguridad, pero no era humano.
Condoleezza Rice describió la difícil situación del Líbano como parte de los "dolores de parto de un nuevo Medio Oriente" y dijo que Israel debería ignorar los llamados a un alto el fuego.

"Este es un Medio Oriente diferente, es un nuevo Medio Oriente. Es difícil, estamos pasando por un tiempo muy violento", dijo la secretaria de Estado estadounidense.

"Un alto el fuego sería una falsa promesa si simplemente nos devuelve al status quo."

"Este paso permitiría a los terroristas lanzar ataques en el momento y los términos de su elección y amenazar a personas inocentes, árabes e israelíes, en toda la región.
En una entrevista de RT de 2008 a la investigadora y escritora Soraya Sepahpour-Ulrich, se expone el papel de Rice en la revolución egipcia:
Desde 2007, Estados Unidos sabía que el ex presidente Mubarak estaba muriendo de cáncer. Incluso hubo un artículo del New York Times en 2007 que hablaba de quién sería su reemplazo. Desde 2008, jóvenes egipcios que venían a Estados Unidos, iban al Departamento de Estado, se encontraban en la época con Condoleezza Rice y otros, y aprendían cómo usar la tecnología moderna para comenzar un levantamiento en Egipto.
También fue bajo la mirada de Rice que el conflicto en Somalia se intensificó y que se intensificaron las sanciones contra Irán. Una princesa guerrera nunca descansa, lo que nos lleva a la próxima arpía de guerra.

Susan Rice (1964-)



¿Por qué es que no todos están felices con nuestra estrategia del Estado Islámico?
Susan Rice fue embajadora de EE.UU. en la ONU desde 2009 a 2013 y desde 2013 hasta el presente ha servido bajo la presidencia de Obama como su Asesora de Seguridad Nacional. También sirvió en el Consejo de Seguridad Nacional bajo la primera administración Clinton, de 1993 a 1997.

Su papel en el genocidio de Ruanda en 1994 parece haber cambiado su punto de vista a favor de las intervenciones:
"Si usamos la palabra 'genocidio' y se considera que no hacemos nada, ¿cuál será el efecto sobre las elecciones de noviembre?" Ella posteriormente reconoció los errores cometidos en ese momento y sintió que se necesitaba pagar una deuda. La incapacidad o el fracaso de la administración Clinton para hacer algo sobre el genocidio formarían sus opiniones posteriores sobre posibles intervenciones militares.

Ella dijo, acerca de la experiencia: "Me juré a mí misma que si alguna vez me enfrentaba a una crisis como ésta, estaría en el lado de la acción dramática, jugarse el todo por el todo si fuera necesario".
Y sostuvo su palabra:
Rice apoyó la invasión ruandesa, ugandesa, la invasión de Zaire (más tarde conocida como la República Democrática del Congo) por parte de la AFDL y Angola desde Ruanda en 1996; y derrocó al dictador Mobutu Sese Seko, diciendo en privado que "cualquier cosa es mejor que Mobutu".
En Libia, mientras que era la embajadora de la ONU, Gaddafi era el blanco. Mintió de la mejor manera posible para demonizar al líder libio y, junto con Hillary Clinton (Secretaria de Estado) y Samantha Power (Departamento de Estado y Consejo de Seguridad Nacional), presionó por la destrucción de Libia:
Rice dijo que "estamos interesados en una amplia gama de acciones que efectivamente protegerán a los civiles y aumentarán la presión sobre el régimen de Gaddafi para detener el asesinato y permitir que el pueblo libio exprese libre y pacíficamente sus aspiraciones para el futuro".
El pueblo libio pronto entendió exactamente lo que Rice entendía por "una amplia gama de opciones". Significaba una campaña de bombardeos de 11 meses por aviones de la OTAN y que el país fuera invadido por mercenarios "yihadistas" respaldados por Estados Unidos y con salarios desde Washington. La mayoría del pueblo libio amaba y apoyaba a Gaddafi, pero los yihadistas de Occidente lo lincharon y convirtieron a esa nación que había sido próspera en un centro desde el cual el terrorismo podría ser exportado a Siria y otros lugares.

