(España) - Árboles caídos. Veladores volando. Contenedores arrastrados. Una visión agónica. A quienes les sorprendió este jueves la caída de dos árboles en el Paseo de Colón que obligó a cortar el tráfico en hora punta podrían haber pensado que el mundo se acababa. No era para menos.
Vista trasera del árbol caído, con el autobús sosteniéndolo en parte.
© Diego J. Geniz
Vista trasera del árbol caído, con el autobús sosteniéndolo en parte.
El Servicio de Emergencias 112 de Andalucía registró en menos de una hora -de 16:00 a 17:00- medio centenar de incidencias, en las que no hubo que lamentar víctimas ni heridos. El viento fuerte que sopló se dejó notar, especialmente, en el centro de la ciudad y en el barrio de Triana. Una circunstancia meteorológica que se registró a la hora en la que se volvía al trabajo tras el almuerzo, lo que tuvo una especial repercusión en el tráfico. Las lluvias comenzarán a remitir a partir de esta tarde, lo que librará el arranque de la Feria del agua.

Los efectos de este tornado quedaron grabados en un vídeo realizado por varias personas que tomaban café en uno de los negocios de la Avenida de la Constitución.


De repente, a través de los cristales, observaron cómo las fuertes rachas de viento se llevaban por delante la terraza de veladores. Sillas y mesas desaparecían arrastradas por la lluvia y el aire. Aquello parecía una escena de ciencia ficción. No muy lejos de allí, delante del Archivo de Indias, una rama de gran tamaño se venía abajo encima de un coche de caballos. La Plaza del Triunfo hubo que acordonarla tras caerse otra rama cerca del monumento a la Inmaculada. Las incidencias seguían en otros puntos de la ciudad. En Nervión el viento arrastró los contenedores hasta llevarlos a mitad de la calzada.


La zona más afectada por este vendaval fueron Triana y su entorno. En la calle San Jacinto muchas de las terrazas de los bares y cafeterías quedaron destrozadas. Los camareros tuvieron que salir, bajo un fuerte aguacero, a buscar las mesas y sillas que habían quedados desperdigadas. Las sombrillas aparecieron totalmente destrozadas.

La incidencia de mayor repercusión se registró en el Paseo de Colón, donde el tornado cayó dos árboles de grandes dimensiones sobre un autobús y un vehículo privado. No hubo que lamentar heridos, aunque el tráfico sí se vio afectado, pues al quedar cortada la calzada hubo que habilitar varios desvíos a la hora en la que se volvía al trabajo. La cola de coches sobrepasaba el puente del Patrocinio. El Ayuntamiento de Sevilla cerró los parques de la ciudad, una medida que ya tomó en marzo ante los diversos temporales de lluvia y viento.


La inestabilidad meteorológica remitirá en la tarde de este viernes, a partir de las 18:00, cuando el riesgo de precipitación sea nulo. Para el sábado, cuando por la noche se inaugure la Feria de Abril, tampoco habrá posibilidad de lluvia. La probabilidad más alta, por ahora, será del 40% para el lunes, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Las lluvias podrían aparecer, de nuevo, el viernes. Las máximas comenzarán a subir. Pasarán de los 16 grados de este jueves a los 27 que se esperan el miércoles.