El sismo de magnitud 6.7 estremeció con fuerza el noroeste del país, pero no se informó de víctimas ni daños graves.
Restos de ventanas rotas yacen cerca de una estación de tren en la ciudad de Niigata.

Restos de ventanas rotas yacen cerca de una estación de tren en la ciudad de Niigata.
Un sismo sacudió el noroeste de Japón el martes por la noche y las autoridades emitieron un alerta de tsunami en la costa, pero la retiraron dos horas y media después.

Miles de hogares sufrieron un apagón y se suspendieron los servicios de trenes rápidos, pero no se informó de víctimas ni daños graves ocasionados por el temblor de magnitud 6.7.


La agencia meteorológica dijo que el centro del terremoto se situó frente a la costa occidental de Yamagata, unos 50 kilómetros al suroeste de la ciudad de Sakata.

Añadió que el epicentro se produjo a unos 14 mil metros bajo la superficie del mar. Los sismos superficiales suelen ser los más dañinos.

La agencia advirtió sobre un posible tsunami de hasta un metro de altura en las costas de las prefecturas de Yamagata, Niigata e Ishikawa, pero se observó apenas un alza menor del nivel del mar en varias ciudades media hora después del sismo.


Unas 600 personas se refugiaron en edificios públicos de la localidad de Murakami (prefectura de Niigata), la más sacudida por el sismo.

"Sacudidas muy fuertes se sintieron", informó un locutor de la cadena pública NHK, quien de inmediato interrumpió sus programas para difundir las informaciones relativas al sismo sentido en una gran parte de Honshu, inclusive en Tokio.


Todos los japoneses recuerdan el terrible tsunami del 11 de marzo de 2011 que, luego de un terremoto de magnitud 9, mató a 18 mil 500 personas y provocó el accidente nuclear de Fukushima.

Japón está situado sobre la intersección de cuatro placas tectónicas y cada año experimenta cerca del 20 por ciento de los más violentos sismos registrados en el planeta.