Pero la lujuria de sangre de Rice no se detuvo allí y pronto ella estaba persiguiendo el cambio de régimen en Siria de una manera igualmente virulenta. Sin embargo, esta vez fue confrontada por Rusia y China:
En enero de 2012, después del veto ruso y chino de otra resolución del Consejo de Seguridad que pedía que el presidente sirio Bashar al-Assad renunciara, Rice condenó enérgicamente a ambos países, diciendo: "Pusieron una estaca en el corazón de los esfuerzos por resolver este conflicto pacíficamente," añadiendo que, "nosotros los Estados Unidos estamos de pie con el pueblo de Siria; Rusia y China obviamente están con Assad". En sus palabras, "Estados Unidos está disgustado de que un par de miembros de este Consejo continúen impidiendo que cumplamos nuestro único propósito".

Algunos diplomáticos del Consejo de Seguridad cuestionaron el estilo de negociación de Rice, calificándolo de "grosero" y demasiado brusco. Según David Rothkopf de la revista Foreign Policy, Rice es conocida por su "torpeza", pero tiene como recurso una estrecha relación con el presidente de Estados Unidos.
Gracias a la intervención rusa, Siria sigue intacta, pero no se ha detenido la confrontación: la batalla se intensifica entre los mercenarios estadounidenses por un lado y Rusia y Siria junto con otras fuerzas de resistencia en el otro lado. Rice debe tener un extraño entendimiento de la palabra "pacíficamente", dado que desde el principio, Estados Unidos apoyó el derrocamiento violento del gobierno sirio. Los yihadistas a los que apoya en Siria (bajo las banderas del "Ejército Sirio Libre", "Ahrar al-Sham", etc.) han torturado, asesinado y masacrado a civiles, todo con el apoyo de Estados Unidos. (Vea también: Susan Rice and American Evil.) [artículo en inglés]

Rice ha trabajado estrechamente con muchas otras arpías de guerra, especialmente el demonio de guerra conocido como Samantha Power.

Samantha Power (1970-)

© AP
Power pasó el año 2005-2006 trabajando en la oficina del senador estadounidense Barack Obama como miembro de la política exterior, luego en 2008 hizo campaña para Obama como presidente bajo el título de asesora en política exterior, pero tuvo que dimitir después de llamar a Hillary Clinton "monstruo" (¿un momento de claridad tal vez?). En una entrevista del 6 de marzo con The Scotsman, dijo:
La cag*mos en Ohio. En Ohio, están obsesionados y Hillary va a la ciudad, porque sabe que Ohio es el único lugar que pueden ganar. Ella es un monstruo, también - esto es off de record - ella se rebaja a cualquier cosa [...] si usted es pobre y ella le está contando una historia sobre cómo Obama va a dejarle sin trabajo, quizá sería más eficaz. La cantidad de engaño que ha presentado es realmente poco atractiva.
Pero pronto Power se retractó de su visión de Clinton y pasó a elogiarla. Power tomó la batuta de la "libertad de exportación y democracia" de Condoleezza Rice y aceptó con entusiasmo las agresivas políticas intervencionistas de Susan Rice en Libia y Siria. Ya sabes, "para evitar el genocidio". Las arpías de guerra encontraron un interés común en la guerra y el cambio de régimen, lo que debería decir algo sobre el estado de sus psiques.

En un memorando de 2007, Power escribió sobre la política exterior de Obama:
El juicio de Barack Obama es correcto; la sabiduría convencional está equivocada. Necesitamos una nueva era de dura diplomacia estadounidense, basada en principios y comprometida para enfrentar los desafíos del siglo XXI.
Por "diplomacia", ella por supuesto quiere decir guerra. Power fue nombrada por Obama para el Consejo de Seguridad Nacional en 2009 y se fue en 2013 cuando fue nombrada embajadora de Estados Unidos en la ONU, reemplazando a Rice. Ella persiguió agresivamente el cambio de régimen en Libia y Siria, todo bajo la bandera de RdeP, "Responsabilidad de Proteger". En repetidas ocasiones, pidió que se establecieran zonas de exclusión aérea para detener la "crisis humanitaria" y detener a los "regímenes" que "asesinan a su propio pueblo". El problema (como siempre) es que tales reclamaciones eran y son simplemente mentiras para justificar golpes armados en naciones extranjeras para hacer del mundo un lugar "seguro" (y lucrativo) para los peces gordos corporativos estadounidenses y sus amigos políticos.

