Las inundaciones devastadoras en tres cuartas partes de las provincias de Irán han afectado a 10 millones de personas, de las cuales dos millones se han visto gravemente afectadas y 500.000 desplazadas, la mitad de ellas niños. Más de un millar de establecimientos de salud y cerca de 1.000 escuelas han sido destruidas o severamente dañadas, lo que ha obligado a unos 100.000 menores a salir de la escuela y ha privado a miles de ellos de la atención médica esencial, según señaló este viernes Unicef.
FLOOD

Inundaciones en Irán
Los equipos para mantener la cadena de frío para las vacunas de Unicef, incluidos 200 transportistas de vacunas y 100 cajas de frío, llegaron al país en la noche de este jueves, ayudarán a restaurar los servicios esenciales de inmunización para niños en las provincias afectadas y contribuirán a evitar la propagación de enfermedades. También se han enviado 80 refrigeradores de vacunas a las zonas afectadas.


Esta agencia de la ONU indicó que las necesidades de los niños afectados por las inundaciones en Irán se agudizan cada día, por lo que se necesitan con urgencia más suministros.


Para brindar asistencia de emergencia a los niños afectados por las inundaciones en Irán, Unicef ha hecho un llamamiento por valor de 9,8 millones de dólares (8,7 millones de euros). Hasta la fecha, esta agencia de Naciones Unidas se enfrenta un déficit de financiación de ocho millones de dólares (7,1 millones de euros). Una vez que se asegure la financiación, se comprarán suministros adicionales de salud infantil, educación, agua, saneamiento e higiene.