Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El gobierno holandés propuso el miércoles el primer toque de queda en todo el país desde la Segunda Guerra Mundial y la prohibición de vuelos desde Sudáfrica y Gran Bretaña, en sus medidas más duras hasta ahora para limitar la propagación del coronavirus en el país.
Netherlands lockdown
© REUTERS/Piroschka van de Wouw
FOTO DE ARCHIVO: Mesas y sillas se apilan en una calle comercial vacía mientras Países Bajos se dispone a extender los cierres y la propagación de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) continúa en Rotterdam, Holanda 12 de enero de 2021.

Comentario: Hay informes de que, quienes pueden permitírselo, están sorteando estas prohibiciones de viaje aleatorias haciendo escala en un país que no está en la lista y luego viajando a su destino deseado.


El primer ministro, Mark Rutte, dijo que el toque de queda, destinado en gran medida a las nuevas variantes más infecciosas de la enfermedad, debe ser aprobado por el Parlamento, que está previsto que debata el jueves las medidas contra el coronavirus.


Comentario: Ya ha sido aprobado.


La prohibición de vuelos, que según Rutte se aplicará también a todos los países sudamericanos, comenzará el sábado. Se espera que el toque de queda entre en vigor este fin de semana, dijo.

"Es una medida muy dura, pero estamos en una encrucijada", dijo Rutte en una conferencia de prensa televisada. "La variante británica no nos deja una alternativa".

El toque de queda sólo permitiría a las personas con necesidades urgentes salir de sus casas entre las 20:30 y las 4:30 hora local, dijo Rutte.


Comentario: Si continúa el patrón obvio de los países que actúan al unísono, es probable que este toque de queda se acorte aún más, prohibiendo los desplazamientos al exterior a partir de las 18:00 horas, como ha sucedido en Francia.


Las excepciones incluyen las emergencias médicas, las personas que necesitan estar al aire libre para realizar trabajos esenciales y el paseo de mascotas con correa. Los infractores pueden ser multados con 95 euros.


Comentario: Obsérvese cómo se prioriza el paseo de animales domésticos junto a las "emergencias médicas", aparentemente no hay ninguna excepción para las personas que puedan necesitar un poco de aire fresco.


El gobierno dijo que también exigirá a todos los viajeros internacionales que lleguen en avión o barco que presenten una prueba rápida de COVID-19 que sea negativa, realizada justo antes de la salida. Ya se había exigido una prueba negativa realizada en las 72 horas anteriores al viaje.

KLM, la filial holandesa de Air France KLM, dijo que, en respuesta a este requisito, suspenderá 270 vuelos semanales de larga distancia y un número indeterminado de vuelos europeos a los Países Bajos a partir del viernes.

"En base a la información que tenemos esto también contará para los miembros de la tripulación", dijo la portavoz de KLM, Gerrie Brand. "No podemos correr el riesgo de que los miembros de la tripulación se queden atrapados en el extranjero, por lo que hemos decidido detener todos los vuelos de larga distancia".

Las escuelas y los comercios no esenciales ya están cerrados desde mediados de diciembre, tras el cierre de bares y restaurantes dos meses antes. Permanecerán cerrados al menos hasta el 9 de febrero.

Los contagios en Holanda han disminuido de forma constante en las últimas tres semanas, pero las autoridades sanitarias afirman que las nuevas variantes provocarán un nuevo repunte el mes que viene si no se refuerzan las medidas de distanciamiento social.

El gobierno tiene actualmente estatus de gobierno en funciones, ya que Rutte presentó el pasado viernes su dimisión al rey Guillermo Alejandro tras un informe condenatorio sobre la gestión de su gabinete en materia de ayudas a la infancia.

Rutte ha dicho que se quedará para tomar decisiones sobre las políticas de COVID-19 hasta que se forme un nuevo gobierno después de las elecciones del 17 de marzo, buscando un amplio apoyo para las medidas tanto de la coalición como de los partidos de la oposición.