Hace 25 años Rusia se encontraba en una encrucijada, dos facciones con visiones diferentes respecto al futuro de Rusia se enfrentaron en pleno centro de Moscú. El desenlace: el fin del sistema soviético en el país. Sputnik habló con personas que presenciaron los sucesos en primera persona para conmemorar este histórico día.

crisis octubre 1993 Rusia
© Sputnik / Vladimir Vyatkin
Hombres armados defienden la sede del Sóviet Supremo (archivo).
Después de la disolución de la URSS, Rusia preservó un sistema político que en su esencia era soviético. El Parlamento -el Sóviet Supremo- consistía del Sóviet de la República y el Sóviet de las Nacionalidades.

Esta asamblea bicameral gozaba de una considerable autoridad, de acuerdo con la entonces Constitución de la República Federativa Socialista de Rusia de 1978, vigente para la época. La autoridad del presidente permanecía limitada y el primer mandatario de Rusia, Borís Yeltsin, quería cambiarlo.

Las tensiones entre el Parlamento y el presidente habían ido en aumento a lo largo de varios meses y para septiembre de 1993 resultaron en choques en las calles de Moscú.

El Sóviet Supremo, encabezado por Ruslán Jasbulátov, intentó destituir al presidente Yeltsin a principios de 1993, pero el líder del país obtuvo el apoyo del pueblo en un referéndum que tuvo lugar en abril del mismo año -más de 58%-, explicó a Sputnik Serguéi Filátov, quien para el momento era jefe de la Administración presidencial (1993-1996).

Yeltsin y sus partidarios entraron en confrontación con el Sóviet Supremo, liderado por Jasbulátov, la mayoría de los diputados y el vicepresidente del país, Alexandr Rutskói.

Ruslán Jasbulátov y Alexandr Rutskói
© Sputnik / Vitaly Saveliev
Ruslán Jasbulátov y Alexandr Rutskói
La gota que colmó el vaso

El catalizador de los enfrentamientos fue la orden 1400 del presidente, que preveía una reforma constitucional en Rusia, en otras palabras, la disolución del Sóviet Supremo y la creación del Consejo de la Federación -nueva asamblea bicameral con menos autoridad-.

El decreto de Yeltsin era ilegal, ya que iba en contra de la vigente Constitución de 1978.

Jasbulátov calificó las acciones del mandatario como un golpe de Estado y el Sóviet Supremo falló a favor de la suspensión del mandato presidencial.

En la noche del 21 de septiembre, Rutskói asumió el cargo de presidente del país; una hora después, las unidades de policía, leales a Yeltsin, bloquearon el acceso a la sede del Sóviet, la Casa Blanca de Moscú, donde se encontraban los partidarios del Parlamento.

En las afueras de la Casa Blanca de Moscú se reunieron los partidarios del Sóviet; sin embargo, no hubo ninguna confrontación armada hasta principios de octubre.

Todos los intentos de llegar a un acuerdo fracasaron, de ahí que el 3 de octubre tuvieran lugar los primeros combates en las calles de la capital rusa.
No estábamos preparados para una solución armada. El ejército ni siquiera estaba cerca de Moscú. Cuando llamamos a las tropas para que vinieran, estaban tan lejos que les tomó varias horas entrar en la capital. - Sergéi Filátov
Al llegar a la ciudad, empezaron a restablecer el orden, señaló Filátov.

El último aliento del modelo soviético

Domingo 3 de octubre
  • 14:00. Se celebra una manifestación prohibida en apoyo del Sóviet Supremo. Los partidarios del Parlamento se dirigen a su sede, la Casa Blanca de Moscú.
  • 15:00. Rutskói llama a restablecer el control sobre el Ayuntamiento de Moscú y el centro de telecomunicaciones Ostánkino, de donde transmitía la mayoría de las cadenas del país.
  • 15:10. Yeltsin aterriza en el Kremlin después de volar desde su residencia en las afueras de Moscú.
  • 16:00. Un grupo de hombres armados establece el control sobre el Ayuntamiento. Los partidarios del Sóviet rodean la torre de Ostánkino.
  • 18:00. Se declara el estado de emergencia en Moscú.
  • 19:00. El alcalde de Moscú se dirige a los ciudadanos y pide que permanezcan en sus casas. Empieza el asalto contra Ostánkino. Los grupos armados se infiltran en el edificio, empieza un tiroteo. Algunos transeúntes resultan heridos por accidente.
  • 19:26. Debido a la toma de la primera planta por los partidarios del Sóviet, el centro de televisión Ostánkino suspende sus transmisiones.
  • 22:10. Las unidades del Ejército ruso entran en Moscú.
  • 23:00. Los partidarios del Sóviet Supremo fracasan en su asalto contra Ostánkino. Como consecuencia, 46 personas pierdan sus vidas.
"Me quedé aterrorizado cuando pasé cerca del centro de Ostánkino", relató el documentalista Vadim Koshkin.
Las balas pasaban zumbando por encima de nuestras cabezas. Mi amigo y yo corrimos hacia una parada de autobús, nos sentamos y nos apoyamos cerca de un escudo de policía metálico. - Vadim Koshkin
Muy pronto nos dimos cuenta de que una fina capa de metal no nos salvaría y corrimos más adelante, hacia un estanque, nos escondimos en un montículo y seguimos observando la situación. - Vadim Koshkin
AVISO: Estas imágenes pueden herir tu sensabilidad


