Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los activistas suizos han impulsado un referéndum para despojar al gobierno de nuevos poderes legales para imponer cierres y restringir la vida pública mientras el país lucha contra la pandemia.
switzerland mask lockdown
© Fabrice Coffrini/AFP via Getty Images
Una encuesta reveló que el 55% de los suizos estaban preocupados porque sus libertades individuales estaban restringidas por las medidas gubernamentales impuestas para hacer frente al aumento de las infecciones.
El grupo de campaña Amigos de la Constitución entregó el miércoles una petición de 86.000 firmas recogidas en los últimos tres meses -muy por encima de las 50.000 requeridas- para iniciar formalmente una votación a nivel nacional para revocar la Ley Covid-19 de 2020 en el marco del sistema democrático altamente descentralizado de Suiza.

El resultado será legalmente vinculante, con una votación programada tan pronto como en junio. Si bien la pandemia ha puesto de manifiesto las fracturas sociales y políticas en toda Europa en relación con los derechos de los ciudadanos, en Suiza -donde los derechos individuales suelen tratarse como culturalmente sacrosantos y los poderes del gobierno están claramente proscritos por ley- las tensiones se han hecho especialmente evidentes.

"En nuestra opinión, [el gobierno] está aprovechando la pandemia para introducir más control y menos democracia", dijo al Financial Times Christoph Pfluger, miembro de la junta de Amigos de la Constitución.

Añadió: "Los problemas a largo plazo que surgirán de este tipo de enfoque serán graves. Somos un movimiento que dice que la gestión de crisis no puede hacerse sin la voluntad del soberano, el pueblo. No se puede gobernar sin el pueblo".

El Sr. Pfluger dijo que Suiza sería el primer y quizás único país en dar a sus ciudadanos un voto directo sobre las restricciones del coronavirus.

Hasta finales de diciembre, el Consejo Federal gobernante de Berna se había mostrado reacio a imponer restricciones durante la segunda ola de la pandemia.

La firme oposición de muchos suizos a más restricciones y las terribles advertencias de varios de los grupos de presión más poderosos e influyentes del país sobre las consecuencias económicas de otro bloqueo impidieron la adopción de medidas en el período previo a la Navidad, incluso cuando el número de casos se disparó.

Una encuesta realizada por el Instituto de Investigación Sotomo de Suiza para la emisora estatal SRF en noviembre reveló que el 55% de los suizos estaban preocupados por la restricción de sus libertades individuales por medidas gubernamentales.

La misma encuesta determinó que incluso un toque de queda a las 23 horas para bares y restaurantes era considerado demasiado restrictivo por un tercio de los encuestados suizos.

El Sr. Pfluger dijo que su campaña se había quedado "asombrada" por el nivel de apoyo de los voluntarios que había obtenido en las últimas semanas y la rapidez con que se habían podido reunir las firmas..

El enfoque de laissez-faire del Gobierno suizo estalló en un enfrentamiento diplomático a principios de diciembre, ya que el país se negó a obligar a cerrar sus estaciones de esquí, para enojo de sus vecinos alpinos.

Sin embargo, el 18 de diciembre, Berna se vio obligada a ordenar a nivel nacional el cierre de restaurantes, bares e instalaciones de ocio, que permanecerá en vigor hasta finales de febrero. El miércoles el cierre se extendió a las tiendas que venden productos no esenciales.

El referéndum provocado el miércoles tiene como objeto la legislación que sustenta tales restricciones.

La Ley Covid-19, aprobada por los legisladores en septiembre, da a las autoridades suizas una base legal continua para imponer las restricciones con que manejar el brote de coronavirus en el país.

Antes de la legislación, Berna sólo tenía la facultad de contener la vida pública mediante decretos de emergencia unilaterales en virtud de la Ley de Epidemias de Suiza.

Esas facultades estaban estrictamente limitadas en el tiempo y sujetas a una rigurosa supervisión parlamentaria. Los críticos de la campaña para revocar las nuevas leyes señalan que, para cuando se celebre el referéndum, no sólo es probable que la pandemia esté remitiendo, sino que muchas de las disposiciones legales concedidas en virtud de la Ley Covid-19 habrán caducado automáticamente según las cláusulas de extinción escritas en la legislación.

Los Amigos de la Constitución dicen que están luchando para asegurar que no se siente un precedente para futuras emergencias.

"En un nivel puramente objetivo, la ley [Covid-19] no es tan importante", dijo el Sr. Pfluger. "Pero es una parte de un rompecabezas más grande".