Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La ofuscación de la verdad por parte de los medios de comunicación estadounidenses sobre la guerra de Yemen ha impedido eficazmente que el público estadounidense se entere de que su país se ha aliado con las fuerzas de Al Qaeda en ese país, informa Rania Khalek.
Militant fighters
© Reuters
Combatientes militantes en la provincia sureña de Lahej, en Yemen.
Se supone que Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) es la rama más peligrosa para los estadounidenses porque está planeando activamente ataques contra los Estados Unidos. Sin embargo, la coalición de naciones árabes respaldada por Estados Unidos, encabezada por Arabia Saudita, se ha unido al grupo en medio de la estancada intervención militar contra los Hutis. AQAP no sólo lucha contra los miembros de la coalición, sino que incluso sirve como fuente de reclutas para ella.

Estados Unidos tiene una larga historia de utilizar extremistas religiosos radicales para hacer su trabajo sucio, desde su apoyo a la Hermandad Musulmana contra los movimientos socialistas, y armar y entrenar a los muyahidines contra la URSS en Afganistán, hasta hacer la vista gorda ante el predominio de varios grupos yihadistas entre los "rebeldes" antigubernamentales en Siria.

Pero el público estadounidense ignora en su mayoría el hecho de que los terroristas, a los que su país supuestamente ha estado combatiendo para erradicarlos desde los atentados del 11 de septiembre, son aliados de facto de Estados Unidos en Yemen.

Los principales medios de comunicación de los Estados Unidos no le dan a esa información la cobertura que merece. Toda la debacle yemení ha pasado desapercibida durante años, mientras la coalición liderada por Arabia Saudita bombardea bodas y mercados y bloquea el suministro de alimentos a la nación hambrienta, dice Khalek.
In the Now: EEUU le está dando la espalda a sus aliados; y hace tratos con militantes de Al Qaeda.