El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este lunes, por unanimidad, la resolución impulsada por Estados Unidos de imponer nuevas sanciones a Corea del Norte por su sexto ensayo nuclear, entre las que figuran la prohibición de exportaciones textiles y la restricción al suministro en petróleo y gas.

United Nations Naciones Unidas
© @ONU_es.
El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad la resolución.
La resolución recibió el apoyo de China y Rusia, un mes después de adoptar otra sanción que vetaba las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro y marisco, tras el lanzamiento, a mediados de agosto, de un misil de medio alcance que sobrevoló el territorio de Japón.

No obstante, para poder obtener el apoyo de Pekín y Moscú, Estados Unidos tuvo que sacar de su propuesta ciertas medidas, como un embargo total petrolero o el congelamiento de los bienes del líder norcoreano, Kim Jong-Un.

La resolución prohíbe las exportaciones textiles, envíos de gas natural y limita las entregas de productos derivados de petróleo refinado.

Asimismo, restringe a los países miembros de las Naciones Unidas conceder nuevos permisos de trabajo a ciudadanos norcoreanos. Además habilita a inspeccionar embarcaciones sospechosas de transportar a Corea del Norte cargas afectadas por las sanciones, aunque con la autorización del país bajo cuya bandera estén registrados.

Estados Unidos, Reino Unido, Francia e Italia, entre otros países, coincidieron en que la nueva resolución es "muy sólida", equilibrada" y manifiesta la "unidad" y "determinación" de la institución internacional para abordar el problema. Con este nuevo paquete de sanciones -el octavo desde el año 2006-, la ONU quiere presionar a Corea del Norte para que negocie su programa de armamento, el cual es considerado como una amenaza a la estabilidad mundial.