De nuevo de Wikipedia:
Dentro de la administración de Obama, Power abogó por la intervención militar en Libia durante la guerra civil en el país por razones humanitarias. Con la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, y la embajadora de la ONU, Susan Rice, Power presionó a Obama para que persiguiera una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autorizara una fuerza internacional de la coalición para proteger a civiles libios.
Todos sabemos cuál fue el resultado de eso. Pepe Escobar lo dijo más claramente:
Esos fueron los días en que Libia ("Fuimos, vimos, él murió") ofreció al mundo un espectáculo imperialista humanitario de plena sangre protagonizado por tres arpías americanas: Hillary Clinton, Samantha Power y Susan Rice, en realidad cuatro si la mentora y el alma gemela de Hillary, Madeleine Albright, es incluida.

Las cínicas del pop se sintieron tentadas a la hora de acuñar a las amazonas en espera de Brunhilde y las Valquirias. O al menos para calificar a la siempre sonriente de Hillary como Atila la Gallina.
Fiel a su naturaleza arpía de guerra, Power criticó agudamente a la UE por contemplar recortes de defensa. Apoyó la guerra de agresión de Arabia Saudita en Yemen, se quedó en silencio sobre el genocidio armenio y criticó a Rusia por su barbarie matando a los terroristas armados y entrenados en Siria. Cuando esta arpía de guerra no consigue la guerra por la que está ansiando, ella escupe su chupete y tira todos los juguetes del cochecito, como vimos recientemente en varias reuniones del CSNU:
Después de que la OTAN asesinara a soldados sirios a plena luz del día (un acto de guerra en contra de Siria, podría decirse que en contra de Rusia también) llevando a cabo ataques aéreos en nombre del Estado Islámico, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Samantha Power, tuvo las agallas de salirse de una junta de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el tema. En vez de responder de forma razonable a la petición de información por parte de Rusia, Power evadió el problema completamente y, delirante como siempre, exigió la presión de Rusia sobre Siria para "empujarla a la paz." Pasmado, su homólogo ruso, Vitaly Churkin llamó a su salida de la junta un acto de "menosprecio sin precedentes".
Corey Schink explicó este comportamiento:
Pero bueno, si lo pensamos bien, Power tiene un tipo de locura única. El psicópata "asténico" como lo describe Lobaczewski es relevante aquí.

Los psicópatas asténicos son, entre otras cosas, hipersensibles y llenos de sueños de reformar el mundo, buscando "salvarlo" a su propia manera loca. El resultado es casi siempre el asesinato de masas, lo que de ninguna manera los disuade de buscar su "mundo ideal." Son encontrados fácilmente en ambientes literarios y políticos, donde buscan imponer su falso idealismo sobre otros. También hay uno que se encuentra dentro de la cabeza de Samantha Power.

Personas como Samantha Power, que abogan por los bombardeos en Kosovo con la idea de "matarlos para salvarlos," la "intervención humanitaria" totalmente genocida, que llevó a la destrucción en Libia y a más destrucción en Siria, definitivamente se ajustan perfectamente, al igual que muchos otros belicistas "neoliberales". Pero tal como lo escribió Dan Sánchez, Power parece realmente creer en su "heroísmo" personal, a pesar de toda la evidencia contraria. Ella realmente se lo cree; después de todo, los psicópatas de todos los tipos viven vidas internas de la más delirante grandiosidad:
Power está casada con Cass Sunstein, quien de 2009 a 2012 fue administrador de la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios de la administración Obama. Luego en 2013 fue nombrado para servir en el panel del superintendente de la NSA. Algunos lo han comparado con Goebbels de Estados Unidos, ya que está a favor de que el gobierno se infiltre en las salas de chat y empuje a la gente en la dirección correcta. Sunstein está a favor del "paternalismo libertario", que como escribe Harrison Koehli:
...es poco diferente de las frases neoconservadoras de Leo Strauss y se reduce a la misma esencia. Desprovisto de su balbuceo político sacado de la neolengua de 1984, básicamente equivale a lo siguiente: "La gente es demasiado estúpida para saber lo que es bueno para ellos, por lo que los líderes ilustrados, decidirán por ellos y los obligarán a cumplir". En otras palabras, un gobierno esquizoide "light", con un "empujón" en lugar de un puñetazo en la cara. Al menos, esa es la imagen que les gustaría presentar. La realidad, como siempre, a menudo es mucho más inquietante.
Así que Samantha Power ha encontrado a su alma gemela: mientras ella interviene en el frente extranjero, el interviene en el frente interno. Sin duda, una pareja hecha en el infierno.

