Evo Morales responsabilizó "a los golpistas por las agresiones" contra los militantes de su partido.
bolivia
© David Mercado / Reuters
Simpatizantes del partido MAS participan en una marcha en La Paz, Bolivia, el 28 de octubre de 2019.
Un grupo de simpatizantes del partido político Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia fue desalojado violentamente este sábado mientras se encontraban haciendo campaña en una plaza de la ciudad de Cochabamba.

"De la nada aparecieron los de la RJC [Resistencia Juvenil Cochala] y empezaron a botar petardos y gas lacrimógeno. Algunas compañeras fueron agarradas y golpeadas", señaló una de las personas que se encontraba en el lugar al diario Los Tiempos.


Tras el incidente, el expresidente Evo Morales responsabilizó "a los golpistas por las agresiones" contra los militantes de su partido, apuntando a los miembros de la RJC. "El peligro de la violencia, el racismo y el separatismo no debe volver al país", expresó el exmandatario en Twitter.

Sin embargo, el líder de la agrupación acusada, Yassir Molina, aseguró al medio local que sus integrantes no fueron los autores del desalojo. "Nos están involucrando, nosotros no estamos haciendo conflictos. Lo que menos queremos es conflictos, ya estamos con ocho procesos", comentó el joven tras explicar que los vecinos del lugar fueron los precursores del incidente.


Poco después, el candidato presidencial por el MAS, Luis Arce, repudió "los ataques violentos" que sufrieron los simpatizantes del partido. "Exigimos respeto a nuestro derecho de realizar, con libertad, actividades pacíficas de campaña electoral", tuiteó el político junto con un video que mostraba los desmanes.