Organismos de socorro de Colombia trabajan en atender a los damnificados que dejó una avalancha en la noche del 7 de noviembre en el municipio de Corinto (suroeste) a raíz del desbordamiento del río La Paila, que atraviesa esa población, informó la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd).
© REUTERS/ Jaime Saldarriaga
Equipos de bomberos, militares, Defensa Civil, Cruz Roja y rescatistas en general permanecen en la zona desde tempranas horas del 8 de noviembre "para hacer el despliegue de acciones necesarias con el fin de estabilizar la zona", indicó la Ungrd.

La avalancha se registró en la noche del martes debido a las fuertes lluvias que se presentaron en la tarde sobre Corinto y que produjeron una creciente súbita del río La Paila, que también inundó cinco aldeas y tres barrios en el casco urbano del municipio.

"De acuerdo con el reporte preliminar, se registran 24 personas lesionadas de las cuales tres fueron remitidas a la ciudad de Cali (suroeste)", informó la Ungrd.

Por su parte, la Cruz Roja cifró entre 26 y 30 los heridos, y señaló que al menos 60 familias están afectadas y cuatro personas permanecen desaparecidas.

En las últimas horas se ha determinado que cerca de 22 casas fueron arrasadas por la avalancha, así como también dos colegios del municipio.

Una comisión presente en el lugar evalúa en este momento los daños y las necesidades de la población, luego de que se debió evacuar el hospital de la localidad por estar cerca del río.

Por su parte, el Gobierno central activó la Asistencia Humanitaria de Emergencia y envió a la zona 200 kits de alimentos, 200 kits de aseo, 200 kits de cocina, 600 frazadas y 600 colchonetas, precisó la Ungrd.