Probablemente haya escuchado que el apéndice es un órgano inútil, un mecanismo de nuestro pasado, cuando los humanos primitivos tenían que digerir corteza de árboles y otros materiales fibrosos.1 Sin embargo, una vez más la ciencia médica moderna ha demostrado que su cuerpo no cuenta con órganos superfluos que no desempeñen ninguna función útil.

apendicitis
© Desconocido
Por desgracia, la idea de que el apéndice es algo más que una molestia y posible riesgo para la salud, ha causado la extracción rutinaria de este órgano. Incluso, muchos médicos podrían sugerir la extirpación profiláctica del apéndice al realizarse otra cirugía abdominal. Como señaló un artículo del 2017:2
"En los Estados Unidos, la cirugía de emergencia más común es la apendicectomía.
La extirpación de un apéndice sin inflamación durante una cirugía abdominal no relacionada (apendicectomía profiláctica o incidental) podría prevenir riesgos y costos posteriores por apendicitis. Se desconoce si una estrategia de este tipo podría evitar costos para el sistema de salud".
Con base en los grupos de pacientes hipotéticos entre las edades de 18 a 80 años, los investigadores concluyeron que las personas menores de 30 años de edad podrían ahorrar alrededor de 130 dólares en toda su vida al someterse a una apendicectomía profiláctica durante otra cirugía abdominal electiva.

Sin embargo, al considerar los posibles beneficios de mantener el apéndice, ahorrarse esa cantidad a lo largo de la vida no parece ser una propuesta de gran valor.

El apéndice tiene una función inmunológica

El apéndice se encuentra en la parte inferior derecha del abdomen. Este órgano pequeño, delgado y con forma de dedo está conectado al intestino ciego, una pequeña bolsa que forma parte de los intestinos (se considera que el ciego es donde comienza el intestino grueso) y es parte de su tracto gastrointestinal.3

Según los científicos de Francia y Australia, el apéndice desempeña un papel importante en el estado inmunológico.

Su estudio publicado en la revista Nature Immunology, demostró que el apéndice─con la ayuda de los glóbulos blancos conocidos como células linfoides innatas (ILC, por sus siglas en inglés)─ funciona como un depósito de bacterias beneficiosas (probióticos), que son esenciales para la buena salud intestinal y curación de infecciones.4

Cuando ciertas enfermedades (o el uso de antibióticos) eliminan las bacterias intestinales saludables, el apéndice funciona como una unidad de almacenamiento para algunos de estos probióticos. Los investigadores señalan que estos hallazgos deberían hacer que las personas reconsideraran si el apéndice es "irrelevante" para su salud.

Una vez que el cuerpo ha combatido y eliminado la infección de forma exitosa, las bacterias emergen de la biopelícula del apéndice para recolonizar el intestino, y devolverlo a un estado saludable.5 Según Gabrielle Belz, profesora del Instituto Walter y Eliza Hall de Melbourne:6
"Hemos descubierto que las ILC podrían ayudar al apéndice a recolonizar con bacterias 'buenas' el microbioma ─o población bacteriana─ en el cuerpo. Para recuperarse de las amenazas bacterianas, como la intoxicación por alimentos, es esencial contar con un microbioma equilibrado para promover la salud intestinal".
A pesar de tales descubrimientos, otras investigaciones recientes7 sugieren que la apendicectomía profiláctica "es éticamente justificable, ya que existen pocas complicaciones" y "permite la detección temprana de tumores malignos". En este caso, se encontraron 10 casos de cáncer como resultado de la apendicectomía profiláctica en 173 pacientes.

Al final, puede ser un tema de elección personal después de considerar los pros y contras de extirpar este órgano. En lo personal, considero que tener la capacidad de repoblar el intestino con bacterias beneficiosas después de una infección es un beneficio importante para la salud que me rehusaría a eliminar a menos que sea absolutamente necesario.

Y las investigaciones recientes sugieren que es posible que la cirugía tampoco sea necesaria en la mayoría de los casos de apendicitis.

