Más de 40 personas han muerto en Afganistán y varios cientos han resultado heridas o permanecen en paradero desconocido como consecuencia de las inundaciones provocadas por las lluvias en los últimos días en nueve provincias, según las estimaciones de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.
Floods in Kandahar, Afghanistan on March 1, 2019.
© Elham Shaheem
Inundaciones en Kandahar, Afganistán, el 1 de marzo de 2019.
Según los datos recabados hasta el martes por el Gobierno afgano, las inundaciones han provocado daños en más de 2.500 casas y han destruido más de 1.300. Las personas que han sufrido los efectos de las inundaciones necesitan ahora refugio, ropa de abrigo, alimentos y kits de higiene.

En la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, las inundaciones han dejado 25 muertos, cerca de 5.000 desplazados y 1.200 casas destrozadas o dañadas. También han sufrido daños 32 mezquitas, once escuelas, varias tiendas y sistemas de suministro de aguas.

Las familias que han sido rescatadas de sus viviendas en los distritos de Maywand, Daman y Zheri han sido alojadas en colegios, clínicas y en edificios del campamento Haji a la espera de la llegada de ayuda humanitaria, según ha contado la ONU en un comunicado.

En la provincia de Helmand, las autoridades han contabilizado 2.859 personas que necesitan ayuda humanitaria por los efectos de las inundaciones.