Hablando de parejas hechas en el infierno:

Victoria Nuland (1961-)

Victoria jode la UE con sus conspiradores golpistas.
Nuland trabajaba en el gobierno de Bill Clinton como jefa de personal de Strobe Talbott antes de convertirse en la principal asesora en política exterior del vicepresidente Dick Cheney. Pasó a ser embajadora de Estados Unidos en la OTAN de 2005 a 2008, luego se convirtió en enviada especial para las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa, seguida por la portavocía del Departamento de Estado de Estados Unidos de 2011 a 2013, para convertirse finalmente en subsecretaria de Estado de Europa y Eurasia, la posición que ocupa actualmente.

En su habitual lenguaje florido, Pepe Escobar nos regala un resumen conciso de Nuland:
La secretaria de Estado, Victoria Nuland - la leal neocon que inmortalizó la frase: "A la mierda la UE," incluso antes de Brexit. Ella debe demandar privilegios, pero recogerlos en dólares de EE.UU., no en deprimidas libras esterlinas.

La honoraria kaganata del dominatrix Nulandistán, como es bien conocida, ha gozado de una puerta giratoria bastante estelar; asesora de política exterior del vicepresidente Dick Cheney; acorralada en la tierra de Obama por su protector y jefe en Brookings, Strobe Talbott; portavoz número uno en el Estado; y actualmente secretaria de Estados adjunta para Europa, a cargo de demonizar todas las cosas rusas. Seamos sinceros; junte a estas tres arpías en un cuadrilátero, y no las distinguirá de las divas de la WWF en el reino celestial venidero.
Sí, Nuland fue clave en el golpe de Estado en Ucrania y la posterior llegada al poder de los neonazis. Ella entregó personalmente las galletas a las violentas mafias vandálicas en la plaza Maidán de Kiev junto con el embajador de EE.UU en Ucrania, Geoffrey Pyatt. Cuando quieres "libertad y democracia" con todas tus fuerzas, a veces tienes que ir más allá y repartir galletas en el frío del invierno para mantener a la chusma despierta. Las manos de Nuland también están manchadas por la sangre de la guerra en Libia y en Siria. Como escribe Chossudovsky:
Estados Unidos ampliará los contactos con los sirios que cuentan con un cambio de régimen en el país.

Esto fue declarado por la funcionaria del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Victoria Nuland. "Comenzamos a ampliar los contactos con los sirios, los que están pidiendo el cambio, tanto dentro como fuera del país", dijo.

Nuland también repitió que Barack Obama había pedido previamente al presidente sirio, Bashar Assad, que iniciara reformas o renunciara al poder.
En su belicismo, Nuland recibe apoyo en el frente de su esposo, el chulo neoconservador amante de la guerra, Robert Kagan, a quien le gusta referirse a sí mismo como un "intervencionista liberal". Además de ser historiador y columnista, fue un actor importante en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC) y el plan para cambiar el régimen de todo Oriente Medio y más allá. Para los lectores interesados, la película de Robbie Martin sobre los neoconservadores, A Very Heavy Agenda, merece la pena su visionado. Una revisión se puede encontrar aquí. SOTT discutió la película con Martin en el show de Sott Radio Network en inglés: Una agenda muy pesada: el ascenso, caída y resurrección de los neoconservadores (¡y sí, "Victoria" hace su aparición!)

Cuanto uno más lo mira, más claro se vuelve que estas "élites" están totalmente enredadas entre sí independientemente de su afiliación partidaria. La agenda es la misma, y muy pesada. Lo que nos lleva a nuestra próxima arpía que, por coincidencia, está casada con el hermano de Robert Kagan, Fred Kagan. Como he dicho, es un mundo pequeño el de los psicópatas.