Dos tercios de los casos de apendicitis no requieren intervención quirúrgica

Según un estudio finlandés,8,9,10,11 casi dos tercios de los pacientes con apendicitis pueden ser tratados de forma exitosa únicamente con antibióticos. En los Estados Unidos, se realizan alrededor de 300.000 apendicectomías cada año, lo que significa que aproximadamente 199.800 personas se someten a la cirugía de forma innecesaria.

No es que los antibióticos no generen efectos secundarios que dañen el microbioma, pero en este contexto ese parece ser el menor de los dos males. En general, en los Estados Unidos el riesgo de apendicitis a lo largo de la vida es de 1 en 15.12 Según informó el sitio web "Live Science":13
"El estudio examinó datos de más de 250 adultos en Finlandia que padecían apendicitis... y fueron tratados con antibióticos. Este grupo se comparó con otros 270 adultos que se sometieron a una cirugía por apendicitis. Todos los participantes fueron seguidos durante cinco años.
Al final del estudio, casi dos tercios de las personas que recibieron antibióticos (64 %) se consideraron como "tratadas con éxito", lo que significa que no tuvieron otro ataque de apendicitis. Eventualmente, el 36 % restante necesitó cirugía para extirpar su apéndice, pero ninguno experimentó resultados dañinos por la demora...
Es importante considerar que todos los pacientes en el estudio padecían apendicitis sin complicaciones, lo que significa que su apéndice no se había reventado, lo cual fue confirmado con una tomografía computarizada. (Los pacientes con un apéndice estallado necesitarían cirugía).
En un complemento editorial,14 el editor adjunto de JAMA, el Dr. Edward Livingston, señaló que estos descubrimientos "disipaban la idea de que la apendicitis aguda sin complicaciones era una emergencia quirúrgica".

Lo curioso es que, de los 100 pacientes en el grupo de antibióticos, todos ellos se sometieron posteriormente a una cirugía, siete de ellos no tenían evidencia de apendicitis en el momento de la cirugía; un hallazgo que alude al escepticismo subyacente y una idea arraigada de que lo mejor es simplemente extirpar el apéndice de una vez por todas.

Los pros y contras del tratamiento con antibióticos

El grupo de tratamiento con antibióticos también tuvo menos complicaciones que el grupo de intervención quirúrgica.

Alrededor de 1 de cada 4 pacientes quirúrgicos tuvo algún tipo de complicación posoperatoria ─que varió desde dolor abdominal hasta infecciones por heridas quirúrgicas─ y los que recibieron antibióticos se ausentaron del trabajo en un promedio 11 días menos (los pacientes quirúrgicos tuvieron que ausentarse del trabajo por un promedio de 22 días).

Asimismo, el costo es un factor, ya que la cirugía es mucho más costosa que tomar una ronda de antibióticos. En este estudio, el tratamiento con antibióticos consistió en antibióticos por vía intravenosa durante tres días, seguidos de antibióticos por vía oral durante siete días.

El lado negativo es que el tratamiento con antibióticos para abordar una sospecha de apendicitis podría exacerbar la aparición de superbacterias resistentes a los medicamentos, por lo que el uso injustificado de antibióticos tampoco es necesariamente ideal. La Dra. Paulina Salminen, cirujana de University of Turku, en Finlandia, quien dirigió el estudio, dijo para el diario The New York Times:15
"Si realizara una tomografía computarizada (TC) y observara que la apendicitis no presentará complicaciones, hablaría con el paciente sobre los posibles resultados del tratamiento con antibióticos solo o con cirugía. Luego tomaríamos una decisión en conjunto o de forma imparcial sobre la mejor alternativa".
Otras investigaciones sustentadas

Esta no es la primera vez que los investigadores descubren que los antibióticos pueden funcionar adecuadamente, por lo que la cirugía podría ser innecesaria. Un estudio realizado en 201416 y publicado en la Revista del Colegio Americano de Cirujanos revisó 77 casos de apendicitis aguda sin complicaciones que cumplían ciertos criterios.

