El IGN considera que los más de 50 sismos registrados desde el 29 de abril en el entorno del volcán de Enmedio, justo entre Gran Canaria y Tenerife son una serie sísmica dada su dispersión, aunque por el número y el tiempo durante el que se han repetido podría ser un enjambre. Los volcanólogos observan el episodio dentro de la normalidad.
Mapa de terremotos del ING de los últimos 10 días en Canarias.
© ING
Mapa de terremotos del ING de los últimos 10 días en Canarias.
"La actividad sísmica de baja magnitud entre las islas de Tenerife y Gran Canaria ha continuado durante los últimos días. En la tarde del domingo 29 de abril se ha iniciado una serie sísmica con un terremoto de magnitud 1,9 mbLg, localizado a las 16:55 UTC a unos 40 km de profundidad. Desde ese terremoto, y hasta este momento [este lunes a mediodía], se han detectado en la misma zona numerosos terremotos de menor magnitud, llevándose contabilizados un total de 50 eventos".
Con esta breve nota el Instituto Geográfico Nacional (IGN) explicaba ayer en su web oficial lo ocurrido desde que el domingo por la tarde. Sin embargo, los terremotos en esa zona, donde se levanta el conocido como volcán de Enmedio, comenzaron desde el día 26. Ese mismo día se registró un temblor de 2,4 magnitud mbLg (asimilable a la escala Richter) a 29 kilómetros de profundidad y el día 28 otros de 1,2 mbLg a 22 kilómetros de profundidad.

El volcanólogo del ING, Antonio Muñoz, explicó este lunes que esos más de 50 seísmos localizado en los últimos dos días se pueden considerarse dentro de la normalidad «para un área volcánicamente activa como es Canarias». En esta sentido, indicó que de momento, el IGN ha calificado como serie sísmica a la sucesión de terremotos debido a la dispersión de los mismos por todo el canal, aunque, según Muñoz, «por número y por el tiempo transcurrido desde que se inició la serie podría considerarse una enjambre».

Desde la Red Sísmica Nacional y los centros geofísicos de Canarias y de Madrid están haciendo un seguimiento de la actividad en la zona porque muchos de los terremotos, de muy baja intensidad, no son detectados de manera automática y se tiene que referenciar manualmente. Antonio Muñoz indicó en este sentido que no todos los seísmos son localizables automáticamente debido a que la red de la que dispone el ING en esa zona «no es muy densa». El hecho de que en Gran Canaria solo haya dos sensores «hace más difícil la localización y, además, se hace con menor precisión», explicó.

En los últimos 90 días, además de en la zona del volcán de Enmedio la actividad volcánica ha sido más o menos intensa también en El Hierro y en La Palma, donde a partir de octubre en Cumbre Vieja se registraron varios enjambres sísmicos.

La directora del Observatorio Geofísico Central del IGN, Carmen López, se refería ayer a los terremotos registrados los últimos días entre Gran Canaria y Tenerife «movimientos tectónicos» que se sitúan, dice, «dentro de los parámetros habituales. Sin embargo, no está tan claro que los sismos que se registran en esa zona tiene únicamente un origen tectónico, sino que pudieran ser también de origen volcánico. El roce de placas en la falla existente entre las dos islas es el causante de una media de seis seísmos al mes con magnitudes de entre 1 y 2,5 mbLg, según los datos del IGN.

Además de por el roce de placas, algunos expertos dicen que una intrusión de magma en la zona también puede provocar movimientos sísmicos. El dilema está ahí, sobre todo después de que en 2015 se descubriera durante la campaña Vulcana del Instituto Español de Oceanografía (IEO) que el volcán de Enmedio sigue activo, emitiendo gases y calor, a 1.630 metros de profundidad.