Kimberly Kagan (1972-)


Los Dres. Frederick y Kimberly Kagan recorrieron Basora en 2008. Probablemente estén satisfechos con la forma en que ha progresado la destrucción de Afganistán.
A pesar de no estar mucho en el ojo público, Kimberly es una gran arpía de guerra, ayudando a presentar el caso para más guerras y más oleadas y más cambios de régimen a través de su investigación y posición de asesora en la Casa Blanca.

Según Wikipedia, Kagan es una historiadora de guerra y ha enseñado en la academia militar de EEUU en West Point, ella es fundadora y presidenta del instituto para el estudio de la guerra (¡nombre apropiado!) Y ha sido voluntaria en muchas excursiones a las zonas de guerra en Irak y Afganistán. Aparte de numerosos libros, ha escrito muchos ensayos para el Wall Street Journal, el New York Times, el Washington Post, cuyos editores nunca vieron una guerra que no les gustara. Kagan apoyó la oleada en Irak y ha abogado para la extensión de la implicación militar de EEUU en Afganistán.

La declaración de objetivos del Instituto para el Estudio de la Guerra que fundó es:
El Instituto para el Estudio de la Guerra avanza una comprensión informada de los asuntos militares a través de una investigación confiable, análisis de confianza y educación innovadora. Estamos comprometidos a mejorar la habilidad de la nación para ejecutar operaciones militares y responder a amenazas emergentes para alcanzar los objetivos estratégicos de los Estados Unidos. ISW (por sus siglas en inglés) es una organización de investigación de políticas públicas no partidista y sin fines de lucro.
"No partidista" en lo anterior simplemente significa que evitan la política partidista; son guerreros de igualdad de oportunidades, y su único verdadero amo es la industria de la guerra imperial. Mirando su sitio web, este "instituto" simplemente raya la línea de guerra del partido del Pentágono. Por lo tanto, son naturalmente antirrusos, proterroristas (en Siria) y pronazis (en Ucrania). Al mirar uno de sus análisis semanales sobre Siria, está claro que simplemente se basan en los principales medios de comunicación como Reuters y puntos de propaganda como el llamado Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Lo que significa esencialmente que reciben sus actualizaciones de Al Qaeda, a través del infame show de un solo hombre del SOHR en Coventry, y el disfraz de Al-Qaeda conocido como los "Cascos Blancos".

Como se mencionó anteriormente, Kimberly está casada con Fred Kagan, un académico residente de Estados Unidos en el Instituto Empresarial Estadounidense (AEI por sus siglas en inglés), otro neocon experto. ¿Necesito decir más?

Y así llegamos a nuestra última arpía:

Michele Flournoy (1960-)

© Unknown
Michele Flournoy along with minister of war Ash Carter.
Michele Flournoy fue la ex Subsecretaria para la política de Defensa, de 2009 a 2012 en la primera administración de Obama. Previamente ella tenía un nombramiento político en el Departamento de Defensa bajo la administración de Clinton. Actualmente es miembro de la junta directiva del laboratorio de ideas para la Defensa llamado Centro para una Nueva Seguridad Americana (CNAS por sus siglas en inglés), que cofundó en 2007. Su misión:
La misión declarada del CNAS es: "desarrollar políticas fuertes, pragmáticas y de principios de seguridad nacional y de defensa que promuevan y protejan los intereses y valores estadounidenses."
Traducción: más guerras y conflictos, porque eso es lo que significa "promover y proteger los intereses y valores estadounidenses."Y Flournoy no defrauda, como explica Pepe Escobar:
Así que vamos a matar el suspenso. Habrá, predeciblemente, una secuela. E incluso viene con una vista previa de algún tipo, titulada "expandiendo el poder estadounidense," publicada por el Centro de Investigación para una Nueva Seguridad Americana (CNAS). CNAS pasa a ser cofundado - y dirigido - por la ex Subsecretaria de Defensa Michele Flournoy, quien sirvió en la Administración de Obama bajo Leon Panetta.

También previsiblemente, el CNAS y su papel combativo se leen como una especie de gran PNAC remezclado - incluyendo algunos de esos mismos neoconservadores neoliberales; Elliot Abrams, Robert Zoellick, Martin Indyk, Dennis Ross y, por supuesto, la misma Flournoy, que un consenso de Beltway ya identifica como la siguiente cabeza del Pentágono bajo un presidente Clinton.

