Terremoto Manila
© Desconocido
Temblor de 5,8 grados en las costas de Mindoro
Dos terremotos, de 5,8 grados y 5,3 grados en la escala abierta de Richter sacudieron hoy zonas costeras del centro y del sur de Filipinas, sin que se informara de daños a personas ni infraestructuras, ni se alertara de la posibilidad de la formación de olas gigantes o ´tsunamis´, según datos del Instituto de Vulcanología y Seismología de Filipinas (Philvocs).

El primer temblor, de 5,8 grados, se registró a las 12.42 (GMT+8) de hoy y su epicentro se localizó a 36 kilómetros al oeste suroeste de Batangas o 112 kilómetros al sur suroeste de Manila, con el hipocentro situado a unos 117 kilómetros de profundidad. Phivolsc indicó que existe posibilidad de réplicas en este temblor.

El seísmo de origen tectónico se notó con intensidad IV en las localidades de Ilijan, en la provincia de Batangas, y en el municipio de Abra de Ilog, en la isla de Mindoro. También se notó con intensidad III en Puerto Galera, centro turístico popular en Mindoro, y en Tagaytay.

Temblor Mindanao
© Desconocido
Temblor de 5,3 grados en las costas de Mindanao
El segundo terremoto, de 5,3 grados y también de origen tectónico, se produjo a las 03.08 (GMT+8), con el hipocentro a 139 kilómetros de profundidad bajo las costas del sureste de Mindanao. El epicentro se localizó a 75 kilómetros al sureste de la ciudad de General Santos. No se advirtió de la posibilidad de réplicas en este seísmo.

Philvocs indicó que no se informó de la intensidad de este terremoto.

La escala PEIS (Escala de Intensidad Sísmica de Philvocs) señala que un temblor de intensidad III, denominado ´Débil´, es advertido por gran parte de las personas dentro de un edificio, particularmente en plantas altas, y puede ocasionar mareos en algunos individuos. Los objetos colgantes se balancean moderadamente y el agua en vasijas oscila también con moderación.

La intensidad IV, llamada ´Moderadamente Fuerte´, es notada por personas dentro de edificaciones y por algunas personas al aire libre. La vibración se asemeja al notado al paso de un camión pesado. Los objetos colgantes se balancean bastante, los suelos de madera suelen crujir, se observa bastantes oscilaciones en el agua estancada y en ocasiones se oyen retumbos.