Lunes 4 de octubre
  • 5:00. Tiene lugar una reunión en el Kremlin en la que el presidente y sus partidarios deciden lanzar un asalto contra la Casa Blanca de Moscú. Las unidades de tropas, la policía y los equipos militares empiezan a moverse hacia la sede del Parlamento.
  • 9:20. Los tanques empiezan a disparar contra las plantas más altas de la Casa Blanca lo que provoca un incendio.
  • 11.00. Los partidarios del Parlamento se dirigen a las tropas y piden que permitan la salida de las mujeres de la sede. Los militares aceptan esta propuesta, pero el intento de evacuación fracasa.
  • 14:00. Los tanques suspenden su ataque contra la Casa Blanca. Se rinden los primeros partidarios del Parlamento y salen del edificio.
  • 15:00. Los francotiradores que estaban escondidos en los edificios adyacentes a la sede del Parlamento disparan contra los policías. Las unidades especiales de la policía disparan en respuesta. Fallecen algunos militares, periodistas y transeúntes.
  • 16:45. La mayoría de los partidarios del Sóviet Supremo abandonan la Casa Blanca de Moscú. La Policía empieza a registrar el edificio.
  • 18:00. Los líderes de las fuerzas parlamentarias, Rutskói y Jasbulátiov, son arrestados.
Bombardeo desde los tanques contra la Casa Blanca de Moscú
© Sputnik / Vitaly Saveliev
Bombardeo desde los tanques contra la Casa Blanca de Moscú.
"Cuando estábamos dentro de la Casa Blanca, no estábamos al tanto de lo que estaba pasando afuera", señaló a Sputnik una periodista rusa que prefirió permanecer en anonimato.
No teníamos miedo, sino mucho frío y sueño. Solo cuando nos enteramos de que el Ayuntamiento y el centro de televisión habían sido asaltados, entonces sentimos miedo.
Unidad especial de policía rodea la sede del Sóviet Supremo
© Sputnik / Vladimir Vyatkin
Unidad especial de policía rodea la sede del Sóviet Supremo.

Un triste balance


Los combates que tuvieron lugar en Moscú entre el 3 y el 4 de octubre de 1993, según los datos oficiales, resultaron en más de 150 muertos y 400 heridos. El Gobierno del país declaró el 7 de octubre del mismo año día de luto nacional.

El Sóviet Supremo dejó de existir. Lo reemplazó la Asamblea Federal, la forma parlamentaria vigente hasta el día de hoy, que consiste de una Cámara Baja y Cámara Alta -la Duma Estatal y el Consejo de la Federación, respectivamente-.

Partidario del presidente Yeltsin
© Sputnik / Vladimir Vyatkin
Partidario del presidente Yeltsin.
"Yo insistí en una solución pacífica hasta el final. Hoy haría lo mismo", destacó en su comentario el entonces consejero político de Borís Yeltsin, Serguéi Stankévich.
El país no podía seguir existiendo en la forma que lo había hecho en el pasado, con un Parlamento que había sido creado durante una época anterior y con una vieja Constitución. Esto obstaculizaba todo.

- Serguéi Stankévich
Partidarios del Sóviet Supremo
© Sputnik / Vladimir Rodionov
Partidarios del Sóviet Supremo.
Sin embargo, hay personas que hasta el día de hoy consideran que las acciones emprendidas por el primer presidente ruso fueron ilegales. Uno de ellos es Yuri Bóldirev, jefe del Departamento de control de la Administración Yeltsin (entre marzo de 1992 y marzo de 1993).
No era una rebelión del Sóviet Supremo, sino una operación de Yeltsin para concentrar el poder en sus manos. El violó la Constitución, de allí que pasara a estar fuera de la ley. Por eso califico aquellos eventos como un golpe de Estado

- Yuri Bóldirev
La investigación de los sucesos de aquellos dos días nunca ha sido concluida. Todos los partidarios del Sóviet Supremo fueron indultados en 1994.
La Casa Blanca de Moscú, en llamas.
© Sputnik / Strelnikov
La Casa Blanca de Moscú, en llamas.