Las fuertes lluvias que han recorrido el territorio español los últimos días han tenido este martes su mayor impacto en las Islas Baleares, donde ha habido túneles y carreteras cortadas e inundaciones de bajos y garajes, además de retrasos en el aeropuerto de Palma.
Aspecto que presentaba esta mañana la zona afectada por la tromba de agua caída el martes en Las Navas del Marqués (Ávila). En vídeo, así fueron las inundaciones en Las Navas del Marqués.
© EFE/Atlas
Aspecto que presentaba esta mañana la zona afectada por la tromba de agua caída el martes en Las Navas del Marqués (Ávila).
También en Murcia se han producido importantes precipitaciones. Sin embargo, y a pesar de que tanto la Agencia Estatal de Meterología (AEMET) como la Generalitat valenciana habían decretado la alerta naranja por riesgo alto de tormentas, el temporal no ha causado problemas destacados en la mayor parte de la Comunidad Valenciana. El temporal se aleja de España a partir de el miércoles en dirección a Italia y se espera una subida generalizada de las temperaturas.


Aunque finalmente las lluvias no fueran tan fuertes como se preveían, y en ningún caso dejaron las imágenes de inundaciones o granizo que hubo en el sur de Madrid el lunes, el temporal se dejó sentir en todo el Levante español, con precipitaciones importantes en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Murcia.


Pero las Islas Baleares se llevaron la peor parte: hubo varios cortes en carreteras de árboles, como la que une Campos con Sa Rápita, al sur de Mallorca, tras la tromba de agua que cayó al mediodía, que vinieron acompañadas de inundaciones en propiedades privadas. Además, en el aeropuerto de Palma se suspendieron los despegues durante una hora, entre las 13.00 y las 14.00, lo que generó retrasos generalizados en los vuelos. El municipio más afectado en la isla ha sido Santanyí con 99,4 litros por metro cuadrado. La línea telefónica se desplomó y en la zona de S'Alqueria Blanca, dentro del municipio, se batió el récord del día con 101 litros de precipitaciones. La segunda isla más afectada fue Formentera, donde se registraron hasta 86,5 litros.

Los fuertes vientos han alcanzado los 104 kilómetros por hora en Campos, Mallorca y los 102 en Cap Blanc, Llucmajor. En Palma, las playas de Can Pere Antoni, Ciutat Jardí y Cala Major se han cerrado por vertidos de aguas fecales. En Ibiza también se han registrado inundaciones de bajos y garajes y se han cerrado los túneles de Puig den Valls, Can Sifre y Platja d'en Bossa. El servicio de emergencias 112 de Baleares ha atendido un total de 148 incidentes relacionados con el temporal que atraviesa el archipiélago.

En la Comunidad Valenciana, cuya capital ha cerrado al público sus parques en previsión del temporal, no ha habido sin embargo problemas destacados. Aún así, el 112 ha recibido más de 200 avisos, casi todos por incidencias menores causadas por las lluvias intensas que cayeron en zonas de interior. Las más relevantes se han producido en el sur de la provincia de Alicante, y han incluido el rescate por parte de los bomberos del conductor de un automóvil en Elche y una fuerte granizada en Orihuela que causó daños en los cultivos. También en la zona de la Calderona (Castellón), sobre todo en las localidades de Segorbe y Gátova, las precipitaciones han sido especialmente intensas. Además, la policía ha cerrado al baño la playa de la Malvarrosa de Valencia por la tormenta eléctrica.

En Murcia, se han cortado tres carreteras por el temporal. El servicio de Emergencias del Gobierno murciano recibió 80 avisos, la mayor parte de ellos en la capital de la Región, donde las precipitaciones anegaron dos túneles y numerosas calles. La situación ha sido mejor en Cataluña, aunque en Barcelona, dos estaciones de metro se inundaron después de una fuerte tormenta que descargó una intensa lluvia a mediodía. Sin embargo, las precipitaciones en la comunidad catalana se concentraron sobre todo en las comarcas de las Terres de l'Ebre en la provincia de Tarragona. En algunos puntos como la isla de Buda en el delta del Ebro llegaron a caer 64,6 litros. Eso sí, la imagen más espectacular se vivió en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), donde el servicio meteorológico de Cataluña informó de la formación de una manga de agua, una especie de torbellino, provocada por una tormenta sobre el mar, informa Grego Casanova.

Barcelona, Gerona y las Islas Baleares seguirán teniendo este miércoles riesgo por lluvias y tormentas, aunque la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) se aleja de España en dirección a Italia y se espera una subida generalizada de las temperaturas, según avanza la Aemet.