El Rancio parodia el vídeo 'Ayuda a Catalunya', publicado por la asociación independentista Òmnium Cultural el 17 de octubre.
© Captura de vídeo
Esto es Andalucía, España, Europa. Esta gente que está detrás de mí son andaluces. No están tocando la guitarra ni contando chistes, están dando un paseíto por la calle y tomándose algo en los bares porque son las nueve de la noche, contra, que ya nos conocemos y vais a decir que aquí no trabaja nadie.

Escuchad nuestro vídeo también.

Los andaluces sufrimos la represión climática de tener un verano de nueve meses. Sí, lo que para vosotros es "Qué envidia, qué buen tiempo tenéis, así sois tan simpáticos, como podéis estar todo el día en la calle", para nosotros significa no poder conducir de lo caliente que está el volante, que se peguen las ruedas al asfalto medio derretido, tener que ver consejos para evitar los golpes de calor año tras año o no poder dormir si no pones los pies en la almohada porque por la noche esto no se puede aguantar. Y todo a cambio de una foto de un termómetro que marca 53 grados.

A nosotros, ciudadanos europeos como tú, el pueblo español nos obliga a contar chistes cada vez que salimos fuera de nuestras fronteras. Nos coartan, nos persiguen, llegamos a sufrir agresiones para que nos arranquemos con alguno porque "tenemos gracejo". Somos monos de feria que, además, luego tenemos que aguantar con una sonrisa que nos cuenten algún chiste antiguo de esos de "Un español, un italiano y un inglés van..." o aún peor, alguno de los de "Se abre el telón". Yo con los de Jaimito, ya salto. Ya está bien de chistes de outlet.

El Gobierno español nos deja, como a todos, organizarnos con nuestros festivos. Sin embargo, se vende que los únicos que no trabajamos y tenemos muchas fiestas somos nosotros.

Propaganda, manipulación, sufrimos cómo los grandes grupos mediáticos nacionales esconden el hecho de que en nuestras ferias, en nuestras playas, en nuestras semanas santas, hay más madrileños, catalanes o vascos que andaluces. ¿Quién tiene días libres? ¿Han ido un agosto a Cádiz?

Sufrimos el expolio de nuestros recursos, las playas, las sierras, el gazpacho, los aceites de Jaén, las tapas de Granada, las frutas de Almería... todo se ocupa, roba o copia sin que tengamos derecho a decidir si nos parece bien o no.

¿Y todo esto por qué? Pues a ver, nosotros no estamos tan mal. Silvio decía que el que se queja en la vida es que no se ha enterado de nada, pero hemos visto a la chavala catalana del otro vídeo, que tiene un sofocón espantoso, y hemos dicho, "si esta gente se queja, que la mitad de los nuestros se fueron para allá a partirse el lomo trabajando porque se estaba mejor que aquí, ¿cómo no vamos a pedir ayuda nosotros?"

Europa, don't look away, Help Andalucía.