Soldado llorando
© Desconocido
En los últimos dos años han muerto más soldados y veteranos por suicidio que por heridas de combate
El incremento del índice de suicidios en el Ejército estadounidense es alarmante, sobre todo porque en los últimos dos años han muerto más soldados y veteranos por esa causa que por heridas de combate.

De acuerdo con datos recientes del Pentágono, en el 2010, un total de 343 miembros de las fuerzas armadas cometieron suicidio; 69 más que en el 2009.

Las cifras se corresponden con la apreciación de un estudio del Instituto Nacional de Salud Mental en el que se advierte sobre la tendencia alcista de las estadísticas de suicidios entre los soldados en activo desde la ola reportada en el verano de 2007.

Para ventilar este tema Janet Kemp, coordinadora nacional de prevención del suicidio en el Departamento de Asuntos de Veteranos (conocido como VA), comparece hoy ante una nueva audiencia del Comité de Asuntos de Veteranos del Senado, en el Congreso.

El precedente de la vista es el fallo de una corte de apelaciones que lamentó la "incompetencia sin control" del VA en el tratamiento de la salud mental de los exmilitares, destaca un análisis del sitio digital Politico.

La decisión del tribunal renueva la atención sobre el hecho desgarrador del "número de suicidios entre los veteranos, sobre todo jóvenes", expresó en un comunicado el senador Jay Rockefeller, miembro de alto rango del Comité.

El legislador calificó de "trágica e inaceptablemente alta" la situación e instó a "hacer más para detenerla".

La organización Veteranos por la Paz, de California, sostiene que cuando los uniformados regresan de sus misiones, se encuentran en un total aislamiento en sus hogares.

También chocan con poca asistencia gubernamental, hecho que los empuja, en muchos casos, a refugiarse en las drogas, alcohol o en la calle, subraya el grupo.

Además asegura que los prolongados y reiterados despliegues en las zonas de conflicto de Irak y Afganistán, así como la violencia allí existente, constituyen los principales factores de la elevada cifra.

Para Veteranos por la Paz, los programas gubernamentales de prevención de suicidio no parecen funcionar, porque el número de uniformados que opta por quitarse la vida después de haberle servido al país lejos de decrecer, aumenta.

En Estados Unidos hay unos 23 millones de veteranos de guerra, de los cuales alrededor de ocho millones son asistidos por el VA.