¿Qué tan completo es nuestro censo de los vecinos más cercanos del Sol? Los astrónomos que utilizan las instalaciones del NOIRLab de la NSF y un equipo de voluntarios que participan en el proyecto de ciencia ciudadana Backyard Worlds: Planet 9, han descubierto alrededor de 100 mundos fríos cerca del Sol, objetos más masivos que los planetas pero más ligeros que las estrellas, conocidos como enanas marrones. Varios de estos mundos recién descubiertos están entre los más fríos conocidos, con unos pocos acercándose a la temperatura de la Tierra, lo suficientemente fríos como para albergar nubes de agua.

enana marrón
© NOIRLab/NSF/AURA/P. Marenfeld Reconocimiento: William Pendrill
Ilustración de una enana marrón.
Descubrir y caracterizar objetos astronómicos cerca del Sol es fundamental para comprender nuestro lugar en el Universo y su historia. Sin embargo, los astrónomos aún están descubriendo nuevos residentes del vecindario solar. Se acaba de anunciar un notable avance, con el descubrimiento de aproximadamente 100 enanas marrones frías cerca del Sol. Los nuevos descubrimientos de Backyard Worlds llenan un vacío en el rango de enanas marrones de baja temperatura, identificando un eslabón perdido largamente buscado dentro de la población de enanas marrones.

"Estos mundos fríos ofrecen la oportunidad de lograr nuevos conocimientos sobre la formación y las atmósferas de los planetas situados más allá del Sistema Solar", dijo Aaron Meisner del NOIRLab de la Fundación Nacional de Ciencias y autor principal del artículo de investigación. "Esta colección de enanas marrones frías también nos permite estimar con precisión el número de mundos que vagan libremente por el espacio interestelar cerca del Sol".

Este gran avance fue posible gracias a los datos de archivo del Telescopio Nicholas U. Mayall de 4 metros en el Observatorio Nacional Kitt Peak (KPNO) y el Telescopio Víctor M. Blanco de 4 metros en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo (CTIO), que se pusieron a disposición a través del Centro Comunitario de Ciencia y Datos (CSDC), todos ellos programas del NOIRLab de la NSF. Estos grandes conjuntos de datos de estudio fueron puestos a disposición de los voluntarios de Backyard Worlds usando la plataforma científica del Laboratorio de Datos Astrológicos del NOIRLab. Los resultados, que se publicarán en la revista The Astrophysical Journal, demuestran el rápido crecimiento de la importancia del estudio de datos de archivo en la astronomía actual.

Las enanas marrones se encuentran en algún lugar entre los planetas más masivos y las estrellas más pequeñas. Al carecer de la masa necesaria para sostener reacciones nucleares en su núcleo, las enanas marrones se asemejan a brasas enfriándose. Su baja masa, baja temperatura y falta de reacciones nucleares internas las hacen extremadamente débiles, y por lo tanto extremadamente difíciles de detectar. Debido a esto, al buscar las enanas marrones más frías, los astrónomos solo pueden esperar detectar tales objetos relativamente cerca del Sol.

Para ayudar a encontrar a los vecinos más fríos y cercanos de nuestro Sol, los astrónomos del proyecto Backyard Worlds recurrieron a una red mundial de más de 100.000 ciudadanos científicos. Estos voluntarios inspeccionan diligentemente billones de píxeles de imágenes de telescopios para identificar los movimientos sutiles de enanas marrones y planetas. A pesar de las habilidades del aprendizaje automático y las supercomputadoras, no hay sustituto para el ojo humano cuando se trata de buscar objetos en movimiento en imágenes de telescopios.

Los agudos ojos de los voluntarios de Backyard Worlds ya han descubierto más de 1.500 mundos fríos cerca del Sol, y el artículo actual presenta aproximadamente 100 de los más fríos de esa muestra. Un puñado de estos mundos fríos, que están entre las enanas marrones más frías conocidas, se acercan a la temperatura de la Tierra. El Telescopio Espacial Spitzer de la NASA proporcionó las estimaciones de temperatura para las enanas marrones.

Se espera que las enanas marrones se enfríen a medida que envejecen, pasando de temperaturas cercanas a las estelares a temperaturas planetarias y por debajo de ellas, reduciéndose todo el tiempo para acabar casi apagándose. Los nuevos descubrimientos atestiguan este cuadro al descubrir ejemplos esquivos de enanas marrones que se acercan a la temperatura de la Tierra.

"Este artículo es una prueba de que nuestro barrio solar es todavía un territorio inexplorado y que los ciudadanos científicos son excelentes cartógrafos astronómicos", dijo el co-autor Jackie Faherty del Museo Americano de Historia Natural. "Cartografiar las enanas marrones más frías hasta las masas más bajas nos da una visión clave del proceso de formación de estrellas de baja masa, proporcionando al mismo tiempo una lista de objetivos para estudios detallados de las atmósferas de objetos parecidos a Júpiter".