La Unión Europea entregó 27 millones de euros a Tanzania para imponer medidas de COVID-19 prescritas por la OMS como cierres estrictos, máscaras y vacunación masiva. Tanzania tomó el dinero y luego declaró al país libre de coronavirus. Ahora, los europeos están desahogando su ira en el parlamento.
El presidente de Tanzania, John Magufuli

El presidente de Tanzania, John Magufuli
El presidente de Tanzania, John Magufuli, lo vuelve a hacer.

En mayo del año pasado, con el aumento de casos falsos de coronavirus, el presidente de Tanzania, John Magufuli, sospechaba cada vez más de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y decidió investigar las acusaciones él mismo.

Envió a la OMS muestras de una cabra, una papaya y una codorniz para su análisis y todas resultaron positivas para COVID-19 .

Hace poco tiempo que la OMS cambió su ctiterio de prueba de PCR defectuosa y advirtió a los expertos que no confiaran únicamente en los resultados de una prueba de PCR para detectar el coronavirus.

En ese momento, como lo expuso el presidente de Bielorrusia, las naciones soberanas fueron presionadas por agencias globales para imponer medidas estrictas de COVID-19 y se les prestaron enormes fondos para ello.

Entonces, la UE donó 27 millones de euros a Tanzania como parte del Fondo de Solidaridad de la UE destinado a combatir la pandemia de Covid-19 en ese país.

Se suponía que el dinero se usaría para comprar equipo de protección personal (EPP), desarrollar vacunas o medicamentos, pagar las pruebas de Covid y otras medidas destinadas a mitigar la propagación del virus.

Pero, en mayo de 2020, el presidente Magufuli declaró oficialmente terminada la pandemia en Tanzania y dijo que las personas deberían reanudar sus vidas normales sin siquiera tener que usar máscaras.

Además, en noviembre del año pasado, el presidente de Tanzania dijo que no tiene la intención de usar ninguna vacuna Covid-19, sino que se decantará por las hierbas locales para protegerse contra la enfermedad.

En declaraciones a los periodistas, un portavoz del Ministerio de Salud dijo:
«Todavía no hay planes para importar la vacuna para Covid-19, nuestros expertos en salud y científicos todavía están investigando y realizando ensayos clínicos para las hierbas locales para el covid-19».
Nuestros lectores recordarán que el último presidente de Madagascar acusó a la OMS de ofrecer un soborno de 20 millones de dólares para envenenar su remedio local COVID-19.

Todo esto enfureció a las compañías farmacéuticas y, por supuesto, a los europeos.

Durante una reunión de la UE a principios de este mes, el miembro del parlamento de la UE de Alemania, David McAllister se quejó amargamente:


Transcripción del video traducida:

«La Unión Europea concedió 27 millones de euros del dinero de los contribuyentes europeos para combatir los efectos del COVID. Ahora tenemos un régimen en el país que dice que no hay COVID en el país con explicaciones bastante extrañas.»

«Entonces, una vez más, tenemos un gobierno que se ha negado a seguir las directrices de la Organización Mundial de la Salud, un gobierno que se ha negado a proporcionar estadísticas y todavía les estamos dando 27 millones de euros.»

«Me gustaría que informara a los miembros de nuestro comité sobre el dinero que le hemos dado a Tanzania, cuáles fueron los criterios para dar este dinero y especialmente lo que está sucediendo con este dinero.»

«Estamos hablando del dinero de los contribuyentes europeos y tengo dificultades para otorgar dinero a un país que, obviamente, no está tratando de cooperar de manera decente.»

«Entonces, ¿podría responder a mi pregunta? Si no puede hacerlo ahora, espero que lo proporcione por escrito dentro de las 48 horas.»