Al menos 20 personas han muerto y casi 100 han resultado heridos por los disparos de las fuerzas de seguridad contra manifestantes opositores en la ciudad de Taiz, en el sur de Yemen, según fuentes médicas. Otras 200 personas habrían quedado afectadas por los gases lacrimógenos.

protestas yemen
© Efe
Protestas contra el régimen de Saleh en Yemen. La Policía disparó contra los manifestantes y utilizó gases lacrimógenos, según los testigos.
Cientos de manifestantes se enfrentaron con la policía delante del edificio del consejo municipal de Taiz, en el barrio de Al Qahera.

Los manifestantes pedían la puesta en libertad de un compañero que está detenido en este edificio.

Varios testigos aseguraron que la Policía disparó contra los manifestantes y utilizó gases lacrimógenos para disolver la protesta, que se prolongó hasta el comienzo de la tarde.

En Taiz, al igual que en otras ciudades de Yemen, incluida la capital, se desarrollan manifestaciones de protesta desde finales de enero, al calor de las revueltas del mundo árabe.

Siete explosiones en la capital

Además, siete explosiones se han escuchado en la noche del domingo en el norte de la capital yemení, Saná, donde desde hace días se enfrentan las fuerzas del presidente, Alí Abdulá Salé, y las del líder de la federación tribal Hashid, Sadiq al Ahmar, según informan algunos residentes.

Tras las explosiones se han escuchado tiroteos en el distrito de Hasaba, donde se ubica la residencia de Ahmar, escenario de los principales enfrentamientos, que hasta el momento se saldan con 115 víctimas mortales.

En esas protestas, que se intensificaron a mediados de febrero, primero se pedían reformas políticas y poco después la renuncia del presidente Alí Abdalá Saleh, en el poder en Yemen desde la unificación entre el norte y el sur, en 1990.