Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Las estadísticas del gobierno muestran que el número de personas en Corea del Sur que se autolesionaron deliberadamente en diverso grado en la primera mitad de 2020 se disparó casi un 36% con respecto al mismo período del año pasado. Un récord de 595.724 personas han sido tratadas por depresión, un 5,8% más que en el primer semestre de 2019, mientras que los índices de suicidio también han aumentado.
pills

En medio de la pandemia de coronavirus, la caída de los ingresos, el empeoramiento de los temores sobre los empleos y el prolongado distanciamiento social que es anatema para muchos surcoreanos, la nación parece estar cayendo en una crisis de salud mental.
Los casos de suicidio entre las mujeres en la adolescencia tardía y los veinteañeros son particularmente preocupantes, con 1.924 muertes en este grupo de edad en la primera mitad del año - un aumento de más del 7% en relación con la cifra del año pasado. Los expertos también señalan que las estadísticas no registran el número de intentos de suicidio.

"La mayor preocupación que escucho ahora, la mayor inseguridad es sobre el futuro de las personas en este momento difícil", dijo el Dr. Park Chanmin, fundador de la Clínica Central de Salud Mental de Seúl.

Temores de pandemia

"Desde el comienzo de la pandemia, la gente se ha preocupado cada vez más por su trabajo, están viendo caer sus ingresos, y eso está teniendo un impacto en su vida cotidiana", dijo a DW. "Esta es una tendencia que parece estar surgiendo".

Los expertos señalan que el suicidio entre las mujeres jóvenes aumentó en un alarmante 17,9% en abril, mes en el que la pandemia estaba arrasando la sociedad surcoreana. Las escuelas y universidades fueron cerradas, las empresas intentaban hacer arreglos para que los empleados trabajaran desde sus casas, las empresas se hundían, y las oportunidades de salir con amigos o familiares para comer o beber simplemente se desvanecían debido al virus.

"El distanciamiento social en Corea es ligeramente diferente al de otros países, pero no hay duda de que ha provocado mayores niveles de estrés en las personas porque los lugares a los que pueden salir y conocer a otras personas se han visto gravemente restringidos", explicó Park.

Según las estadísticas del Ministerio de Salud y Bienestar, las mujeres experimentan pensamientos suicidas con una frecuencia 1,5 veces mayor que los hombres; alrededor del 60% de las personas admitidas en las salas de emergencia después de intentar suicidarse el año pasado fueron mujeres.

En los primeros seis meses después de que el coronavirus atacara, las mujeres veinteañeras de Seúl intentaron suicidarse casi cinco veces más frecuentemente que cualquier otro grupo demográfico, dijo un funcionario de la ciudad a The Korea Herald.

"Algo muy alarmante está sucediendo aquí", dijo el funcionario. "Como sociedad, debemos prestar más atención a esto".

"Desastre social"

Sucede una situación similar con los casos de autolesión, con el político de la oposición Lee Eun-ju, del Partido de la Justicia, pidiendo al gobierno que haga más.

El distanciamiento social y los protocolos de auto-aislamiento impuestos debido a la pandemia han causado angustia mental, dijo, y la situación debe ser considerada como un "desastre social" en lugar de una simple cuestión de un individuo enfermo.

"El gobierno debería introducir medidas y estar preparado para proporcionar tratamiento", dijo a DW.

"En particular, para los jóvenes y las familias de bajos ingresos, es necesario proporcionar un sistema al que puedan acceder fácilmente, incluyendo asesoramiento y apoyo para el tratamiento, así como reducir el umbral de las consultas médicas".

Lee ha propuesto la creación de un equipo que podrá elaborar programas de apoyo personalizados para los jóvenes, además del Grupo Central de Apoyo para la Recuperación Psicológica de Desastres que fue creado por el gobierno el 30 de julio.

David Tizzard, profesor de educación en la Universidad de la Mujer de Seúl, dice que la pandemia COVID-19 ha añadido otra capa de estrés a una sociedad que ya es una especie de olla a presión, en particular para las mujeres jóvenes.

"No creo que todo esto pueda atribuirse al coronavirus", dijo a DW. "Corea del Sur es una nación muy homogénea, y hay un estándar muy claro y muy alto de belleza entre las mujeres jóvenes. Y cuando no están a la altura de ese estándar, se deprimen".

Según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Corea del Sur tiene la tasa de suicidio per cápita más alta de los 35 países miembros, y el suicidio ha sido la principal causa de muerte de los jóvenes desde 2007.

"Así pues, las mujeres coreanas están tratando de estar a la altura de esta imagen perfecta, que no es algo que las mujeres de países más multiculturales tengan que hacer necesariamente, y también creo que ha empeorado con el auge de las redes sociales que, a su vez, ha contribuido a aumentar las tasas de depresión", dijo Tizzard.

Tizzard también cree que las nuevas cifras que se están dando a conocer pueden ser el resultado de una mayor conciencia del problema en la sociedad y de la voluntad de las personas de admitir que tienen un problema y necesitan ayuda. Esto se ha extendido incluso al ámbito del entretenimiento, con un nuevo drama romántico de televisión titulado Está bien no estar bien, ambientado en un hospital psiquiátrico donde los dos personajes principales intentan curarse mutuamente sus heridas emocionales y psicológicas.

Sin embargo, esas mismas estrellas de la pantalla y los sectores musicales en auge de Corea son igual de susceptibles a la depresión y la desesperación.

El 9 de septiembre, la estrella del pop Shin Min-ah, que antes formaba parte del grupo de chicas ILUV, fue interceptada por la policía justo antes de que intentara saltar del puente de Seongsan en Seúl. Era la segunda vez que la policía intervenía para evitar un intento de suicidio de la joven de 22 años.