Una enorme manga de agua fue captada en el mar Mediterráneo, cerca de las costas de Malta.

Este terrorífico fenómeno natural surge igual que los tornados en tierra y representa un serio peligro para la navegación. Los daños que pueden implicar son muy severos, puesto que van acompañados de vientos de hasta 512 km/h -F5 en la escala Fujita-.
© Daniel Larson

Malta aún recuerda el desastroso torbellino del 23 de septiembre de 1555, la mayor catástrofe natural que sufrió la isla, recogida en las crónicas como el Tornado del Gran Puerto de Malta. En media hora, sus fuertes ráfagas dejaron unas 600 víctimas, destrozaron edificios e incluso hicieron volcar cuatro galeras de la Orden de San Juan de Jerusalén dejando tras su paso un impresionante reguero de destrucción.