En esta investigación, 30 de los pacientes recibieron antibióticos por vía intravenosa durante 24 horas y antibióticos por vía oral durante una semana, en vez de cirugía. A las personas cuya enfermedad no había mejorado después de las primeras 24 horas, les fue extirpado el apéndice quirúrgicamente durante ese lapso de tiempo.

De los 77 participantes, solo dos requirieron cirugía en las siguientes 24 horas, mientras que la tercera parte necesitó una apendicectomía después de ser dado de alta debido a la falta de mejoría. Sin embargo, ninguno de los pacientes experimentó complicaciones.

Los otros 27 participantes que recibieron antibióticos faltaron menos días a la escuela y volvieron a sus actividades normales mucho antes, en comparación con quienes fueron sometidos a una apendicectomía.

La doctora Katherine J. Deans, profesora de cirugía del Hospital de Niños de Nationwide y autora del estudio, indicó que,17 "es tan dogmático operar por apendicitis que se requiere un gran cambio de paradigma. No obstante, hay opciones y podría ser seguro esperar.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la apendicitis?

Si bien, el tratamiento adecuado puede ser objeto de debate, lo que es evidente es que la apendicitis podría ser un padecimiento grave que debe abordarse. En resumen, la apendicitis es una inflamación en el apéndice, que generalmente es causada por bacterias patógenas.

Una vez que estas bacterias dañinas se multiplican rápidamente, pueden provocar inflamación y producción de pus en el órgano.18

Los síntomas distintivos de la apendicitis incluyen dolor intenso que empeora de forma progresiva en el cuadrante inferior, del lado derecho del torso, náuseas y vómitos. Puede ocurrir a cualquier edad, aunque las personas de 10 a 30 años tienden a ser más susceptibles.19

Si sospecha que usted o alguien conocido tiene el apéndice inflamado, busque atención médica de inmediato; ya que si no es atendido, el apéndice inflamado podría romperse y ser fatal.

Solo recuerde que es posible que no sea necesaria una intervención quirúrgica si tiene un caso de apendicitis sin complicaciones. Puede ser suficiente con tomar una ronda de antibióticos. En este caso, también debe recordar restablecer el equilibrio de su microbioma intestinal con un suplemento probiótico de alta calidad, una vez que haya terminado el tratamiento de antibióticos.

¿Cuáles son las alternativas quirúrgicas?

En cuanto a las opciones de cirugía, hay dos tipos principales de apendicectomía,20 que se realizan bajo anestesia general. En función de la progresión de la inflamación y estado del apéndice, su médico determinará cuál de las dos es más recomendable:21
- Laparoscopia - También conocida como "cirugía de ojo de cerradura", hoy en día este es el procedimiento de preferencia debido a su tiempo de recuperación más rápido. Además, se recomienda en pacientes que padecen obesidad o tienen edad avanzada.22

En el estudio finlandés anterior, todas las cirugías eran abiertas; por eso el tiempo de recuperación era más largo (22 días) entre los pacientes quirúrgicos.

Se realizan tres o cuatro incisiones pequeñas en el abdomen, y luego se insertan instrumentos especiales y pequeñas herramientas quirúrgicas que se utilizan para extraer el apéndice. Después, se realizan puntos de sutura solubles (o suturas regulares que el médico deberá retirar después de varios días) para cerrar las incisiones.
- Cirugía abierta - Si el apéndice se ha roto, y ha tenido una cirugía abdominal abierta o si su médico no tiene experiencia en la cirugía de ojo de cerradura, este es el procedimiento recomendado.

Se realiza una incisión única y más grande en el lado inferior derecho del abdomen, de manera que pueda extraerse el apéndice. Sin embargo, si se ha producido una peritonitis (infección del revestimiento abdominal), podría ser necesario un corte largo a la mitad del abdomen, llamado laparotomía.

En un par de semanas, pueden reanudarse las actividades normales pero deben evitarse las actividades agotadoras durante cuatro a seis semanas después del procedimiento quirúrgico para permitir que su cuerpo tenga tiempo suficiente para sanar.

