Traducido por el equipo de Sott.net en español

La rusofobia en todo el sistema estadounidense que llegó a su punto más bajo con "Russiagate" ha creado una "catástrofe" tanto para la política interna como para las relaciones exteriores que amenaza el futuro del sistema estadounidense, dijo el profesor Stephen Cohen a RT.
brennan clapper comey

La amenaza más grande a la seguridad nacional de EEUU
La guerra con Rusia podría estallar fácilmente si Estados Unidos insiste en seguir la política de "demonización" que dio a luz a Russiagate en lugar de volver a la distensión y a la cooperación, afirma Stephen Cohen, profesor emérito de historia rusa de la Universidad de Nueva York, en On Contact con Chris Hedges. Mientras la OTAN antagonizaba deliberadamente con la Rusia postsoviética expandiéndose hasta sus fronteras, Estados Unidos desplegó sistemas de defensa antimisiles a lo largo de esas fronteras después de desechar un tratado de armas, dejando al presidente Vladimir Putin desprovisto de "ilusiones" sobre la buena voluntad de Occidente, pero armado con "misiles nucleares que pueden evadir y eludir cualquier sistema de defensa antimisiles".
"Ahora es el momento de un nuevo y serio acuerdo de control de armas. ¿Qué obtenemos? Russiagate en su lugar."

Video en inglés


Cohen cree que la teoría de la conspiración (que sigue siendo noticia de primera plana en los medios de comunicación estadounidenses, a pesar de haber sido totalmente desacreditada, tanto por investigadores independientes como el mes pasado por el informe del abogado especial Robert Mueller) es obra de la CIA y de su exdirector, John Brennan, que están totalmente en contra de cualquier tipo de cooperación con Rusia. El Procurador General William Barr, quien está investigando al FBI sobre cómo comenzó la investigación de contrainteligencia en 2016, debería echar un vistazo a Brennan y su agencia, dice Cohen.

"Si nuestros servicios de inteligencia están fuera de la reserva hasta el punto de que primero pueden intentar destruir a un candidato presidencial y luego a un presidente... necesitamos saberlo", dice Cohen. "Este es el peor escándalo de la historia de Estados Unidos. Es el peor, al menos, desde la Guerra Civil". Y el daño causado por esta "catástrofe" no se ha detenido en la frontera estadounidense.

La idea de que Trump es un agente ruso ha sido devastadora para "nuestras propias instituciones, para la presidencia, para nuestro sistema electoral, para el Congreso, para los principales medios de comunicación estadounidenses, sin mencionar el daño que ha hecho a las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, el daño que ha hecho a la forma en que los rusos, tanto los rusos de élite como los jóvenes, miran a Estados Unidos hoy en día", declara Cohen. Y el daño potencial que aún podría causar es enorme.
"Russiagate es una de las mayores amenazas a la seguridad nacional. He hecho una lista de cinco amenazas en el libro. Rusia y China no están ahí. Russiagate es el número uno.