"Estamos todos destrozados", cuenta a NIUS una amiga de Yésica Gularte, la mujer encontrada muerta este sábado por la noche en el maletero de su vehículo, aparcado en la calle Pablo Meléndez de Valencia. Hace una semana se presentó en una comisaría de la Policía Nacional para denunciar su desaparición. Se temía lo peor.
© NIUS
Lugar en el que estaba aparcado el vehículo
"Ya habían llegado a las manos. Éstoy segura de que ha sido él. Es celoso y un mentiroso", lamenta ahora con indignación. Fue la última persona que habló con esta uruguaya de 33 años que era muy activa en en las redes sociales.

Últimamente le gustaba grabar vídeos y publicarlos en Tik Tok. Con su gato blanco o al lado de su pareja, Janner Jiménez , un hombre colombiano que trabajaba en una pizzería. "Mi amor, tenemos que madurar porque somos unas personas grandes", le decía él a ella en el último, publicado hace ahora tres semanas. Parecían dos actores de una telenovela latinoamericana con las voces distorsionadas, simulando las de dos niños.

La mayor parte de estas grabaciones tenían como escenario el apartamento en el que convivían desde hace nueve meses y que compartían con un compañero de piso. Según ha manifestado, las discusiones eran frecuentes. Hace unos días Janner recogió sus pertenencias y se marchó de la casa. Las de Yésica siguen dentro. Excepto su bolso con su cartera y su teléfono móvil.

"No es oro todo lo que reluce" remarca ahora la amiga de la víctima. El hombre está en paradero desconocido y ya han emitido una orden de busca y captura. "El sábado nos dijo que estaba en Francia y que iba a regresar a Colombia. A ver ahora si le encuentran" se pregunta dolida.

La Policía también cree que se trata de un caso de violencia de género. Yésica fue brutalmente apaleada. Su cadáver estaba semidesnudo y envuelto con unos plásticos. Pero nunca había denunciado a su presunto asesino por malos tratos.