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, una apendicectomía aún puede predisponerle a ciertos riesgos y complicaciones, como hemorragia, infección, lesiones en otros órganos, intestinos bloqueados y efectos secundarios de la anestesia general.23
Tratamientos naturales para tratar la apendicitis

Existen algunas técnicas naturales que pueden ayudarle a lidiar con el dolor que se presenta debido a la apendicitis, pero recuerde que no debe depender solamente de ellas para tratar el padecimiento.

Solo deben utilizarse como tratamiento complementario y con la aprobación de su médico. Algunos remedios naturales que pueden ser útiles cuando el padecimiento es detectado en una etapa temprana incluyen:24,25
  • Compresa de aceite de ricino - Esto podría ayudar a aliviar el bloqueo del apéndice y disminuir la inflamación. Para prepararlo, simplemente doble un paño grande, vierta 2 cucharadas de aceite de ricino y luego aplíquelo sobre su abdomen mientras se encuentra acostado.
Puede repetir esto tres veces a la semana durante dos o tres meses. Además, tomar aceite de ricino por vía oral podría ayudar a aliviar el estreñimiento y mejorar el tránsito intestinal
  • Jengibre - Esta raíz podría disminuir la inflamación y dolor, mientras alivia los vómitos y náuseas. Tome té de jengibre fresco dos o tres veces al día o masajee aceite de jengibre en su abdomen durante algunos minutos al día
  • Ajo - Es un potente antiinflamatorio que puede aliviar la inflamación y el dolor. Consuma de dos a tres dientes crudos con el estómago vacío al día
  • Semillas de fenogreco (o alholva) - Pueden ayudar a evitar que se acumulen los desechos intestinales y exceso de mucosidad, lo que podría reducir el riesgo de que el problema se agrave. De igual manera, las semillas de fenogreco pueden ayudar a aliviar el dolor
  • Limón fresco - El limón amarillo mezclado con una pequeña cantidad de miel puede ayudar a prevenir la indigestión y estreñimiento, así como aliviar el dolor y estimular el estado inmunológico
  • Albahaca - Ayuda a bajar la fiebre que puede ser causada la apendicitis. Además, es ideal para aliviar la indigestión y gases intestinales. Hierva un puñado de hojas frescas de albahaca con una cucharadita de jengibre rallado y luego bébalo dos veces al día, durante dos días
  • Jugo de vegetales - La mezcla de jugo de zanahoria, betabel y pepino puede ser útil para los pacientes con apendicitis.
El ayuno como posible tratamiento para la apendicitis subaguda

Un caso de estudio26 presentado por TrueNorth Health Center también demuestra cómo el ayuno podría tratar la apendicitis sin una intervención adicional de medicamentos.

En este caso, un hombre de 46 años de edad con apendicitis sin complicaciones
"El paciente fue monitoreado diariamente por los médicos en un centro residencial. Se realizaron entrevistas y exámenes dos veces al día durante todo el proceso de ayuno. Durante la estancia del paciente se tomaron los signos vitales una vez todas las mañanas, así como un análisis de orina cada cinco días.
Después del ayuno de siete días se introdujeron de forma gradual los alimentos que consistían en jugo, frutas, así como vegetales crudos y al vapor.
Después del cuidadoso período de realimentación, el dolor abdominal mejoró bastante... Las pruebas de laboratorio de seguimiento revelaron un recuento normal de glóbulos blancos... A los tres meses de seguimiento, el paciente informó haber cumplido las recomendaciones y no presentar más dolor abdominal.
El paciente informó que había podido reanudar su régimen de ejercicio normal de correr cuatro horas por semana... Durante el seguimiento de un año, el paciente reportó que no había regresado el dolor abdominal a lo largo del año. Reanudó sus ejercicios completos e incluso participó en un triatlón...
A los dos años de seguimiento, el paciente informó haber cumplido con las recomendaciones de estilo de vida, continuó sin dolor en el cuadrante inferior derecho y ya no tuvo recurrencia de los síntomas desde la presentación original".
___________________________________________________

Fuentes y referencias