La contaminación ambiental mata el doble de lo que se creía
La contaminación ambiental mata el doble de lo que se creía,aire actual

Los estudios calculaban hasta ahora en 4,5 millones el número total de decesos.
Investigadores alemanes determinarón que mueren por esa causa 8,8 millones de personas en el mundo, 1,6 millón más que por tabaquismo.


Comentario: Los supuestos casos de muerte por tabaquismo quizás estén "inflados" por el interés de las elites en que la mayoría de la población no fume. Es más probable que las causas de muerte asociadas al tabaco estén en realidad vinculadas a la contaminación ambiental. No se deje engañar, fumar tabaco puro y natural no produce cáncer y, de hecho, puede ser beneficioso para su salud. No se confunda con el cigarrillo industrializado que tiene entre otras cosas: Polonio-210 (agente fuertemente cancerígeno), Cianuro de Hidrógeno, Toluidina (otro agente cancerígeno), Tolueno y DDT (afectan el sistema nervioso), Dibenzacridina (adivine, otro cancerígeno), Metanol (letal para el hígado) y la lista sigue...

Estas son algunas de las sustancias que vienen de regalo cuando usted fuma un cigarrillo industrializado. No debería sentirse extrañado, en este mundo gobernado por psicópatas, a través del poder político y corporativo, siempre es de esperar que si existe algo bueno que puede beneficiarnos, "ellos" verán la forma de hacerlo inaccesible o de estropearlo de modo tal que pierda sus propiedades.

Lo ideal es consumir tabaco orgánico o natural sobre el cual no se hayan utilizado agroquímicos ni aditivo alguno. También es importante que consiga un papel orgánico, quizá a base de hoja de cáñamo sin blanquear y que utilice un adhesivo natural como la goma arábiga. Agregando un filtro adecuado (o sin filtro si lo desea) puede armarse un cigarro sano sin correr los riesgos derivados del consumo del tabaco industrializado.

Vea: Y para mayor información:

El siniestro plan de las campañas contra el tabaco para controlar a la gente y evitar que usen sus cerebros

Como los Mass Media manipulan la realidad: cáncer de pulmón, tabaco y el Trinity Test

Fumar ayuda a protegerse contra el cáncer de pulmón

Alerta de propaganda - Los lugares donde se ha fumado entrañan riesgos para la salud

Beneficios de la nicotina en pacientes con esquizofrenia

Un compuesto derivado del tabaco previene pérdidas de memoria similares a las que causa el Alzheimer

Nicotina para recuperar la memoria

Descubren que la nicotina mejora la memoria y el aprendizaje


La contaminación atmosférica mata cada año de forma prematura a 8,8 millones de personas en el mundo, el doble de lo estimado hasta ahora. Entre 40 y 80 por ciento de estas muertes, basados en cifras de 2015, están causados por ataques cardíacos, apoplejías y otros tipos de enfermedades cardiovasculares, según los autores de una investigación publicada en la revista European Heart Journal.

Esto significa que la contaminación atmosférica provoca anualmente más muertes que el tabaco, responsable de 7,2 millones de decesos en el mismo año, según datos de la Organización Mundial de la Salud. "Se puede evitar fumar, pero no se puede evitar estar sometido al aire contaminado", señaló uno de los responsables del estudio, el profesor Thomas Münzel, de la Universidad de Maguncia (Alemania).

A nivel mundial, los estudios habían cifrado hasta ahora el número total de decesos en alrededor de 4,5 millones.

Los investigadores estiman que solo en China se produjeron 2,8 millones de muertes en 2015 debido a este fenómeno. En los 41 países del continente europeo -donde se concentró principalmente el estudio- estas totalizaron 790.000 y en los 28 de la UE, 659.000. Estos cálculos también son netamente superiores a los de la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA). En su informe anual publicado en octubre, la AEMA juzgó que la contaminación del aire con partículas muy finas (PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2, emitido por los motores diésel) y ozono, fue responsable en 2015 de 518.000 muertes prematuras en Europa y de 480.000 en la UE.

Los autores alemanes del estudio utilizaron una nueva herramienta estadística: primero estimaron la exposición a los contaminantes basándose en un modelo que simula la manera en que los gases atmosféricos interactuán con los compuestos químicos procedentes de la actividad humana (producción de energía, industria, transportes, agricultura). Luego aplicaron estos datos a un nuevo modelo estadístico que combina los índices de mortalidad y la exposición.

"Utilizamos nuevos análisis de riesgos, basados en datos epidemiológicos mucho más amplios que hasta ahora y procedentes de 16 países", indicó a la AFP uno de los científicos, Jos Lelieveld.

La mortalidad media atribuida a la contaminación atmosférica por parte de estos investigadores es de 120 decesos anuales por cada 100.000 habitantes. Esta tasa es superior en Europa (133), pese a que los controles son más estrictos en ese continente que en otras regiones. "Esto se explica por la combinación de una mala calidad del aire y de una fuerte densidad de la población, que deriva en una exposición situada entre las más elevadas del mundo", según el profesor Lelieveld.

La mortalidad es especialmente elevada en Europa del Este, con 36.000 muertes anuales en Rumania y 76.000 en Ucrania, es decir, tasas superiores a las 200 por 100.000 habitantes. En Alemania, la tasa es de 154 muertes por 100.000 habitantes, frente a 105 en España y Francia y a 98 en Reino Unido. Los autores del estudio juzgan "urgente" rebajar los techos de exposición a las partículas finas.

El límite anual medio para las PM2,5 fijado por la UE es de 25 microgramos por metro cúbico, es decir, 2,5 veces más que las recomendaciones de la OMS. "Puesto que la mayor parte de partículas finas y de otros contaminantes atmosféricos en Europa proceden de la combustión de energías fósiles, es urgente pasar a otras fuentes de energía", según Lelieveld.

Este estudio "parece mostrar que el riesgo cardiovascular relacionado con la contaminación está subestimado y esta constatación me parece pertinente", comentó Holly Shiels, científico de la Universidad de Manchester, que no participó en el estudio. "Hasta ahora, nos concentrábamos en el riesgo de cáncer relacionado con la contaminación del aire o en los efectos inmediatos en el aparato respiratorio. Ahora, comprendemos mejor su vínculo con los problemas cardíacos, los efectos sobre el cerebro o la reproducción", declaró el director de la AEMA, Hans Bruyninckx, en una entrevista independiente a la publicación del estudio.