Esperando al Pentágono, Flournoy fue citada recientemente como dispuesta a enviar "más tropas estadounidenses al combate contra el EI y el régimen de Assad más de lo que el gobierno de Obama ha estado dispuesto a comprometerse."

Bueno, en realidad no. En realidad respondió a la pieza, argumentando que está a favor de "aumentar el apoyo militar estadounidense a los grupos moderados de oposición siria que luchan contra el EI y el régimen de Assad, como el Frente Sur, y no pidiendo a las tropas estadounidenses que hagan la lucha en su lugar".

También argumentó que los Estados Unidos deberían "en algunas circunstancias considerar el uso de la coacción militar limitada - principalmente las huelgas usando armas de separación - para tomar represalias contra objetivos militares sirios". Por lo tanto, añade, "NO abogo por poner tropas de combate estadounidenses sobre el terreno para tomar territorio de las fuerzas de Assad o eliminar a Assad del poder".

DE ACUERDO. No hay cambio de régimen entonces. Sólo "coerción militar limitada". Y no olvide la creación de una "zona de no-bombardeo"; como en "si bombardea a la gente a la que apoyamos, nosotros tomaremos represalias usando medios de separación para destruir las fuerzas indirectas [rusas] o, en este caso, los activos sirios". Como si el Ejército Árabe Sirio (SAA por sus siglas en inglés) - y la fuerza aérea rusa - fueran simplemente a sentarse allí a jugar al póker mientras esperan las bombas estadounidenses.

Todos ustedes recordarán que esto es sorprendentemente similar a la propia "política" de Hillary Clinton en Siria - que, semánticamente, equivalía a una "zona de exclusión aérea". En el contexto del teatro de guerra sirio, la "zona de exclusión aérea" significa en realidad el cambio de régimen. Sin lugar a dudas, Hillary Clinton ha sido una gran lectora del libro Política y el lenguaje inglés de George Orwell.
Y Pepe termina resumiendo:
Así que si Flournoy es nuestra arpía número dos en la nueva serie de guerra Siria remezclada, está obviamente en sincronía con la arpía de guerra número uno, Hillary, incluso parcialmente resumida, es bien conocida por todos; a favor del bombardeo y la destrucción de Irak; principal animadora de todas las cosas de la guerra global contra el terrorismo; animadora de la oleada afgana; la zona de "exclusión aérea" en Siria y más como un medio para el cambio de régimen; "contención" rabiosa de Irán incluso después de que el acuerdo nuclear ocurrió en Viena el año pasado; Putin como el nuevo "Hitler"; y el espectáculo continúa.

Todo esto, por supuesto, armada con seguridad por todas aquellas naciones vacilantes - sobre todo la pandilla de petrodólares - y las empresas que donaron fortunas a la Fundación Clinton como preludio de un aumento saludable de los tratos de armas mientras ella era Señora Secretaria de Estado

Así que tenemos a las arpías uno y dos viendo la mayor parte del mundo como una "amenaza" (el Pentágono identifica cinco: Rusia, China, Corea del Norte, Irán y "terrorismo", en ese orden, las arpías pueden tener más piezas adicionales). Identifican una gran cantidad de intereses estadounidenses centrales desafiados sin cesar por estas amenazas. Son animadoras entusiastas del imperialismo humanitario y/o cambio radical de régimen. Y quieren crear un infierno para sus rivales estratégicos China y Rusia.
Esta lista de arpías de guerra no es de ningún modo exhaustiva y mujeres como la difunta Jeane Kirkpatrick, Jen Psaki, Marie Harf, Anne Applebaum no deben sentirse excluidas. Ellas han hecho un gran servicio a la agenda de la guerra.

Mirando todos sus currículos, queda claro que más o menos todos los especímenes anteriores son mujeres muy inteligentes, pero ¿de qué sirve la inteligencia si no tienes conciencia? Los psicópatas usan su inteligencia para propósitos destructivos, y eso es exactamente lo que estas mujeres han hecho y siguen haciendo. Y aunque no sean psicópatas, el hecho de que funcionen como facilitadoras de los psicópatas y su agenda psicopática no las hace un poco mejores.