Imagen
© Desconocido
El portador había ingresado a Argentina el 20 de marzo, procedente de Japón
La Policía de Seguridad Aeroportuaria de Argentina incautó de dos armas largas con mira telescópica de un auto con patente diplomática de Estados Unidos(EE.UU), durante un operativo de rutina realizado en un aeropuerto.

El suceso se produce luego de un roce diplomático en febrero por un avión estadounidense con cargamento ilegal. La Cancillería argentina envió el jueves una carta a la embajada de EE.UU pidiendo explicaciones.

El armamento era transportado por un ciudadano estadounidense con pasaporte diplomático, que se resistió a la requisa. El sujeto que responde al nombre de Matthew Steven Hawking se desempeña como contratista de la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires y que, al momento del operativo, no contaba con los permisos correspondientes para portar los fusiles, precisaron portavoces judiciales y de la sede diplomática.

"No tenía los papeles de las armas y tampoco credenciales diplomáticas, sólo el permiso para entrar a la pista y reparar un avión de la embajada", informó el diario bonaerense Página 12 una fuente policial. El diario agregó que nadie sabe dónde se aloja Hawking, ni qué hacían esos dos fusiles en el baúl del auto de la embajada norteamericana en el que se desplazaba por el aeropuerto de San Fernando, al norte del conurbano bonaerense, el 23 de marzo pasado.

Fuentes de la sede diplomática dijeron que el conductor del auto "se encontraba de vacaciones, en un viaje de caza, y fue solicitado repentinamente para colaborar en el traslado a EEUU del cuerpo de un capitán del Ejército" de ese país, que falleció cuando estaba de vacaciones en el norte de Argentina.

Según consta en el acta hecha por la Policía aeronáutica, el operativo fue hecho en uno de los ingresos al aeropuerto de San Fernando, a las afueras de la capital argentina, en un auto conducido por Matthew Steven Hankins, identificado como mecánico de aviones.

Los dos agentes que realizaron la revisión del automóvil encontraron las armas, dos fusiles Browning calibre 325 y Tikka T3 calibre 300, incautados junto a dos cargadores y unas 30 balas, ambos en sus respectivos estuches. La justicia argentina, que intervino en el caso, dispuso que se devolvieran las armas al conductor del automóvil, aunque quedó abierta una causa por violación a la ley local, que prohíbe la tenencia de armas de fuego sin la documentación y los permisos necesarios.

Sin embargo, desde la Embajada estadounidense señalaron que las armas permanecen bajo custodia de algunos funcionarios argentinos. Según la base de datos de la Dirección Nacional de Migraciones, el ciudadano estadounidense ingresó a Argentina el 20 de marzo pasado, procedente de Japón, indicaron los portavoces.

El pasado 10 de febrero, autoridades del país suramericano retuvieron armas, drogas y aparatos de espionaje de un avión militar de EE.UU. ingresados ilegalmente al país, lo que desató un incidente diplomático considerado "serio" por el propio mandatario Barack Obama. Estados Unidos reclama la devolución del cargamento, que permanece bajo custodia de la Aduana de Argentina.